Así puede adaptarse la lechería al cambio climático

Por: 
Mundo Agropecuario
14 de Enero 2022
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, cambio climatico, cambio climatico leche, lecheria adaptada al cambio climatico, mundo agropecuario,
El estudio busca estrategias para limitar la pérdida de nitrógeno de los campos dedicados a la producción lechera. Foto: radioangulo.cu

Los productores de leche pueden reducir el impacto ambiental de sus operaciones y maximizar los ingresos mediante el doble cultivo e inyectando estiércol en el suelo, en lugar de esparcirlo.

 

Esa es la conclusión de un equipo de investigadores, dirigido por agroecólogos de Penn State, cuyo nuevo estudio evaluó la producción de toda la granja y los impactos ambientales y económicos de adoptar estas prácticas en una granja lechera representativa en el centro de Pensilvania bajo el clima histórico reciente y proyectado de mediados de siglo. (Lea: Lechería climáticamente inteligente, una apuesta internacional)

 

La investigación es importante, según Heather Karsten, profesora asociada de producción / ecología de cultivos en la Facultad de Ciencias Agrícolas, porque las granjas lecheras, especialmente en el noreste de EE. UU., están cada vez más sujetas a regulaciones más estrictas para reducir las pérdidas de nutrientes.

 

Con condiciones esperadas más cálidas que resultarán en una mayor volatilización del amoníaco del estiércol y tormentas más frecuentes y más severas que causarán más escorrentía de fósforo soluble, se necesitan nuevas estrategias para limitar las pérdidas de nitrógeno y fósforo de los campos de cultivo.

 

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores simularon estrategias de gestión agrícola utilizando el modelo de sistema agrícola integrado desarrollado por C. Alan Rotz, ingeniero agrícola del Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de EE. UU. (Lea: Buscan alternativas para reducir emisiones de metano en la producción láctea)

 

Las estrategias se basaron en un experimento de sistemas de cultivo lácteo de larga duración en el Centro de Investigación Agrícola Russell E. Larson de Penn State, con el apoyo del USDA. Esa simulación permitió a los científicos determinar los efectos sobre el rendimiento de los cultivos, la producción de concentrados, las pérdidas de nitrógeno, la erosión de los sedimentos, las pérdidas de fósforo solubles y ligadas a los sedimentos, las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso de energía fósil y los costos de producción.

 

En hallazgos publicados recientemente en Agricultural Systems, los investigadores informaron que el doble cultivo y la inyección subterránea de estiércol redujeron las pérdidas totales de nitrógeno en un 12 y 18 %, mientras que las pérdidas totales de fósforo en un 16 y 19 %. La adopción de estas estrategias, señalaron, proporcionó un enfoque factible de adaptación y mitigación para el clima futuro al reducir los aumentos proyectados en la escorrentía de fósforo soluble y las emisiones de amoníaco causadas por temperaturas más cálidas y mayores precipitaciones.

 

De manera significativa, estos beneficios se pueden lograr mientras se mantienen y potencialmente se reducen los costos totales de producción agrícola, señaló Karsten. (Lea: 5 soluciones para reducir la emisión de metano en ganaderías)

 

“Hay mucho interés en el doble cultivo entre los productores de leche del noreste del país”, dijo. “Creo que los agricultores se están dando cuenta de que tienen una temporada de cultivo más larga, hay más eventos de precipitación en la primavera que hacen que entrar al campo para realizar cualquier operación sea más desafiante. Nuestros resultados demuestran que la adopción de estas estrategias puede ayudar a mitigar los impactos ambientales de las granjas lecheras ahora y aún más en el futuro”, agregó.

 

José Castaño-Sánchez, ex investigador postdoctoral en el Departamento de Ciencias Vegetales de Penn State, actualmente investigador asociado postdoctoral en la Universidad Estatal de Nuevo México y el USDA, y Rotz contribuyeron a la investigación.

 

Fuente: Mundo Agropecuario.