Conozca los 2 secretos para producir pastos de corte todo el año

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Abril 2015
compartir
Pastos de corte
Expertos aconsejan sembrar pastos en áreas pequeñas, para tener mayor dominio en temas como el riego. Foto: Fedegán.
Expertos aseguran que si los ganaderos siguen las indicaciones y se preparan para épocas críticas, siempre tendrán alimento para sus animales.
 
De acuerdo con la Corporación Colombiana Agropecuaria de Investigación, Corpoica, los pastos de corte, en cualquier parte del mundo, constituyen una fuente fundamental de alimentación y se cultivan como cualquier tipo de pasto. Lo que pocos saben es que este tipo de forrajes pueden ofrecer mayores ventajas sobre otros y permiten abastecer a una gran cantidad de animales y así tener una mayor producción, tanto de leche, como de carne.
 
En un plan de producción intensiva, trátese de carne o de leche, es necesario apelar a la producción económica de forraje de alta calidad, bien sea en forma natural o transformada”, aseguró Gustavo Herrera, ingeniero agrónomo de Semillano. (Lea: Imágenes satelitales evalúan crecimiento de pasturas)
 
Para ello, el ganadero tiene a disposición variedades de pastos como gramíneas tipo elefante, o más conocidas como sorgo, las cuales se han podido adaptar a condiciones de climas cálidos y medios. Para el caso de climas fríos están los pastos brasileros y raigrás, pero también se puede contar la avena forrajera, que aunque puede llegar a ser susceptible a las heladas, bajo buenas condiciones puede tener un buen efecto nutricional.
 
En cuanto a las leguminosas, hay disponibles especies que pueden ser usadas en asocio con gramíneas, teniendo en cuenta los pisos térmicos. Entre ellas se destacan la alfalfa, con forrajes como gandul y acacia. Al respecto, Alberto Mila, consultor experto en forrajes de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, dijo en diálogo con CONtexto ganadero que los productores deben tener en cuenta una serie de medidas que ayudarán a que la alimentación del bovino no se vea afectada.
 
La primera recomendación es seleccionar especies altamente productivas. La segunda es sembrar en pequeñas áreas para poderlas atender. Para el trópico bajo están especies de pasto elefante como el cubano, el Camerún, entre otros, ya que son mejoradas. Para trópico alto generalmente se trabaja el brasilero, pero necesita de un buen grado de humedad”, explicó Mila. (Lea: Ser buen agricultor, paso clave para ser ganadero ecológico)
 
El experto en forrajes también indicó que a pesar de que persisten las alertas por el Fenómeno de El Niño, lo que el productor bovino puede hacer es destinar áreas de entre una y 2 hectáreas para la siembra del pasto, para poderlas regar si ninguna dificultad en las épocas de sequía.
 
“Si se siembran áreas muy extensas y con el Fenómeno de El Niño encima, será muy difícil poderlos controlar, si la finca no cuenta con un sistema de riego en épocas de sequía será complicado mantener la productividad. Entonces, en la época de invierno lo mejor es sembrar en grandes cantidades y volverlos ensilajes y se pueden guardar por más de 6 meses, siempre y cuando el proceso esté bien hecho”, puntualizó el consultor de Fedegán.