Las vacas se ordeñan solas … ¡si usted sabe cómo prepararlas!

Por: 
Oscar Duarte (http://www.progressivedairy.com/)
14 de Septiembre 2015
compartir
ordeño vacas
A las vacas les gustan las rutinas, que siempre se les haga lo mismo, que nunca se les cambien sus costumbres. Foto: Sena
De hecho aprender a pegar las unidades de ordeño es cuestión muy sencilla. Lo clave es conocer a fondo lo que realmente se necesita saber, entender, aprender y poner en práctica para ordeñar las vacas.

Todo esto implica entender el concepto de la “bajada de la leche”, qué tenemos que hacer y qué no hacer para tener éxito al cosechar las libras de leche que una vaca trae en su ubre a la hora del ordeño.

 
Todos y cada uno de los pasos del procedimiento de ordeño son importantes para lograr resultados positivos. Además, es de suma importancia el saber comunicarnos con las vacas. (Lea: Presentan moderno sistema de ordeño automatizado)
 
Ellas responden basadas en la percepción que le dan sus cinco sentidos, como son la visión, la audición, el tacto, el olfato y gusto. También cómo reaccionan a los estímulos exteriores como el ruido, los gritos, los silbos, el volumen del radio, al manejo por parte de quienes las traen y ordeñan.

A las vacas les gustan las rutinas, que siempre se les haga lo mismo, que nunca se les cambien sus costumbres. Es decir que haya consistencia en todo lo que les hacemos.

Uno de los pasos en los que se debe tener mucho cuidado y ejecutarlo correctamente es el despunte o extracción de los primeros chorros de leche.

Acá hay un gran error en la mayoría de los ordeñadores y es el que tienen en su mente que sacar un solo chorro de leche y de forma rápida van a cosechar la leche rápidamente y lograrán terminar a tiempo. 

Todo lo contario, al no haber suficiente estimulación (3 a 5o chorros fuertes), no habrá una respuesta adecuada por parte de la vaca.

 
En consecuencia dejamos leche en la ubre debido a la estimulación deficiente. Además es una oportunidad excelente para deshacernos de los primeros chorros que son los más contaminados, detectamos leche anormal y la oxitocina saldrá rápido a la sangre. (Lea: Melodía, la vaca de los 56 litros de leche diarios)
 
Luego vienen los problemas – baja de producción, aumento de los recuentos de células somáticas (mastitis contagiosa) y el ordeño se hace más largo y tedioso.

Es tan simple como seguir los pasos al cambiar las velocidades en un automóvil de transmisión manual. Siempre se arranca en 1ª, luego se pasa a 2ª, 3ª, 4ª, etc.

 
Es así como los procedimientos de ordeño se deben iniciar siempre por el mismo pezón – uno de los delanteros sin importar si su sala es en paralelo o en espina de pescado.
 
En otras palabras, el pre-sello, el despunte, la limpieza y secado, la colocación de la unidad y el post-sello deben empezar por el mismo pezón y terminar en el mismo. Los pasos se siguen de acuerdo al protocolo que tenga su lechería. (Lea: Ganaderos en Caldas buscan mejorar sus prácticas de ordeño)

Bien sabido es el hecho de la presencia de la hormona oxitocina, la cual es producida por el cerebro de la misma vaca en el proceso de ordeño y que tiene en promedio una duración de cinco minutos. Es por eso que necesitamos que las vacas nos colaboren por 5 minutos.

 
El poder o la fuerza de esa oxitocina dependerá de la estimulación que le hagamos a la vaca. Al lograr una estimulación correcta, la vaca bajará ella sola la leche y la pondrá en las cisternas de la ubre y el pezón permitiendo así un ordeño rápido y completo. En otras palabras la vaca se ordeña “sola”.

Como se mencionó anteriormente todos los pasos son importantes; así que la alineación de la máquina es crucial para un ordeño completo, parejo y rápido.

Tanto el pre-sello como el post-sello tienen que hacerse correctamente y que ambos cubran totalmente el pezón. Es la protección que le ayudará a la vaca a controlar la mastitis. (Lea: El proyecto de ordeño mecánico quiere llegar a todos los rincones del país)

Recuerde que si trabajamos rápido con las vacas, ellas responderán lentamente (no deseable) y si trabajamos lento ellas responderán rápido (muy deseable), de manera que el ordeño se hará más fácil, la producción de leche aumentará y la calidad mejorará notablemente.

 
Se quiere decir con esto que si hacemos un despunte correcto, 3 a 5 chorros fuertes de leche por cada pezón, las vacas se ordeñarán más rápido. Pero si solo sacamos un chorro y muy rápido, lento se hará el ordeño además del problema del sobre-ordeño.
 
Usted invierte unos segundos extras sacando un par de chorros más y la ganancia o retribución es que el tiempo de cosecha de la leche se hará mas corto.