Finca La Pintura: así pasó de la ganadería tradicional a la ecológica

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Abril 2015
compartir
Ganadería ecológica Colombia
La finca del Valle del Cauca comenzó la transición hace 10 meses. Foto: Augusto Ramírez.
La finca La Pintura, ubicada en zona rural del municipio la Victoria, Valle del Cauca, comenzó la transformación de su sistema productivo tradicional a uno ecológico de la mano del Pastoreo Racional Voisin, PVR.
 
Hace 10 meses, los dueños de las 300 hectáreas decidieron cambiar el manejo que daban al ganado bovino brahman mestizo, entre angus y brangus, ante la caída productiva que se reflejó en la cría y ceba. (Lea: Oxigenar el suelo mejora la calidad del pasto que se da al ganado)
 
El cambio inició con la reorganización de su administración aunque sigue con los mismos dueños, quienes tomaron la decisión de escoger 20 hectáreas del predio para experimentar con la metodología PVR de ganadería ecológica del tercer milenio de Marcel Voisin.
 
Augusto Ramírez, ganadero y administrador del nuevo proyecto de La Pintura, contó que luego de leer libros y en internet sobre el Pastoreo Racional Voisin, eligió esta tecnología para cambiar los índices de productividad en la finca.
 
Fue así como se enfocaron en la construcción de cercas eléctricas y en el mejoramiento de la disponibilidad de agua sin gastar en semillas, puesto que siguen la línea de aprovechar los pastos nativos sin químicos, y en usar la estrella y un tipo de raigrás que ya estaban en la finca.
 
“Se tiene un sistema de acueducto con bebedero sencillo y portátil que todos los días acompaña al ganado a donde vaya. Es de 250 litros, con flotadores y una llave que se cierra cuando no se usa”, dijo Ramírez.
 
La Pintura dispone de 450 animales y 100 de ellos están en las 20 hectáreas acondicionadas al sistema agroecológico, lo que indica que por hectárea hay 1,6 cabezas de res con la proyección de aumentar la carga, toda vez que los resultados alcanzados con el uso del sistema, en tan solo 10 meses, muestran un incremento en los aforos de pasto.
 
“Los aforos eran de 1.5, 1.8 kilo por metro cuadrado. Del análisis que hicimos supimos que la mitad nunca se consumía y con el nuevo sistema se hacen aforos de 2.1 kilos por metro cuadrado de pasto y el ganado lo consume 100 %. Con eso, podremos aumentar más cabezas por hectárea”, anotó el productor.
 
Los animales en ceba alcanzan, en época de crisis, entre 280 y 300 kilogramos y ahora están en los 350-400 kilogramos en un suelo que Ramírez describió como mixto quebrado con algunas pendientes a 23 grados centígrados de temperatura y de alta humedad.
 
Cero químicos
 
La filosofía de la ganadería ecológica es olvidar el uso de químicos en toda la producción. La descontaminación del suelo inicia por alimentar el suelo con abonos naturales, ya sea estiércol u orina del mismo ganado. (Lea: Los 3 ejes para desarrollar una ganadería ecológica eficiente)
 
A partir de esta práctica, el pasto crece de forma más rápida, lo que ha sido comprobado por los dueños de la finca en el norte del Valle. “En lluvia, el terreno se vuelve lodazal y sale de ahí, pero en 3 semanas el pasto brota impresionantemente y el ganado pastorea todo”, expresó el líder del proyecto de La Pintura.
 
Hernán Zapata Mejía, profesional de gestión productiva y salud animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Cartago, Valle del Cauca, manifestó que la finca implementa de igual forma la inseminación artificial y lleva registros, lo que ha contribuido y “les ha dado excelentes resultados”.
 
Augusto Ramírez asiste a conferencias y foros virtuales en los que se encuentra con expertos del tema de diferentes nacionalidades y busca iniciar el proceso de certificación de la finca a sistema ecológico en 2016.
 
“Queremos certificarnos y que valoren la carne con un precio diferencial por ser ecológica”, afirmó el ganadero que cambió el tipo de producción al creer que los alimentos biológicos valen la pena.