Bioseguridad ganadera, un apoyo para aumentar la rentabilidad

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Agosto 2015
compartir
Bioseguridad bovina
Use este tipo de recomendaciones y asesórese con un médico veterinario. Foto: CONtexto ganadero.
Al poner en práctica ciertas actividades de rutina, usted podrá ver resultados como reducciones en gastos sanitarios, mejoramiento productivo y mayor rentabilidad de su empresa. Siga estos 6 consejos claves para asegurar la salud de su hato.
 
La bioseguridad se considera la puesta en práctica de las buenas prácticas de manejo que se realizan en el predio ganadero, en aras de prevenir y controlar la entrada y propagación de enfermedades que pueden afectar la salud pública y el bienestar de los animales.
 
Expertos del Fondo Nacional del Ganado, FNG, administrado por la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aseguraron que implementar las prácticas de bioseguridad  contribuye en la reducción de los problemas sanitarios, el mejoramiento productivo y la rentabilidad de la ganadería. (Lea: Informe: Buenas Prácticas Ganaderas, claves para aumentar la rentabilidad)
 
Son de suma importancia, dada la necesidad de mantener un hato sano y de producir alimentos saludables y seguros, además de cumplir con las exigencias de los consumidores y del mercado”, explicó Olga Lucía Franco, médica veterinaria y zootecnista de la subgerencia de Salud y Bienestar Animal del FNG.
 
Según la experta, cualquier enfermedad que ingrese al predio puede ocasionar aumento en los costos de producción y disminuciones sensibles de la rentabilidad. “El ganadero, el personal técnico y el operativo, tienen en sus hombros la responsabilidad de eliminar cualquier riesgo sanitario en su hato”.
 
6 recomendaciones para prevenir riesgos externos e internos
 
¿Cómo prevenir riesgos externos?
 
Visitantes:
 
Cuando a su predio lleguen visitantes, es ideal que lo delimite con cercas en buen estado para controlar el ingreso y salida de vehículos, animales y personas. Asimismo, a la entrada de la finca ubique un área para la limpieza y desinfección de botas y equipos. (Lea: Higiene y sanidad en el hato, sinónimo de rentabilidad ganadera)
 
Siempre solicite que el transporte del ganado esté limpio y desinfectado. De igual forma, no descargue el material usado para el transporte de animales, como cascarillas, y tampoco permita el lavado del vehículo al interior de su predio.
 
Animales nuevos:
 
Si a su finca van a llegar animales nuevos, primero exija que estos tengan las vacunas vigentes y que provengan de predios certificados libres de enfermedades. Segundo, aísle a los animales recién llegados en el potrero de cuarentena, manténgalos por lo menos 30 días en dicho espacio y observe su adaptación, antes de mezclarlos con los demás. Por último, adquiera semen o embriones de entidades autorizadas por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.
 
Predios cercanos:
 
Recuerde que usted tiene predios vecinos y lo ideal es que no los visite cuando hay animales enfermos. Evite que su ganado comparta la comida con bovinos vecinos, o con animales domésticos, en aras de evitar transmisiones de enfermedades. Consulte siempre con un médico veterinario sobre el manejo de los problemas sanitarios. (Lea: Tips para mantener la bioseguridad en el hato bovino)
 
¿Cómo prevenir riesgos internos?
 
Sanidad:
 
En su predio, lo ideal es que establezca con su médico veterinario de confianza planes de vacunación, controles parasitarios, atención de hembras gestantes y cuidados con el recién nacido, teniendo en cuenta las enfermedades que haya en la zona. Asimismo, observe todos los días a los animales, para comprobar que estén sanos.
 
Áreas del predio:
 
También se recomienda señalizar de forma clara las áreas del predio para facilitar la ubicación y restringir el acceso a personal no autorizado. De igual manera, identifique el corral para aislar a los animales enfermos.
 
Limpieza y desinfección:
 
Por último, establezca y ejecute un programa de limpieza y desinfección de las instalaciones, materiales y equipos. Recuerde lavar sus manos antes y después de trabajar con los animales, asimismo, desinfecte las botas cuando trabaje entre corrales y cámbiese de ropa cuando esté con bovinos enfermos.
 
Recuerde que el material de riesgo sanitario como: gasas, guantes, agujas, frascos, entre otros, debe depositarlos en una caneca roja y que esta posea una tapa, para su disposición final. (Lea: Bioseguridad ganadera, en manos del Gobierno, productores y sanidad)
 
“Un programa de bioseguridad es una estrategia aseguradora de salud y productividad para la empresa ganadera. Su implementación, acompañada de la asesoría del veterinario y el conocimiento y participación de todo el personal operativo, es la manera segura de prevenir, reducir y eliminar la introducción de agentes causantes de enfermedades, y de promover la productividad y competitividad del predio ganadero”, puntualizó Franco.