Conozca y maneje los artrópodos y parásitos asociados al ganado

Por: 
CONtexto ganadero
23 de Enero 2020
compartir
insectos benéficos en ganadería, insectos plaga en ganadería, manejo de insectos en la finca, control de insectos en la finca ganadera, noticias ganaderas de Colombia, CONtexto ganadero, Ganadería Colombiana Sostenible
Los SSP tienen un alto valor para la conservación de la fauna y la flora nativa, la protección de las fuentes de agua y la rehabilitación de suelos en las fincas ganaderas. Foto: GCS

En los sistemas silvopastoriles intensivos (SSPi) la diversidad de organismos benéficos contribuye a la regulación de organismos indeseados, gracias a la recuperación de procesos ecológicos esenciales para el funcionamiento de los ecosistemas.

 

La mayoría de los sistemas ganaderos en Colombia utilizan monocultivos de pastos con baja o mínima diversidad vegetal, y tienen una alta dependencia de insumos externos como los fertilizantes e insecticidas químicos, lo cual genera un impacto ambiental negativo y pérdidas económica para los productores.

 

Sus consecuencias se explican de la siguiente manera: en los potreros a libre exposición se presenta un desbalance en la regulación de artrópodos plaga y parásitos asociado al ganado, debido a que las interacciones ecológicas se ven afectadas por la simplificación de los sistemas productivos, haciendo que los procesos naturales deban suplidos con productos químicos que son contaminantes y nocivos para la salud humana y animal.

 

Por el contrario, en los sistemas silvopastoriles intensivos (SSPi) –que integran pastos, arbustos y árboles en los potreros–, la diversidad de organismos benéficos contribuye a la regulación de organismos indeseados, gracias a la recuperación de procesos ecológicos esenciales para el funcionamiento de los ecosistemas (competencia, depredación, parasitismo, descomposición, entre otros).

 

El resultado es que, en los SSP, los animales en pastoreo se ven sanos, libres de parásitos externos e internos y con buenos indicadores productivos, pues esos sistemas tienen un alto valor para la conservación de la fauna y la flora nativa, la protección de las fuentes de agua y la rehabilitación de suelos en las fincas ganaderas.

 

Para regular los parásitos, proteger la fauna benéfica y mejorar la salud y el bienestar de los animales, es necesario conocer y manejar los artrópodos y los parásitos asociados al ganado, así como los principales endo y ectoparásitos, para hacer un diagnóstico adecuado y las principales estrategias y productos recomendados. Veamos esto a partir de su definición:

 

Los insectos son organismos que tienen las patas articuladas. Su denominación como insecto se refiere a que tienen el cuerpo dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen. Además, tienen 3 pares de patas: dos pares de alas y un par de antenas.

 

¿Qué son los insectos benéficos?

 

Son aquellos que aportan algún beneficio a los sistemas productivos, ayudan a aumentar la producción y a controlar organismos plaga. Pueden ser:

 

Polinizadores

 

Contribuyen a aumentar la productividad de los cultivos al favorecer el intercambio de polen entre las especies vegetales. Un ejemplo de estos insectos son las abejas y algunas hormigas, que ayudan a polinizar otras especies de plantas para que se reproduzcan y haya mayor diversidad. (Lea: Diversidad de insectos no implica contaminación en cultivos)

 

Parasitoides

 

Cumplen parte de su ciclo de vida dentro de otros insectos hasta causarles la muerte. Un ejemplo de estos insectos son algunas avispas, que parasitan los huevos de las moscas, lo que generan una disminución en su reproducción.

 

Descomponedores

 

Son los encargados de degradar la materia orgánica, favorecen la aireación y descompactación del suelo y contribuyen a la sanidad de los sistemas ganaderos.

 

Un ejemplo de estos insectos son los cucarrones, que ayudan a eliminar la materia fecal de los potreros, incorporando materia orgánica al suelo e impidiendo la proliferación de las moscas.

 

Depredadores

 

Se alimentan de otros insectos causándoles la muerte rápidamente. Son muy eficientes en reducir las poblaciones de insectos plaga. (Lea: Organismos benéficos para regular insectos dañinos)

 

Las buenas prácticas de manejo son fundamentales para garantizar la presencia de diferentes grupos de insectos que contribuyen al adecuado funcionamiento de los sistemas de producción ganadera.

 

¿Qué son los insectos plaga?

 

Son organismos que, al aumentar sus poblaciones de manera descontrolada, pueden llegar a causar daños económicos al cultivo o a los animales al afectar su normal desarrollo. Los insectos herbívoros causan daños directos e indirectos a las plantas, al alimentarse directamente de ellas y reducir la producción. Pueden ser:

 

Masticadores

 

Consumen directamente el follaje y reducen la biomasa de las plantas.

 

Cortadores

 

Cortan las hojas y las transportan hacia otro lugar para utilizarlas posteriormente.

 

Chupadores

 

Insertan estructuras especializadas para succionar la savia de las plantas cultivadas. (Lea: Control de la hormiga arriera en sistemas silvopastoriles)

 

La presencia de insectos en el cultivo no significa que estén causando daño. Por esta razón, primero se deben identificar, determinar la densidad poblacional, nivel de daño y conocer su comportamiento en el sistema productivo.

 

Fuente: Manual sobre el “Manejo integrado de plagas” del Proyecto Ganadería Colombiana Sostenible.