Así se puede realizar un injerto frutal

Por: 
CONtexto ganadero
12 de Febrero 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, injertos frutales, paso a paso injertos frutales, beneficios injertos frutales, cómo hacer un injerto frutal, injertu frutal, ganaderos, ganaderos colombia
Para estos injertos frutales se necesita primero una rama que sea del doble en tamaño que la que se va a insertar, además una de las condiciones para hacerlo es que esta sea recta y tenga parecido con la rama del injerto. Foto: pisos.com

Los árboles frutales están compuestos por raíz y la variedad que son lo que componen el injerto. Conozca en CONtexto ganadero cómo se deben hacer los injertos frutales en los predios de Colombia.

 

Cuando se habla de injertos se hace referencia a insertar o unir una de las partes de la planta con otra para que de esta forma tenga un mejor desarrollo y así esta crezca como una sola. Esta genera varios beneficios como la propagación de una especie, el cultivo de variedades de vegetación frutal, entre otras. (Lea: Estas son las principales frutas que come el ganado)

 

Sin embargo, la función clave de estas prácticas que han existido desde la antigüedad, es que se multiplique una variedad o se presente una mutación de la semilla, de tal manera que se mantengan las características.

 

Para estos injertos frutales se necesita primero una rama que sea del doble en tamaño que la que se va a insertar, además una de las condiciones para hacerlo es que esta sea recta y tenga parecido con la rama del injerto, pues al realizar el procedimiento tiene coincidir la parte interna o cambium, de la madera de la rama con el del añadido.

 

Una de las claves de éxito de este proceso es quitarle las hojas al trozo que se añadirá, para que este sea clavado con un nudo o yema.

 

  1. Se debe hacer un corte de forma horizontal con la herramienta desinfectada.
  2. Cortarle las hojas a la rama añadid, teniendo en cuenta que se deben respetar los nudos, que es lo que está entre las hojas y la rama.
  3. La longitud del injerto debe ser entre 10 y 15 centímetros.
  4. En el caso de la base, con la ayuda de un cuchillo o navaja, se de forma diagonal en forma de cuña.
  5. Luego de hace un corte en la mitad de la rama a la cual se le va a insertar el nuevo miembro a una profundidad media.
  6. Por donde se hizo el corte anterior, se clava el injerto hasta donde se ha pelado. (Lea: Con cultivo de totumo, finca sostiene sus animales durante el verano)
  7. Se debe asegurar esta nueva unión con la utilización de un cordón, de tal forma que se evite que se abra.
  8. Para el caso de las áreas donde hay mucha precipitación, lo ideal es que se cubra este injerto con un plástico, se recomienda que sea transpirable.
  9. Para que este prospere, si se está en un sitio cálido, es importante que el injerto tenga algún tipo de sombreado porque se puede secar con facilidad y perderse todo el trabajo realizado.

 

Luego de finalizado el procedimiento, la persona debe cuidar y revisar regularmente el injerto, de tal forma que se vele por su éxito, esto se hace hasta que la especie crezca y de desarrolle lo suficiente. Una vez fortalecido, se deben eliminar los rebrotes de lo injertado para que este no se confunda y se convierta en maleza.

 

Finalmente, en el caso de la ganadería y de acuerdo con el proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, “los árboles frutales poseen excelentes características para ser utilizados en la alimentación del ganado, ya sea como fuente de forraje, como alimento energético, proteínas, vitaminas y hasta minerales”. (Lea: Sistemas silvopastoriles con árboles frutales para alimentación del ganado)