Aplazar los TLC, ¿una alternativa posible?

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Mayo 2014
compartir
José Félix Lafaurie
José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán. Foto: CONtexto Ganadero.
Fedegán propone que ante el incumplimiento de los gobiernos con la agenda interna, debería explorarse la suspensión temporal de la desgravación hasta cuando Colombia pueda competir en igualdad de condiciones con las regiones con las cuales ha firmado Acuerdos Comerciales.
 
El pasado 6 de mayo, José Félix Lafaurie Rivera, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, les envió una carta a los dirigentes de los gremios agropecuarios más afectados por los Tratados de Libre Comercio, TLC, en donde les propuso hacer un frente común para explorar el aplazamiento de los procesos de desgravación arancelaria de los principales acuerdos comerciales.
 
Fedegán nunca ha estado en contra de los TLC, que consideramos un imperativo de la globalización y una gran oportunidad, siempre y cuando no se conviertan en tratados ‘embudo’ para el ingreso de importaciones, pero sin oportunidades para las exportaciones colombianas, que es lo que ha venido sucediendo”, asegura el dirigente gremial.
 
Asimismo, Lafaurie Rivera rememora que han pasado 11 años desde que se empezó a negociar el TLC con Estados Unidos, y desde entonces los gremios han pedido medidas para adecuar la infraestructura rural y avanzar en la reconversión productiva. (Lea: Colombia: 11 TLC, 5 acuerdos parciales y cero admisibilidad sanitaria)
 
Ha habido documentos Conpes, leyes, decretos y muchas promesas pero pocos resultados. En el sector ganadero, la Agenda Interna para la admisibilidad sanitaria se convirtió en cantaleta para el Gobierno, sin que a pesar de ello se vean los resultados”, acota José Félix Lafaurie.
 
Y no es para menos, la balanza comercial del país ha tenido un déficit de US$315 millones en los dos primeros meses y puede llegar, a juicio de expertos, a los US$2.000 millones al cierre del presente año.
 
El próximo 15 de mayo se completarán dos años de vigencia del TLC con Estados Unidos, y pasamos de tener un saldo positivo superior a los US$9.000 millones en 2011, a uno inferior a los US$3.000 millones en 2013. El déficit comercial con Mercosur fue de US$2.123 y con México de US$4.436 millones, mientras que con la Unión Europea ya se registra una tendencia a la baja”, explica el presidente ejecutivo de Fedegán.
 
Colombia, ¿sin competitividad?
 
El presidente de Fedegán recordó que la revaluación tampoco ayuda a los TLC, pues en 2003 la tasa de cambio se sostenía en un promedio cercano a los $3.000 por dólar, mientras la actual no logra estabilizarse en los $2.000. (Lea: Comienza el TLC con la UE, ¿será la quiebra ganadera?)
 
Además de esta situación que representa una pérdida cambiaria de competitividad del 33%, la Agenda Interna para la competitividad no avanzó y en algunos casos retrocedió. Hemos dado pasos atrás en seguridad, y en infraestructura el país no difiere mucho de la de 2003. Se están tratando de terminar las dobles calzadas que se iniciaron en la época, pero la red terciaria sigue igual o peor”, añade el presidente del gremio cúpula de la ganadería en Colombia.
 
Igualmente, Lafaurie Rivera explica que en riego no se ha avanzado, la promesa de control al costo de los insumos no se ha cumplido, el crédito agropecuario es insuficiente y a espaldas de la realidad productiva, y la situación en educación, salud y vivienda no presenta modificaciones sustanciales.
 
Tuvo que surtirse un proceso de negociación con un grupo narcoterrorista para que el Gobierno se ocupara de lo que nunca quiso concertar con los gremios: el Desarrollo Rural Integral, y en ese ‘sí-se-puede’ con interlocutores equivocados, entre otros acuerdos secretos, se cubrió a la propiedad privada de la tierra con un manto de inseguridad jurídica que, literalmente, ha espantado a la inversión privada que se requiere con urgencia”, añade Lafaurie Rivera.
 
En el caso de la leche, informa el presidente ejecutivo de Fedegán, se amenaza la subsistencia de cerca de 300 mil ganaderos, en su mayoría pequeños productores campesinos, para quienes la quincena lechera es su salario mínimo. (Lea: "El TLC no va a ayudar al sector lechero": Jorge Saade, Gerente Coolesar)
 
Creo que los gremios afectados podemos hacer frente común para evaluar la posibilidad de aplazamiento de los TLC más lesivos. No se trata de una renegociación, sino de la suspensión temporal de los procesos de desgravación, para que el sector productivo pueda acelerar los procesos de reconversión y el próximo Gobierno tenga una última oportunidad de cumplir los compromisos históricos con el campo”, concluyó el dirigente gremial.
 
Al finalizar la misiva, el presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Ganaderos explicó que de no ser posible el aplazamiento, será necesario multiplicar recursos y redoblar esfuerzos para hacer competitivo al sector agropecuario en el menor tiempo posible, y salvar así al campo de un desastre social.