En Colombia no siempre se consume carne de la mejor calidad

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Octubre 2015
compartir
carne de calidad Colombia
Actualmente, en Colombia solo 2 plantas de beneficio de bovinos cumplen con el decreto 1500. Foto: CONtexto ganadero.
A lo largo y ancho del territorio nacional es posible conseguir carne de muy buena calidad, aunque en algunos casos el precio dificulta su compra. En muchos otros lugares el precio es inferior, pero lo es también la calidad del producto que se adquiere. 
 
El incumplimiento de las normas sanitarias, el sacrificio clandestino de ganado, la clasificación en categorías de las plantas de beneficio que operan en el país de forma legal y el plazo que hay hasta dentro de 5 meses para cumplir con el decreto 1500 son las causas por las que es posible ver con tanta frecuencia carnes de alta y baja calidad en el país.
 
El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Aurelio Iragorri Valencia, anunció a medios en días pasados que los estándares de calidad e inocuidad solicitados a las plantas de beneficio para producir carne tipo exportación son elevados, no así los exigidos para comercializar el alimento que se consume en el país.
 
El funcionario señaló que las exigencias deben ser iguales para todas las plantas de beneficio, especialmente si proyectan comercializar carne en todos los rincones del país con las mismas características de la que llega a destinos internacionales.
 
En Colombia se busca controlar la producción de carne de calidad para el consumo interno por medio del decreto 1500 de 2007, el cual deberán cumplir las plantas del país a más tardar en marzo de 2016. (Lea: Las 5 regiones de Colombia que han producido más carne en 2015)
 
Sin embargo, solo 2 frigoríficos que benefician bovinos han sido certificados con el decreto 1500 y 12 más están en la categoría 1, de mayor reconocimiento en el procesamiento de reses con posiblidades de exportación de la proteína roja. 26 plantas más se ubican en la categoría 2 y un número que supera las 400 están en las categorías 3 y 4, las más deficientes en sanidad, calidad e inocuidad. 
 
Las plantas de beneficio animal con certificación 1500, las de clase 1 y algunas de la 2 disponen de un supervisor permanente del Instituto Nacional de Control y Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, que guía cada procedimiento, desde que ingresa la res hasta que sale el producto terminado y empacado. 
 
Los frigoríficos de categorías 3 y 4 no disponen de un control permanente del Invima y en ese sentido podrían fallar en el procesamiento de beneficio. Estas por ningún motivo tienen posibilidades de comercializar el alimento fuera del país pero sí tienen autorización para distribuir cortes en el país.
 
Otro factor que ponen en tela de juicio la calidad de la carne de res que se vende en el país, es que muchas veces el producto que se adquiere es resultado del sacrificio ilegal de reses en diferentes partes del país, en especial en zonas fronterizas. (Lea: Sector ganadero de Colombia está presente en Francia y Alemania)
 
En esa línea de ideas, Armando Daza, gerente general de Frigoríficos Ganaderos de Colombia, Friogán, señaló que más del 70 % de la carne que se consume en Colombia proviene de plantas de beneficio que aún no se ajustan al decreto 1500 y ante la existencia de la ilegalidad en el sacrificio bovino, es una realidad que en el país no se consume carne de calidad permanentemente.
 
“El Invima hace control a las plantas organizadas pero son muchos los patios que no pasan ningún control en los que se sacrifica, y por eso no siempre se come la mejor carne”, dijo Daza.
 
Según Ignacio Amador Gómez, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Cárnicas, Asocárnicas, en el país se hallan 470 plantas de beneficio animal legalizadas ante el Invima y el 65 % del ganado nacional se beneficia en las de categoría 1 y 2, cuyos cortes de carne se dirigen a mercados externos y un porcentaje inferior al local. 
 
“Muchas plantas operan con buenos estándares, pero de muchas otras se pone en duda su calidad sanitaria de sacrificio, sobre todo porque en la mayoría no existe un inspector oficial del Invima que vigile. En las de clase 1 sí tenemos la vigilancia permanente y en algunas 2, pero en las de clase 3 y clase 4 no hay”, ratificó Amador.
 
La razón por la cual aún es posible encontrar plantas en las categorías inferiores es que se rigen bajo el decreto 2278 de 1982 de sacrificio de animales de abasto público o para el consumo humano.
 
“Muchas plantas aún están bajo la categoría del 2278 y están autorizadas para sacrificar, pero las exigencias sanitarias en esas no son iguales a las de mejor categoría”, resaltó el director ejecutivo de Asocárnicas. (Lea: Invima crea marcas exclusivas para usar en carnes)
 
En concordancia con lo anterior, Carlos Roberto Patiño, gerente de control y calidad de frigoríficos Ble Ltda, en Bogotá, afirmó que se han creado normas sanitarias de alto rango para su cumplimiento, que son similares a las exigidas por la Unión Europea y Estados Unidos, con la salvedad de que el Invima ha obligado a las plantas organizadas y con vigilancia permanente a que las cumplan sin que se pida lo mismo a las de menor categoría que de igual forma sacan el alimento al mercado nacional. 
 
“No es que el país no tenga normas, sino que están para unas plantas, las organizadas y que cumplimos, pero hay división en la autoridad de control de vigilancia en territorios donde las entidades no son tan exigentes como el Invima y son plantas municipales pequeñas que están funcionando, pero que no deberían”, aseveró Patiño.
 
Ignacio Amador reiteró que los expendios legales y con alto reconocimiento comercializan en las ciudades más grandes de Colombia cortes de carne de res de calidad, pero con los antecedentes presentados no cabe duda que la mejor carne se va toda al exterior.
 
Además, por tradición y falta de cultura de consumo, los colombianos aún compran carne en sitios donde no se conserva la cadena de frío, se desconoce el frigorífico donde se benefició la res, la fecha de vencimiento del producto y demás características propias de la trazabilidad que informan al comensal sobre lo que compra, comensal que muchas veces opta por comprar barato, sin prestar atención a su salud ante una eventual presencia de patógenos en el alimento. 
 
Categoría de plantas
 
Los únicos frigoríficos con certificación 1500 son Red Cárnica SAS, ubicado en Montería, Córdoba (actual Minerva); y la Planta Ecológica de Beneficio Animal Río Frío SAS, en Floridablanca, Santander.
 
Las plantas de beneficio de bovinos en la categoría 1, de acuerdo con datos suministrados por el Invima, son Camaguey SA; Frigorífico Fogasa; Frigoríficos Ganaderos de Colombia, SA, Friogán, La Dorada; Cooperativa Integral Lechera del Cesar, Coolesar; Frigorífico del Sinú, Frigosinú, SA; Frigorífico Ble Ltda; Frigoríficos Ganaderos de Colombia SA, Friogán, Villavicencio; Frigorífico Vijagual SA; Frigorífico Ganaderos de Colombia SA, Friogán, Corozal; Frigocolanta; Frigoríficos de Colombia SA, Friogán, San Cayetano; y Carnes y Derivados de Occidente SA.
 
El Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, invita a los colombianos a comprar carne de res en sitios autorizados, para proteger el esfuerzo hecho por productores y plantas comprometidas con las normas sanitarias.