Ganadería sostenible puede ayudar a conservar bosque seco tropical

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Mayo 2016
compartir
Atlántico, Bolívar, San Juan Nepomuceno, Bosque seco tropical colombiano, Federación Colombiana de Ganaderos, fedegan, Fondo Nacional del Ganado, conservación del bosque seco tropical, Ganadería Sostenible Colombia, proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, beneficios de los sistemas silvopastoriles, de los Sistemas Silvopastoriles Intensivos, beneficios de la ganadería, efectos positivos en el medio ambiente, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
La producció amigable puede contribuir a la conservación del bosque seco tropical en Colombia. Foto: www.ecoturismo-colombia.com
Esa es una de las apuestas del proyecto Ganadería Colombiana Sostenible, GCS, de Fedegán, durante un foro sobre la conservación del bosque en el que demostró que la actividad pecuaria puede ayudar a recuperar este importante ecosistema.
 
Javier Felipe Ruiz Rodríguez, profesional en Sabanalarga del Fondo Nacional del Ganado, FNG, explicó que las estrategias del proyecto GCS propenden por la protección de todos los ecosistemas, incluido el bosque seco tropical.
 
“El objetivo es ser productivos y al mismo tiempo sostenibles desde el punto de vista ambiental, económico y social. Esto se logra con la implementación de sistemas silvopastoriles, para que la ganadería no sea vista como una explotación ni sea extensiva, sino tecnificada en la conservación de la flora y la fauna”, dijo. (Lea: Reservas naturales del Atlántico están amenazadas)
 
La idea del CGS es reconvertir a la ganadería en una actividad sostenible, como un sistema que integre la utilización de recursos y áreas de vocación. Actualmente trabaja en 5 zonas del país, beneficiando a 83 municipios. Una de esas zonas es el Bajo Magdalena, donde trabaja en 2 corredores, en límites entre Atlántico y Bolívar.
 
Aquí en el bajo Magdalena se han restablecido casi 2.000 hectáreas con regeneración natural en 408 predios, con cercas vivas y árboles dispersos en potreros, a pesar de que no ha llovido. Si hubiese caído agua, las cosas habrían podido ser mejores”, indicó.
 
Esto se ha logrado con la instalación de árboles dispersos en potreros (mínimo 25 por hectárea), el establecimiento de cercas vivas, el uso de cortinas o barreras rompevientos y la ubicación de bosques ribereños que protegen los cursos de agua. (Lea: Ganadería Colombiana Sostenible permite diversificar ingresos en Atlántico)
 
El proyecto también tiene un componente de acompañamiento técnico a través de procesos de extensión rural (en el que se incluye como actor principal al productor y a su comunidad) y el pago de los servicios ambientales como una alternativa de motivar la protección y ampliación de áreas en riesgo.
 
La Fundación Proyecto Titi realizó el Foro de Articulación de iniciativas de conservación del bosque seco tropical del Caribe colombiano el pasado 12 de abril en San Juan Nepomuceno, Bolívar, con el fin de acordar soluciones para mantener el paisaje de estos ecosistemas y de las especies nativas amenazadas, como el Mono Tití Cabeza Blanca.
 
Ante la afirmación de que el 80 % de los bosques han sido afectados por la explotación ganadera tradicional y extensiva, Ruiz Rodríguez aclaró que se está trabajando con GCS para reducir esos índices y hacer que la actividad pecuaria sea amigable con el medio ambiente.
 
En este espacio se discutieron las diversas estrategias que permitan disminuir el impacto negativo de las explotaciones agropecuarias, a través de iniciativas de instituciones como Fedegán que están involucradas en la conservación del bosque. (Lea: 5 razones por las que la ganadería es benéfica para el medio ambiente)
 
“A comienzos de los años 50 había una cobertura del 14 % de los bosques secos tropicales aquí en la región, y actualmente se encuentra el 8 %, porque se han hecho ganaderías en sitios donde no deberían y de manera incorrecta”, puntualizó.
 
En efecto, no todas las áreas tienen vocación ganadera. Por ejemplo, las pendientes muy pronunciadas deben ser protegidas para mantener suelos y especies nativas, y no pueden ser destinadas para la actividad agropecuaria. Esto no solo beneficia al medio ambiente sino también a los mismos productores.
 
Las ganaderías que están en esos suelos con demasiada pendiente son en las que más se les está muriendo el ganado, y sus propietarios los que más están pasando necesidades, casi en la pobreza absoluta debido al manejo inadecuado de su actividad”, señaló Ruiz. (Lea: Con ganadería sostenible se puede contribuir a la conservación del agua)
 
Al concluir el foro, se trazaron estrategias para dar a conocer el desarrollo de este proyecto, y se concluyó que GCS debe convertirse en una política de desarrollo rural, toda vez que los recursos naturales se encuentran en riesgo en todo el territorio nacional a causa de prácticas netamente extractivas y tradicionales.