3 aspectos que estancan el uso de biocombustibles en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Mayo 2014
compartir
biocombustibles en colombia
Se estima que Colombia tiene reservas de petróleo para no más de 7 años. Foto: CONtexto ganadero.
Aunque el país cuenta con una ley que permite el aumento de la mezcla, de acuerdo con Jorge Bendeck Olivella, presidente de Fedebiocombustibles, hace falta voluntad para que este producto cumpla con el propósito de ser “un derecho de los colombianos”.
 
De acuerdo con cifras de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia, al país le quedan 6,5 años de reservas petroleras, a pesar de los hallazgos de pozos por parte de Ecopetrol S.A. Aunque desde el año 2001 la Ley 693 promulga el uso de biocombustibles, la iniciativa todavía no se ha cumplido por 3 aspectos que explicamos a continuación. (Lea: Colombia, estancada en Programa Nacional de Biocombustibles)
 
De acuerdo con el presidente de Fedebiocombustibles, Jorge Bendeck Olivella, “los biocombustibles son un derecho de los colombianos”, pero la falta de compromiso por parte del Gobierno, a pesar del Conpes 3510; dificultades con el sector transportador, y la ausencia de refinerías que incrementen el uso del líquido, hacen que no haya sido posible masificar su uso.
 
El temor del Gobierno
 
Según Bendeck el Gobierno nacional no ha tomado decisiones con respecto al aumento de mezcla de los biocombustibles por temor a que estas medidas puedan ser rechazadas por los transportadores de carga, que han sacado a relucir que los biocombustibles encarecen el diésel, es decir el Acpm que utilizan en sus camiones.
 
“Cuando nosotros llevamos al Congreso de la República esta idea, nunca pensamos en precios porque consideramos que era algo muy pequeño frente a las grandes ventajas del programa. Se están olvidando de lo fundamental y es que Colombia no tiene petróleo, además del cuidado para el medio ambiente,  fundamental para la vida y en tercer y cuarto lugar, el derecho al trabajo que tiene la gente y el derecho a los biocombustibles”, enfatizó Bendeck. (Lea: El uso de E20 tiene ventajas ambientales y energéticas)
 
En reiteradas ocasiones el presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma, Jens Mesa Dishington, ha dicho que “en este Gobierno no ha habido claridad hacia dónde se quiere llegar con los biocombustibles. Hemos tenido 3 ministros (de Agricultura) que no han entendido el tema a cabalidad y en el Ministerio de Agricultura se le ha dado prelación a la restitución de tierras, mientras el aspecto de las agroenergías no lo han querido entender”.
 
Biocombustibles aumentan costos, según transportadores
 
De acuerdo con el presidente de Fedebiocombustibles la dificultad que existe con una pequeña parte del sector transportador frente al uso de los biocombustibles en Colombia se basa en 2 aspectos: el daño en los filtros, algo que según Bendeck "no es verdad”, y que encarece las operaciones, sobre lo que asegura que “el galón de combustible incrementa aproximadamente $20 o $30 por cada unidad porcentual que aumente la mezcla, ellos  (los transportadores) realmente se olvidan del significado que puede tener el apoyo a la cooperación para la paz, el fomento al trabajo en el campo, mejorar el medio ambiente en las ciudades y la salud de las personas, a través del suministro garantizado, en caso de que sigan fallando las reservas petroleras”.
 
Hay ausencia de refinerías en el país
 
Para el dirigente de Fedebiocombustibles las materias primas en el caso del biodiésel, es decir la palma, está sembrado y hay la suficiente capacidad para llegar a una mezcla del 15% en 2015 y en 2020 llegar al 20%. “Los asociados de Fedepalma han seguido los lineamientos establecidos para poder sembrar la palma. Evidentemente no hemos podido avanzar en la misma velocidad en todo lo referente a la construcción de refinerías”, dijo en diálogo con CONtexto ganadero. (Lea: Productores de biocombustibles piden más participación en el mercado)
 
Y aunque aseguró que conseguir apoyo por parte de la banca nacional no es problema, la construcción de refinerías es algo que se pretende lograr a corto plazo.
 
“La banca nacional se ha dado cuenta de que los cultivos en el campo son rentables, además teniendo un mercado seguro en los biocombustibles, habrá un mercado consumidor, eso nos garantiza los préstamos. Los biocombustibles son un derecho para los colombianos, porque tenemos derecho a respirar un mejor aire, tenemos que estar seguros que no nos van a faltar los combustibles, nos dan la paz” puntualizó Jorge Bendeck.
 
A 6,5 años de que las reservas de petróleo se acaben en Colombia, la mezcla en varias regiones del país sigue en 10%, no en 14% según las proyecciones, mientras que en Bogotá sigue siendo del 8%, es decir que el promedio nacional es de 9,2%. La medida se empezó a aplicar desde 2010 con el Conpes 3510. (Columna: Biocombustibles, sin reglas de juego)