10 claves para instalar camas de compost en una ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Agosto 2022
compartir
camas de compost para vacas lecheras
El sistema de camas de compost para vacas es un método de alojamiento para vacas lecheras que contribuye al manejo y al bienestar de los animales. Foto: campogalego.es

El sistema de camas de compost para vacas es un método de alojamiento para vacas lecheras que contribuye al manejo y al bienestar de los animales. En CONtexto ganadero le presentamos algunas claves que usted debe tener en cuenta a la hora de implementar esta técnica.

 

En una entrega anterior, en este medio explicamos que el «Compost Bedded Pack Barns for Dairy Cows» se trata de camas elaboradas con materiales orgánicos o inorgánicos ubicadas en espacios abiertos donde habitan las reses productoras de leche.

 

De acuerdo con Jeffrey Bewley, especialista estadounidense en vacuno de leche, citado por Campo Galego, el compost se forma con la mezcla de una fuente de carbono (la cama) con material orgánico de alto contenido de nitrógeno (estiércol y orina).

 

La capa superficial de la cama se debe mantener seca, removiéndola al menos dos veces al día. Normalmente, se remueve para airearlo cuando las vacas están siendo ordeñadas. (Lea: ¿Cómo se elaboran las camas de compost para el ganado?)

 

Entre sus ventajas se destacan mayor comodidad y limpieza de las vacas, menor conteo de células somáticas, mejor detección de celo, facilidad en el manejo del estiércol, mayor producción, vacas más longevas, menos olores y moscas, menor inversión, entre otras.

 

Las claves a tener en la cuenta en la implementación de las camas de compost son:

 

1) Selección y preparación del lugar adecuado

 

Ventilación: Para aprovechar al máximo la ventilación natural y así secar mejor el compost, el establo debería estar situado para sacar provecho de la corriente de aire y de la luz solar. El establo debe estar elevado para la escorrentía del agua. Los ventiladores son recomendables para ayudar a mantener el encamado seco y asegurar una adecuada velocidad del flujo del aire en todo el establo.

 

La base de la cama: Debe ser grava, arcilla o cemento, siendo estos dos últimos los que permiten reducir las filtraciones del encamado al suelo para mantener el contenido húmedo óptimo. (Lea: Conozca este paso a paso para elaborar lombricompost)

 

Distribución de la cama y de los comederos: La zona de la cama está rodeada por paredes con una altura de 0,6 a 1,2 m, incluyendo una pared que la separa del comedero. Según aumenta el grosor del encamado, las paredes ya no son una barrera por lo que para garantizar la seguridad de las vacas se puede colocar sobre el muro una alambrada barras o planchas de madera, siempre permitiendo que el aire circule.

 

Tamaño de la zona de encamado del compost: En primer lugar, hay que decidir cuánto espacio necesita cada animal, que por lo general son 30 m2 por vaca en la zona de cama de compost. Sin embargo, este espacio deberá incrementarse a medida que la vaca produce más leche, dado que también producen más estiércol y orina. En el caso de vacas especiales (próximas al parto, con cojeras, etc.) el espacio por vaca debe ser mayor, de unos 38 m2.

 

 

2) Temperatura y humedad adecuada para una cama de compost

 

El compostaje requiere de microorganismos aerobios que descomponen la materia orgánica y producen dióxido de carbono, agua y calor. Esto puede resultar en la reducción de patógenos, de larvas de moscas y de semillas de malas hierbas. Así, una superficie de la cama seca y esponjosa nos informa de que el compost está funcionando bien.

 

La temperatura ideal medida a una profundidad de entre 15 y 30 cm debe ser de entre 43 y 60 ºC. Cuando supera los 65 grados, revela que los materiales orgánicos se están descomponiendo demasiado rápido (exceso de oxígeno), humedad baja o aumento del calor durante el verano.

 

En cuanto al porcentaje de humedad del compost, debe estar entre 40 y 60 %. Si el porcentaje de humedad baja del mínimo los microbios no dispondrán de agua suficiente para su actividad, y si excede el máximo, falta oxígeno y el compostaje y la generación de calor también será baja.

