Aprenda a evitar la muerte prematura de crías recién nacidas

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Diciembre 2015
compartir
nacimiento terneros
Las crías bovinas que nacen en sitios limpios tienen menos riesgo de morir. Foto: www.agromeat.com
El riesgo de mortandad de los recién nacidos bovinos es latente si las prácticas de manejo durante el parto de la madre son insuficientes. Aprenda a proteger a los futuros machos y vacas de la finca desde el primer día de sus vidas.
 
Las ganaderías de lechería especializada adecúan una sala de parto, las de carne ponen a parir las vacas en potreros a campo abierto. Aún así, los cuidados en ambas deben ser similares en cuanto al manejo sanitario, higiénico, nutricional y de seguridad.
 
Germán Orlando Mercado Peña, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por Fedegán, explicó que la vaca debe parir en un sitio con disposición de agua. El líquido la mantendrá hidratada en todo el periodo de nacimiento de la cría. (Lea: La fórmula para que los intervalos entre partos de sus vacas bajen)
 
Mauricio Mendoza Quesada, profesional de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, sostuvo que la atención del parto se da sin contratiempos si en el predio se ha creado un registro de los días posibles en los se dará el nacimiento. Ya que al tener ese documento, se tendrá a la mano un kit de primeros auxilios y un sitio exclusivo en donde nacerá la cría, también estará libre de gérmenes.
 
La sala de parto, además del kit y el agua, tendrá paja. No se podrá ver ningún rastro de estiércol, otros animales y objetos inservibles, incluso en el potrero si no se dispone de un lugar exclusivo para el nacimiento del ternero.
 
“En ganado de carne los terneros nacen en potreros que deben estar igual de limpios y planos porque puede estar en terrenos quebrados que afecten a la cría”, resaltó Mercado Peña. (Lea: Conozca esta sencilla receta para preparar calostro artificial)
 
La práctica a seguir es atender el parto y una vez la cría esté en tierra, acudir a cortar y desinfectar su ombligo con yodo. La práctica se hará 2 veces al día.
 
Mendoza Quesada manifestó que el ombligo se puede ligar, pero él prefiere no hacerlo, por lo que usa yodo de alta concentración con lo que es suficiente para que se cierren los canales de esta parte del cuerpo del animal.
 
“Ligar el ombligo es lo que hacen con los humanos cuando se forma el nudo”, indicó el profesional para quien lo más importante es mantener esta parte del ternero desinfectada.
 
Jorge García Tamayo, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, señaló que por medio del ombligo de la cría ingresan bacterias, que si no se ha hecho una curación adecuada, correrá el riesgo de adquirir infecciones y hasta de muerte.
 
Sobre la seguridad de los terneros, Germán Orlando Mercado relató que en las ganaderías de carne los terneros quedan expuestos al ambiente y se han presentado casos en los cuales los gallinazos pican los ojos y ombligos a las crías.
 
Mauricio Mendoza puntualizó que todo esto se hace a la par de darle a bovino recién nacido calostro en las primeras horas de vida. (Lea: Terneras mueren menos y ganan más peso en crianza con estaca)
 
Con estas medidas se reducirá el riesgo de muerte de los terneros, el cual es mayor durante las 48 primeras horas de sus vidas en las cuales se comienzan a adaptar al nuevo mundo.