Fuentes de fósforo en la nutrición animal

Por: 
CONtexto ganadero
26 de Julio 2019
compartir
Fuentes de fósforo en la nutrición animal, Fuentes de fósforo, fuentes inorgánicas de fósforo, fuentes orgánicas de fósforo, nutrición animal,
Existen diferentes fuentes de fósforos que se utilizan para la alimentación animal, inorgánicas y orgánicas Foto: agritotal.com

El fósforo es el mineral de mayor importancia en la alimentación animal, vegetal y de los humanos, ya que hace parte fundamental de todos los procesos metabólicos que requieren energía.

 

Este mineral es de suma importancia para el proceso de síntesis de proteína, su rol es vital en el desarrollo y mantenimiento del tejido esquelético, tiene también una función especial en el crecimiento celular y juega un papel clave en muchas otras funciones metabólicas.

 

Héctor Durán, zootecnista y especialista técnico de Monómeros S.A, explicó que existen diferentes fuentes de fósforo que se utilizan para la alimentación animal: orgánicas de origen vegetal, orgánicas de origen animal e inorgánicas. (Lea: ¿Qué hace el fósforo en el animal?)

 

Orgánicas de origen vegetal

 

Aquí se encuentran las fuentes que utilizan las empresas de alimentos balanceados: maíz, soya, sorgo, entre otros.
 

Estas fuentes tienen una característica fundamental y es que el fósforo está encapsulado en forma de ácido fítico, es decir, que los animales, en el caso de los monogástricos como por ejemplo las aves y los cerdos, no lo pueden aprovechar.

 

Durán explicó que gran parte de ese fósforo que consumen de esta forma, se excreta y no lo pueden absorber.
 

En ese sentido indicó que pare remediar la problemática anteriormente expuesta el mercado ha desarrollado unas enzimas que se llaman fiitasas, cuya función es incrementar la biodisponibilidad del fósforo contenido en estas fuentes vegetales para que pueden ser aprovechadas por el animal. 

 

En el caso de los bovinos, el zootecnista anotó que estos son capaces de sintetizar la enzima fitasa y lograr absorber el fósforo de los forrajes, es por eso que ellos tienen la capacidad de convertir el forraje a través de procesos fermentativos en rumen, para obtener al final carne o  leche. (Lea: Obtenga pasturas eficientes a base de fósforo)

 

Orgánicas de origen animal

 

El experto detalló que estas se extraen de subproductos de origen animal, es decir, después del sacrificio de los animales y el retiro de la canal, quedan las vísceras, la sangre, las plumas, entre otros, y con estos elementos se producen unas mezclas y harinas.

 

De acuerdo con él, con el proceso anterior se obtienen harinas de carne y hueso y de hueso calcinado, las cuales vuelven a ingresar al sistema productivo.

 

"Estas se utilizan dentro del mismo concentrado para aves y cerdos principalmente", anotó.

 

Asimismo resaltó que la disponibilidad de fósforo que puede aprovechar el animal a partir de estas fuentes, es muy variable o limitado, aproximadamente hasta un 70 %.

 

También anotó que en la década del 2000, cuando se generó un brote de vacas locas en la Unión Europea se prohibió el uso de de harinas de carne y hueso provenientes de bovinos, para la alimentación bovina, por lo cual no se puede utilizar para sales mineralizadas, ni tampoco para concentrados en esta especie. En aves y cerdos se utilizan sin ningún tipo de inconvenientes. (Lea: Qué pasa cuando escasea el fósforo en la nutrición de los bovinos)

 

Inórganicas 

 

Estas fuentes provienen principalmente de la roca fosfórica a nivel mineral; entre las principales se encuentran el fosfato tricálcico defluorinado, el fosfato monocálcico, el fosfato monodicálcico y el fosfato bicálcico, cada uno se caracteriza por tener un contenido de fósforo (entre un 18% y hasta un 21%) y de calcio (entre 16% y hasta un 32%). Adicionalmente el fosfato tricálcico defluorinado es el único que contiene sodio.
 
En Barranquilla se produce este fosfato tricálcico defluorinado bajo la marca Nutricalfos de la empresa Monómeros S.A., este fosfato contiene un 18% de fósforo, 32% de calcio y 4.6% de sodio. 
 
 
Nutricalfos se obtiene a partir de procesos térmicos a altas temperaturas en un horno a 1.400 grados centígrados. En este proceso de producción se retira el fluor y los metales pesados de la roca fosfórica (que son nocivos para la salud animal) para que el producto sea de alta pureza y apto para la alimentación animal; y su contenido de fósforo, calcio y sodio sea de alta disponibilidad. Esto es fundamental en términos de seguridad alimentaria. 
 
 
Entre las ventajas del Nutricalfos se pueden mencionar: la reducción de los costos de formulación, la dismunución de la incidencia de enfermedades metabólicas por desequilibrios nutricionales y minimiza el riesgo de compactación en el almacenamiento por ser una fuente que no absorve la humedad del medio ambiente.