Así se presenta la parálisis puerperal en bovinos

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Septiembre 2016
compartir
parálisis puerperal en bovinos, parálisis en la parte trasera de la vacas, hipocalcemica, partos difíciles, vaca caída, vaca echada. manejo animal, médico veterinario, CONtexto ganadero
La parálisis puerperal puede evitarse con el apoyo del encargado de los animales o de un médico veterinario quien será el encargado de asistir y atender a la vaca durante el parto. Foto: rfernandezbarrueco.blogspot.com
Este trastorno consiste fundamentalmente en graves alteraciones de la conciencia y signos de parálisis de los músculos aductor y caudal de las patas traseras de la vaca, a raíz de una lesión en el nervio espinal.
 
En estos casos, el bovino muestra señales de cansancio y debilidad, sobre todo en el tercio posterior del cuerpo, situación que lo lleva a echarse. La parálisis es motora y sensitiva, por lo que el animal permanece caído, sin fuerza y no responde a estímulos.
 
César Gómez Velásquez, médico veterinario, magíster en ciencias veterinarias y especialista en gerencia de Empresas Agropecuarias, explicó que esta afección produce un entumecimiento durante el puerperio inmediato, es decir, en los primeros días después del parto. (Lea: ¿Cómo hacer que una vaca se levante cuando está echada?)
 
En cuanto a los síntomas, el médico veterinario detalló que el animal empieza a tener dificultad de coordinación de los movimientos de una o ambas patas traseras e incapacidad para ponerse de pie. La parálisis comienza por las pezuñas, avanza hacia la pelvis y posteriormente hasta el pecho.
 
"Cuando una vaca se echa en días previos o después del parto se habla de parálisis puerperal metabólica. Este trastorno está muy relacionado con problemas por hipocalcemia en donde los músculos no tienen calcio disponible", indicó.
 
Agregó que la problemática se presenta por el mal manejo que se le da al consumo de calcio antes del parto.
 
Según Gómez Velásquez la parálisis puerperal también se puede presentar cuando el ternero, durante de parto y por su peso, comprime el nervio obturador de la vaca. (Lea: Vacas echadas, señal de confort o enfermedad)
 
“La presión que hace el recién nacido puede bloquear de cierta manera los nervios y esos músculos no se mueven, por lo cual después del parto el animal va a tener un problema similar al de la vaca caída, pero no por hipocalcemia, sino por un calambre muscular que puede ser pasajero o no”, manifestó el experto.
 
Por lo general, en partos de crías de gran tamaño, es muy frecuente que estas lesiones ocurran. Velázquez propone tratar al animal con relajantes musculares o analgésicos y con complejo B. Además aseguró que no está de más aplicar 250 centímetros de calcio intravenoso para que el músculo se empiece a recuperar.
 
De acuerdo con Andrés Sinisterra, médico veterinario-zootecnista cuando el nervio obturador se lesiona se le debe aplicar al animal un antiinflamatorio para ayudarle a recuperar su movilidad.
 
Por otro lado, es un mal síntoma cuando se observa que una vaca permanece echada por más de 24 horas. Se podría decir que el pronóstico del animal es reservado. Cuando esto ocurre se ayuda a la res a levantarse lo más pronto posible. (Lea: 7 estrategias para asistir el parto de una vaca)
 
“El operario, mayordomo o encargado de la finca debe entrar a auxiliar el animal y hacer que este se pare lo más rápido que se pueda. Una de las opciones que se ve mucho en las lecherías especializadas, en las que se cuentan con vacas de gran tamaño, es colgarlas. Se utiliza un arnés, con unos costales y unas bandas de caucho para lograr que la res mantenga estiradas sus extremidades, y así evitar ulceras y otros daños”, indicó el experto.
 
El tratamiento de este trastorno es de soporte y depende de los síntomas. Cuando la afección es leve el animal se pondrá en pie a los pocos días. Sin embargo, si el daño es a nivel medular la vaca difícilmente se recuperará.
 
La parálisis puerperal puede evitarse con el apoyo del encargado de los animales o de un médico veterinario quien será el encargado de asistir y atender a la vaca durante el parto, evitando que este dure más tiempo del necesario y lesione el canal pélvico del animal. (Lea: No deje que su ganado ‘salga de la cancha’ productiva por lesiones)