Entender, crear y aplicar conocimiento en la finca

Por: 
CONtexto Ganadero
26 de Mayo 2014
compartir
estrategias fincas ganaderas
El definir que la ganadería es una empresa productiva y que, en su condición de empresa del sector primario, genera nuevo conocimiento, permite aplicarlo a sí misma en forma metódica. Foto: CONtexto ganadero.
Resultados de una investigación en la que Fedegán plantea una propuesta metodológica para la gestión y transferencia de conocimiento, aplicable a la ganadería bovina.
 
Un importante avance en la gestión y transferencia de conocimiento ha realizado Fedegán, al desarrollar y poner a disposición de la comunidad ganadera y de todas las instituciones de investigación, una propuesta metodológica que denominó: “Modelo de gestión y transferencia de conocimiento en ganadería bovina colombiana”, la cual tiene por objeto contribuir a mejorar, en forma importante, la competitividad del productor rural.
 
En la investigación, que fue realizada por la Oficina de Investigaciones Económicas de Fedegán con la cofinanciación del Fondo Nacional del Ganado (FNG) y el Sena, participó activamente el Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria, CIPAV, y la Universidad EAFIT. Además contó con la colaboración de Corpoica y la Universidad de los Andes. (Lea: Cómo hacer rentable una finca y convertirla en “fábrica de comida”)
 
La investigación se fundamenta en tres pilares: creación de conocimiento; integración de herramientas gerenciales para conocer mejor el funcionamiento de la finca ganadera; y aplicación de elementos de análisis y proyección de planeación estratégica.
 
Los “Talleres de transferencia de conocimiento”
 
La metodología de talleres se utilizó a manera de vehículo de comunicación entre ganaderos líderes, ganaderos receptores, técnicos y consultores de Fedegán, para entender y explicar la “lógica de funcionamiento” de una unidad productiva, mezclar experiencias, proponer vías de mejoramiento, y analizar la prospectiva y perspectiva de negocio, con el apoyo de consultores especializados y personal de Ciencia y Tecnología en campo, de Investigaciones Económicas y de Planeación, de Fedegán - FNG.
 
“De lo que se trata es de combinar el conocimiento que tienen los productores y que han adquirido a lo largo de su vida en el negocio –el conocimiento tácito–, con el conocimiento de origen formal –el conocimiento explicito– o generado mediante un método sistemático científico, documentado y que puede ser combinado, analizado, validado y socializado”, señala Alfonso Santana Díaz, Ec, director del proyecto.
 
“Las organizaciones, dentro de ellas las ganaderías, basan de manera natural la toma de decisiones en su mayoría sobre el conocimiento tácito, el cual llega a través de miembros de la comunidad, colegas o familiares cercanos, más la experiencia del productor. Esto conforma la cultura ganadera de la finca, en donde, por lo general, tiene baja incorporación de conocimiento explícito. (Lea: Sistemas silvopastoriles: el futuro de la ganadería tropical)
 
Como consecuencia de esta situación, la productividad de las fincas se ve limitada a este tipo de conocimiento, lo mismo que el nivel de organización que se pueda lograr con él, lo que hace que las ventajas comparativas sean las más relevantes para enfrentar el mercado. "Para generar ventajas competitivas es necesario que el sistema incorpore conocimiento explícito a los procesos de producción de las organizaciones, es decir, que se cree nuevo conocimiento”, explica Oscar Ospina Rivera, MV, consultor del proyecto.
 
El papel de la lúdica
 
Uno de los principales retos era hacer que ese canal de comunicación fuera lo más transparente y honesto posible, en razón a que entre el gremio ganadero, por razones históricas de seguridad y de idiosincrasia, las cifras no siempre se ajustan a la realidad.
 
Es por ello que se introdujo el elemento lúdico, como instrumento que tuvo como fin, romper paradigmas, sincerar conceptos, planteamientos, compromisos, y para lograr apropiación de los conocimientos implementados en los talleres de planeación estratégica.
 
“No solo hay que aparentar sino serlo”
 
Esta metodología exige, como marco conceptual, que los ganaderos se reconozcan a sí mismos, como empresarios, para que sus fincas tengan el comportamiento de una empresa. (Lea: La materia seca se convierte en carne y leche)
 
El definir que la ganadería es una empresa productiva y que, en su condición de empresa del sector primario, genera nuevo conocimiento, permite aplicarlo a sí misma en forma metódica.
 
Árboles de productividad
 
Adicional a las herramientas creadas anteriormente por la Oficina de Investigaciones Económicas, como Emprendegán y Meceg, se utilizó la metodología DOFA y los árboles de productividad, como herramienta cuantitativa, que, de acuerdo a su orientación productiva —cría, ceba, doble propósito—, permite concebir la finca como un sistema sensible a parámetros poblacionales, reproductivos y productivos.
 
La jerarquización de los resultados, junto con la identificación de las principales carencias detectadas a través de los árboles de productividad, permitió establecer metas de mejoramiento acordes con las posibilidades -técnicas y económicas- de los ganaderos involucrados en el proyecto.
 
Análisis de recursos
 
En algunas fincas, el esquema se reforzó con el análisis de suelos, bromatológicos y de perfiles metabólicos, para intentar crear una radiografía en el ámbito regional de los impactos de los principales elementos que apuntalan la productividad: producción de alimento, y calidad y cantidad de alimento consumido por el bovino. (Lea: Ideas sobre la ganadería ecológica alimentada con pastos)
 
Con estas herramientas, y afianzado con el conocimiento del grupo, el ganadero puede visualizar el panorama en el cual se desenvuelve su finca. La metodología exige que, junto con las experiencias narradas e interiorizadas por los asistentes, se adquieran compromisos para mejorar el desempeño de los predios, en unos plazos determinados.
 
Documento en la web
 
Finalmente cabe señalar que en la investigación participaron 90 personas de Fedegán y un número igual de ganaderos, en cinco regiones del país; el período de desarrollo del proyecto fue de 16 meses, incluyendo la fase de formulación, preparación logística de la transferencia de conocimiento, ejecución, control y revisión necesaria para el cumplimiento de los objetivos propuestos.
 
Fedegán invita a los interesados en profundizar en dicha metodología, a consultar el documento “Modelo de gestión y transferencia de conocimiento en ganadería bovina colombiana –propuesta metodológica-“, que se encuentra en www.fedegan.org.co. También se encuentra a disposición de los interesados videos de capacitación de esta metodología en la Oficina de Investigaciones Económicas de Fedegán - FNG.