Se desacelera la producción mundial de leche

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Octubre 2021
compartir
producción de leche, OCLA, desaceleración, Australia, Europa, estados unidos, Nueva Zelanda, argentina, tendencia al alza, Brasil, demanda, lácteos, Reapertura, restaurantes, turismo, crisis económica, exportaciones, Pandemia, procesadores, ordeño, bajos márgenes, precios de la carne, productores, sacrificio, importaciones, leche entera en polvo, Leche en polvo descremada, leche UAT, suero en polvo, quesos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Aunque la producción mundial de leche sigue creciendo ahora lo hace de forma más lenta, entre otras razones, por la disminución de los hatos. Foto: mitreyelcampo.cienradios.com

La producción mundial de leche se está desacelerando. En Australia y Europa se registró una caída interanual en julio pasado, mientras que en Estados Unidos, se mantuvo casi plana.

 

Así lo señala un informe del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), que indica que en Nueva Zelanda y Argentina se mantiene una tendencia al alza. En Brasil, la demanda de lácteos despega lenta tras la reapertura de restaurantes y el movimiento turístico, aún persiste el efecto de la crisis económica.

 

Las recolecciones de leche combinadas entre estos cuatro principales exportadores cayeron en números rojos por primera vez en dos años.

 

En Estados Unidos, la producción de leche totalizó 18,8 mil millones de libras en agosto, un 1,1% más que el año pasado. Ese es el crecimiento interanual más pequeño desde junio de 2020, cuando la pandemia paralizó a los procesadores y algunos productores de lácteos se vieron obligados a frenar de golpe. (Lea: Qué le espera al sector lácteo en los próximos diez años)

 

Las altas temperaturas en gran parte del país y las condiciones inusualmente húmedas en el suroeste se sumaron a mucho estrés. La producción de leche promedio nacional no alcanzó los niveles de hace un año, un hecho excepcionalmente raro, según el Observatorio.

 

Allí se indica que el hato lechero sigue siendo numeroso, lo que impulsa los modestos crecimientos en la producción de leche. El mes pasado hubo 9,48 millones de vacas dando leche en los Estados Unidos, 106.000 más que en agosto de 2020.

 

Pero los productores de leche están reduciendo rápidamente el tamaño del rodeo. Ordeñaron 19.000 vacas menos en agosto que en julio, la caída más pronunciada de un mes a otro en casi tres años.

 

Los volúmenes de sacrificio sugieren que la contracción continúa ya que los bajos márgenes y los altos precios de la carne de res incentivan a los productores de lácteos a realizar sacrificios de manera agresiva.

 

El factor más importante en los mercados de la leche en polvo es si China dejará de comprar o cuándo lo hará. El país asiático ha estado importando leche en polvo descremada (LPD) en volúmenes inusualmente grandes durante un año, y las existencias están aumentando. Pero aún no han disminuido la velocidad. (Lea: El 25 % de la producción mundial de leche es procesada por 20 empresas)

 

En agosto, China aportó 74,5 millones de libras de leche en polvo descremada, un máximo histórico del mes. También importaron 163 millones de libras de leche entera en polvo (LPE), un 70 % más que el récord anterior de agosto. China está hambrienta de productos lácteos de todo tipo. En lo que va del año, han importado más LPE, LPD, leche UAT, suero en polvo y quesos que en cualquier enero a agosto de la historia.

 

También el Observatorio OCLA mencionó las medidas adoptadas por el Ministerio de Agricultura de España, que elaboró un borrador de Real Decreto con la norma de ordenación de las granjas de ganado de vacuno.

 

El objetivo es regular principios básicos sobre establecimiento, clasificación, ubicación y condiciones de funcionamiento de las mismas. En 2020 se modificó la normativa sobre las granjas de porcino, y en julio pasado, la que regula las explotaciones avícolas que, a diferencia del bovino, si contaban ya con una norma específica.

 

Una de las novedades que incluye la propuesta de normativa es la limitación de la capacidad productiva para las nuevas explotaciones. La norma propone una capacidad máxima de 850 UGM para las fincas de bovinos, tanto de producción de leche, como de carne o mixtas, que no tengan la condición de explotación extensiva y para engorde de terneros. Este ratio equivale a aproximadamente 725 vacas de ordeño o 1.400 terneros.

 

Igualmente se fijan las condiciones de alojamiento y alimentación que deben reunir las explotaciones extensivas. Para ser extensiva se precisaría que los animales no estén alojados dentro de una instalación de forma permanente, y que para su alimentación, utilicen una base territorial con aprovechamiento de pasto o recursos agroforestales, con un complemento puntual de materias primas vegetales o concentrados.