Formalización, consumo, exportaciones y eficiencia, ejes del plan de la cadena láctea

Por: 
CONtexto ganadero
19 de Agosto 2022
compartir
Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena láctea
El Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena láctea define los objetivos y estrategias a desarrollar en los próximos 20 años. Foto: upra.gov.co

Antes que finalizara el gobierno anterior, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural expidió la resolución por medio de la cual se adopta el Plan de Ordenamiento Productivo de la cadena láctea.

 

Se trata de una herramienta que permitirá desarrollar para el sector lácteo actividades más eficientes para los próximos 20 años.

 

La cadena láctea es de gran importancia para el sector agropecuario y la economía nacional si se tiene en cuenta que el consumo de este producto se calcula en 7.200 millones de litros al año, se generan algo más de 700 mil empleos y hay 320 mil productores, según el documento final.

 

El sector lácteo está compuesto por una cadena de seis eslabones: los productores primarios; los encargados de del acopio de la leche cruda; los procesadores; los comercializadores; los consumidores; y los proveedores de insumos y servicios.

 

Los principales departamentos productores son Boyacá, Cundinamarca, Antioquia, Atlántico, Caquetá, Cesar, Nariño y Sucre.

 

Actualmente la producción de leche participa aproximadamente con el 12 % del PIB Agropecuario mientras que el valor de la producción formal de lácteos participa con 3,48 % del PIB de la industria manufacturera. (Lea: Cadena láctea: ¿otra vez la culpa es de la vaca?)

 

Para poder aprovechar desafíos como los rendimientos, las nuevas tendencias de consumo y la producción, se hizo necesario que el Ministerio de Agricultura en equipo con la Upra desarrollará para los actores vinculados a la cadena láctea, el plan de ordenamiento productivo con una visión de 20 años.

 

Dicho plan es un conjunto de acciones, presupuestos y estrategias para tener una ganadería lechera más eficiente, productiva y formal en nuestro país.

 

Dentro del Plan se destacan programas como el aumento de la formalización a lo largo de la cadena; aumento del consumo interno de productos lácteos; promoción de las exportaciones de productos lácteos; y, mejora de la eficiencia productiva en la cadena láctea.

 

Según Mauricio Andrés Buelva Ramírez, secretario técnico del clúster cárnico del Caribe, este plan “es importante para nosotros desde región poder participar de la construcción de estos planes de ordenamiento porque es la hoja de ruta donde están plasmadas las necesidades y el norte a seguir”.

 

En la construcción del Plan de Ordenamiento Productivo también participaron el DNP, los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sostenible; Comercio, industria y Turismo; Salud y Protección Social, Trabajo; Ciencia, Tecnología e Innovación; el Consejo Nacional Lácteo; la empresa privada, gremios, la academia y demás actores de los diferentes eslabones. (Lea: Los 4 pilares del ordenamiento de la producción láctea)

 

Dentro del Plan de Ordenamiento se cuenta con diez planes Maestros de Reconversión Productiva para los cuales se realizaron 42 talleres con la participación de 1.600 personas. Dichos planes son una hoja de ruta territorial y es el resultado de un trabajo participativo con todos los actores, una construcción que va desde los aportes técnicos hasta los saberes, tradiciones y experiencias exitosas.

 

Se priorizaron diez regiones lecheros distribuidas en diferentes puntos de Colombia que están divididas en 30 subregiones que abarcan 435 municipios y esto se llevó a una política pública a través de una resolución del Ministerio de Agricultura

 

Los planes Maestros de Reconversión Productiva territorializan el plan de acción del ordenamiento productivo agropecuario de tal manera que cada una de las regiones lecheras cuente con un plan de acción particular que alinea los resultados, productos y acciones esperados a los desafíos específicos de la región en materia de productividad, competitividad, formalización y compromiso ambiental.

 

El proceso que sigue es de articulación y ejecución entre las diferentes entidades de la región con las del orden nacional.

 

El plan de reconversión busca, finalmente, hacer lo mismo pero de una mejor manera, de tal manera que se logre una mejora en la productividad, inclusión de valor agregado, diversificación, producción en áreas de bajo impacto, entre otros. (Lea: Razones por las que urge sistema de información de la cadena láctea)

 

Los planes de ordenamiento y de planificación son valiosos porque se constituyen en una carta de navegación para cada uno de los sectores objeto de los mismos. A partir de allí se pueden constituir mesas de trabajo que den soporte a la implementación de los mismos y a la articulación interinstitucional necesaria para llevarlos a una realidad.