Ventajas de conectar a productores e investigadores

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Agosto 2022
compartir
John Taylor, presidente del Consejo de Investigación de Carne de Vacuno del Norte de Australia – NABRC
El proceso comienza en las bases, reuniendo a investigadores, universidades y agencias gubernamentales estatales y federales, para escuchar a los productores sobre los desafíos para la producción en su parche local. Foto: beefcentral.com/

Uno de los grandes vacíos que manifiestan los productores frente a las investigaciones es que estas últimas no se ajustan a sus demandas o necesidades; advierten que no encuentran en los trabajos de investigación soluciones prácticas a sus problemas. ¿Cómo lograr coincidir estos intereses? 

 

John Taylor, presidente del Consejo de Investigación de Carne de Vacuno del Norte de Australia – NABRC (North Australia Beef Research Council), afirma, en Beef Central News Headlines que ha escuchado en innumerables ocasiones a los productores pedir a los científicos que salgan de sus "torres de marfil" para comprender los desafíos del mundo real que enfrentan en sus propiedades.

 

Con base en su amplia experiencia confirma que es una queja justa; que cuanto más escuchen y comprendan los científicos los desafíos que enfrentan los productores, más probable es que las soluciones sean prácticas y adoptadas.

 

Cita como ejemplo lo realizado por NABRC, y sus 11 comités regionales de investigación de carne de vacuno (RBRC) que tiene repartidos por Queensland, el Territorio del Norte y la parte superior de Australia Occidental. Dice que se trata de actuar como un conducto que conecta a productores, investigadores y agencias de financiación, con el fin de garantizar que las inversiones en IDE & A se dirijan a los desafíos más importantes que enfrenta la industria y ofrezcan soluciones prácticas y de alto impacto.

 

Cuenta que uno de los resultados sorprendentes de este proceso es que los investigadores no solo obtienen una comprensión mucho mayor de las necesidades de los productores, sino que los productores involucrados también se dan cuenta del entorno desafiante en el que opera el sector de la investigación: el nivel de datos detallados necesarios para informar nuevas prácticas, las dificultades para recopilar esta información en entornos remotos y extensos, el desafío constante de obtener financiación y lidiar con las interminables capas de burocracia burocrática.

 

Solo a través de este entendimiento mutuo se pueden diseñar proyectos de RDE&A efectivos e impactantes.

 

Explica que el proceso de NABRC comienza en las bases, reuniendo a investigadores, universidades y agencias gubernamentales estatales y federales, para escuchar a los productores sobre los desafíos para la producción en su parche local.

 

Los representantes de los productores en estos comités recopilan estas ideas no solo en función de sus propias experiencias, sino también conectándose con sus pares para recopilar información sobre lo que está sucediendo en el terreno en toda su región.

 

Dice que cuantas más personas participen en estas discusiones que dan forma al futuro de nuestra industria, mejor.

 

Agrega que en la reunión del consejo más reciente de NABRC se firmó un nuevo plan de comunicaciones y participación que abrirá nuevas vías para que los productores, investigadores y representantes de la industria se conecten con su RBRC local y contribuyan a la discusión sobre dónde se necesita más RDE & A.

 

Esto incluye un nuevo sitio web, nuevos canales de redes sociales y más actividades cara a cara en las comunidades rurales.

 

Pero el proceso continúa. Las cuestiones planteadas por los productores se llevan a la mesa de la NABRC, donde los representantes de cada región se reúnen para discutir el impacto de estos desafíos y priorizar cuáles deben abordarse como prioridades a corto, mediano y largo plazo.

 

Señala que los temas candentes que se pusieron sobre la mesa este año incluyeron la necesidad de servicios independientes de asesoramiento sobre el comercio de carbono y nuevos programas de extensión para impulsar mejores prácticas de manejo del pastoreo que mejoren la base de alimentación disponible para los rebaños del norte.

 

El proceso NABRC fue el modelo utilizado por Meat & Livestock Australia (MLA) al establecer el Consejo de Investigación de la Carne de Australia Meridional (SALRC) y el Consejo de Investigación Ganadera de Australia Occidental (WALRC), y juntos los tres organismos establecen las prioridades para los programas de investigación de MLA.

 

Las prioridades identificadas también influyen en las inversiones realizadas por el gobierno estatal, las universidades y los organismos de investigación del sector privado. El modelo se adoptó porque se ha demostrado que funciona, entregando programas de investigación a gran escala y que cambian el juego como Cash Cow, el uso de suplementos de fósforo y la batalla en curso contra la muerte de los pastos.

 

Proyectos como estos tienen impacto porque han sido sometidos a un proceso integral y riguroso, lo que se traduce en planes de IDE&A altamente enfocados para garantizar el máximo impacto en la productividad y la rentabilidad. La clave de este éxito es romper las barreras entre productores e investigadores a través de la conversación y la colaboración.

 

Finalmente, Taylor anima a todos los productores, asesores, investigadores y organismos de la industria a ser parte de ese proceso y opinar al comunicarse con su RBRC local, asistir a un Foro BeefUp o simplemente publicar un comentario en la página de Facebook de NABRC.