Las peripecias de ganaderos para no abandonar la ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Septiembre 2022
compartir
Ganaderos no abandonarán la ganadería
Los ganaderos de Cundinamarca manifiestan que en algunas zonas se están presentando inundaciones. Foto: larazon.co

Los ganaderos del departamento de Cundinamarca no están viviendo su mejor momento. La baja en los precios y el aumento de las lluvias están generando consecuencias inimaginables. Conozca qué está pasando.

 

El departamento de Cundinamarca tiene una ganadería muy diversa, pues hay grandes ganaderos de leche especializada, pero también hay otros dedicado a la producción de carne. Diego Verbel, coordinador encargado de esta zona, manifiesta que “sobre las cuencas lecheras, tenemos un precio que ha aumentado hasta $2.000 o 2.200 en algunos casos, pero también tenemos unas regiones donde pagan por debajo de $1.000 el litro de leche”.

 

Lo anterior, demuestra la diversidad por la que atraviesa esta importante región ganadera, generando que, en ocasiones, se presenten situaciones complejas entre los mismos ganaderos.

 

De acuerdo con Verbel, “la carne ha mejorado el precio en algunos casos, por lo que las fluctuaciones han favorecido a algunos ganaderos, pero también ha perjudicado a otros porque en muchas ocasiones el intermediario se está quedando con la mayoría, por lo que no vemos que se vea reflejado el cambio en el mercado”.

 

Esta situación es una deuda historia que se tiene con el campo, como lo manifiesta el profesional, debido a que a pesar que los precios aumentan, el ganadero no vive de cerca ese buen momento.

 

En palabras de Verbel, “en mi opinión, no es que el precio esté alto, porque este es lo que es, lo que pasa es que está relacionado con el nivel adquisitivo de la población, pues producir carne y leche cuesta, por lo que no es solo dejarla barata, sino que hay que pagar por el valor de la producción”. (Lea: Y sigue bajando el precio del ganado gordo)

 

En cuanto a la leche, el coordinador de la zona expone que existen zonas en el departamento en las que el pago al productor por un litro de leche es menor de $1.000, que son las áreas más apartadas, convirtiendo esto en un problema para el ganadero, ya que nunca puede avanzar en el negocio.

 

Lo mencionado anteriormente, genera que, por ejemplo, en la sábana de Bogotá, los productores sientan que es difícil competir con la presión urbanística, por lo que en áreas como Mosquera, Cota, Funza, el productor ha tenido que pensar en tener vacas y sacar su leche a un costo bajo, o vender el lote para la creación de edificios.

 

En conversaciones con este medio, el profesional indica que se han encontrado casos de ganaderos que arrendaban el predio para tener entre 10-15 animales, pero que por la crisis que está viviendo el sector, han tenido que entregar la tierra para otras personas se dediquen a actividades como el cultivo de fresas porque son más rentables, pero ya no se están consiguiendo potreros para ganadería.

 

“Porque obviamente la fresa paga el doble de lo que paga la producción de una ganadería”, menciona Verbel.

 

A esto hay que sumarle que a pesar que los productores el día de hoy cuentan con comida para sus animales, el aumento de las lluvias ha propiciado una situación relativamente buena, pero con posibilidades a agravarse. (Lea: Ideam prevé lluvias y vendavales en buena parte del país)

 

Todo esto, debido a que hay zonas con inundaciones, lo cual genera que las vías terciarias se conviertan en un problema a la hora de sacar los productos de las fincas.

 

Esto quiere decir que, “por un lado, las lluvias traen algunos beneficios, pero por el otro dificulta la situación”, dice Verbel, quien agrega que “lo más común en la región es que con la imposibilidad de salir, hay una presión sobre los vehículos que transportan la leche, pero se logra sacar. Sin embargo, hay zonas donde se cierra la vía y se toman caminos distintos con mulas para poder sacar los productos, pero en general se suben los costos de desplazamiento y siendo poco rentable”, concluye.