Efectos negativos del invierno sobre los parámetros productivos

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Marzo 2016
compartir
Afectaciones de los parámetros productivos en invierno, importancia del manejo de los parámetros productivos
Algunos de los parámetros que se ven afectados por cuenta del verano son la capacidad de carga, la ganancia de peso, la natalidad, entre otros. Foto: salesganasal.com.
Los parámetros son la base fundamental para contar con un negocio pecuario próspero. La recopilación de datos y el correcto manejo de la información llevará a cualquier productor a tener una ganadería exitosa.
 
Antes de llevar este control, el productor debe analizar el tipo de explotación que tiene o adquirirá, ya sea de lechería especializada, doble propósito o ceba y tener en cuenta que los cambios climáticos pueden afectarlos.
 
Felipe Aristizábal, médico veterinario-zootecnista y especialista en producción lechera, manifestó que para hablar de las afectaciones en los parámetros por cuenta de las variaciones del clima se debe tener en cuenta la zona geográfica en la que se encuentre el predio, pues no todos se compartan de la misma manera en las diferentes épocas del año.
 
Hay predios que se comportan mejor en verano porque puede que tengan suelos más planos o hay zonas de laderas a las que definitivamente se les puede sacar provecho en invierno. Un ganadero debe conocer muy bien el terreno en el cual va a desarrollar su explotación para de esta manera ser más eficiente”, indicó el experto.
 
Aristizábal explicó que cuando la limitante es el invierno, lo más probable es que se presente una saturación de agua en el suelo, cuando esto ocurre, la capacidad de crecimiento de las plantas se reduce y esto conlleva a que haya menos oferta forrajera y menos disponibilidad de alimento para los animales. (Lea: Entender, crear y aplicar conocimiento en la finca)
 
Agregó que los suelos blandos por cuenta de los encharcamientos y el barro aumentan la probabilidad de enfermedades en los animales como la mastitis por contaminación de glándula mamaria o ubres sucias. En épocas de invierno la humedad también puede generar debilitamiento en los cascos, lo que hace que el animal sea más propenso a lesiones podales, por lo tanto aumenta el porcentaje de cojeras.
 
El especialista en producción lechera anotó que cuando aparece una cojera en el hato, se podría considerar como uno de los eventos más traumáticos para un vaca porque este padecimiento reduce los desplazamientos, el consumo, la producción e incluso el desempeño reproductivo.
 
De acuerdo con Diego Eduardo Ríos, líder regional del proyecto de Asistencia Técnica en Santander y funcionario del Fondo Nacional Ganadero, FNG, cuando no hay oferta forrajera por encharcamiento, esto automáticamente afecta parámetros como la capacidad de carga, la ganancia de peso, se disminuye la producción de litro de leche de vaca por día, se reduce la natalidad y aumenta el intervalo entre partos.
 
“Para evitar que los parámetros se vean afectados en épocas de invierno los ganaderos deben concienciarse acerca de la importancia del buen manejo, adopción y utilización de factores como las pasturas, la suplementación alimenticia, el riego, la genética, la mecanización de las praderas y la captura y utilización de registros técnicos y económicos”, aseveró el funcionario del FNG.  
 
Conocer los indicadores productivos, reproductivos y económicos de una finca con precisión, es de vital importancia para cuando llegue la hora de tomar decisiones acertadas al interior de la empresa. No hacerlo va en contravía del negocio y afecta las finanzas de la explotación. (Lea: Claves para llevar parámetros reproductivos y productivos en ganadería)