 

 

3) El compost del principio

 

Para el éxito de la cama de compost es clave mantener la aireación y la densidad del número de vacas. Cuando se remueve la cama con frecuencia y de manera uniforme, las heces y la orina que hay en la superficie se mezclan con el encamado a la vez que se incorporan oxígeno y humedad.

 

Se debe comenzar con un grosor de 30 cm de aserrín. Es necesario añadir suficiente material para que los equipos de mezcla no lleguen a la base del establo. Se recomienda que el comienzo de formación de un nueva cama de compost debe realizarse cuando se prevén entre 4 y 6 semanas de buen tiempo.

 

 

4) Retirada del compost

 

La cama se retira para lograr la máxima retención de nitrógeno en el compost para ponerlo a disposición de los cultivos. La profundidad de la cama puede alcanzar los 1,2 m antes de la retirada, en función de la cantidad de aserrín usado y de la intensidad del proceso de compostaje.

 

 

5) Remover y airear la cama de compost

 

Al remover y mezclar uniformemente la cama se crea una superficie limpia, suave y seca sobre la cual las vacas se pueden tumbar. El encamado se debe airear 2 veces al día hasta una profundidad de, por lo menos, 60 cm. El removido profundo, hasta los 90 cm, se puede hacer de forma periódica con lo que se reduce notablemente la necesidad de aserrín y se eleva la temperatura del compost.

 

La remoción se debe realizar cuando las vacas están en el ordeño, para evitar que el polvo que se levante les cause problemas respiratorios. La persona debe considerar la utilización de una mascarilla. El uso de ventiladores ayuda a secar la capa superficial durante todo el año.

 

 

6) Equipo para remover el compost

 

Hay que usar maquinaria para deshacer las huellas del tractor colocando unas herramientas para remover la tierra detrás de las ruedas. Si se utiliza equipo pesado, no será posible deshacer las huellas de las ruedas y aumentará la compactación, lo que empeorará la actividad del compostaje al aumentar el porcentaje de humedad y reducir la aireación.

 

 

7) ¿Cuándo añadir aserrín?

 

Esto se determina haciendo la prueba de la humedad: se coge un puñado de compost y se exprime en el puño. Si se puede formar una pelota compacta o si caen gotas de agua o se forman en la superficie, está demasiado húmedo. (Lea: Algunas claves a la hora de elaborar camas para vacas, cerdos y pollos)

 

En este caso, hay que añadir entre una capa de aserrín de 10 y 20 cm, dependiendo de la temporada, el porcentaje de humedad, carga ganadera o agregar pequeñas cantidades. Controlar la humedad de la cama para que esté entre el 40 y el 60 % y removerlo 2 veces al día son dos aspectos clave para un buen compostaje.

 

 

8) Calidad del aserrín

 

El aserrín secado es el producto preferido para camas de compost y su nivel de humedad recomendado debería estar por debajo del 18 %. Una instalación para el almacenamiento de aserrín seco puede ser una buena alternativa para no comprarlo constantemente.

 

 

9) Niveles de patógenos

 

Si no se gestiona bien la cama de compost puede aumentar el riesgo de exposición de las vacas a agentes patógenos que causan mastitis, por lo que se recomienda vacunarlas. Se deben limpiar periódicamente las entradas de sistemas de ventilación y las cortinas de sombra.

 

 

10) Consideraciones económicas

 

El costo de hacer un establo con cama de compost es generalmente más bajo que los de un establo con cubículos, a pesar del mayor espacio que se necesita por vaca. Se utiliza menos cemento y no hay inversión en divisiones de cubículos. 

 

Sin embargo, el costo del aserrín es superior al de las camas de arena. Por el contrario, el compost es más fácil de manejar y requiere ser aplicado con menos frecuencia que el purín. Además, el compost estabiliza las concentraciones de N, P y K del estiércol.