Salubridad cárnica en Valledupar, asunto de todos y de nadie

Por: 
CONtexto Ganadero
31 de Marzo 2014
compartir
venta de carne ilegal
En Valledupar las entidades de control se endilgan la responsabilidad unas a otras. Foto: CONtexto Ganadero.
En la capital de Cesar a diario se conocen casos de venta de carne clandestina en diferentes puntos de la ciudad. La Secretaría de Salud aseguró que la responsabilidad es del Invima, desde donde se asegura que es la Alcaldía la que debe responder por el tema.
 
Tras la incautación en días pasados de 280 kilos de carne en un matadero clandestino ubicado en la zona urbana de la ciudad de Valledupar, capital del Cesar, salió a flote la problemática que tiene esta zona del país en cuestiones de salubridad y control sanitario.
 
De acuerdo con Holmer Jiménez Ditta, secretario de Salud Municipal, la venta de la carne proveniente de plantas de sacrificio ilegal, se realiza constantemente en varios puntos de la ciudad, los cuales ya se tienen detectados. (Lea: Falta de control del Invima genera contrabando cárnico en Valledupar)
 
En un trabajo conjunto entre mi despacho y la Policía Ambiental y Ecológica, ya tenemos cuatro mataderos clandestinos identificados. Dos de ellos en los barrios de El Paraíso y Mambó. Estamos realizando el proceso de inteligencia para que les caiga todo el peso de la Ley”, explicó Jiménez Ditta.
 
Asimismo, el secretario de Salud de Valledupar señaló que en la ciudad el sacrificio de reses se está realizando constantemente, porque no se cuenta con el debido control de las entidades competentes.
 
En el departamento de Valledupar, apoyo como tal por parte del Invima (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos) no hemos tenido. En la ciudad solo hay un funcionario de la entidad, pero él está dentro del establecimiento de Coolesar (Cooperativa Integral Lechera del Cesar)”, aseveró Holmer Jiménez.
 
Ante esto, Jorge Saade Mejía, gerente general de la  Cooperativa Integral Lechera del Cesar, Coolesar, señaló que el problema recae en las autoridades competentes que no están haciendo mucho para ponerle freno a este tema. (Lea: Contrabando y sacrificio ilegal arremeten en Colombia y Venezuela)
 
Las autoridades no hacen todo lo que tienen que hacer. La Secretaria de Salud Municipal no tiene el concepto claro de que esto es un tema de autoridad y por ende debe brindarles seguridad a los consumidores. A la Secretaria (de Salud) no le importa y no se dan cuenta que estamos comprometiendo a la comunidad a un riesgo altísimo, porque son ganados contaminados o que provienen de contrabando desde Venezuela”, añadió Saade Mejía.
 
Este medio se comunicó con el Invima, quien aseguró que la inspección, vigilancia y control en los mataderos clandestinos, le competen al alcalde del municipio como primera autoridad policiva a nivel de su ente territorial.
 
A la Alcaldía le corresponde adelantar las actividades necesarias para el control de los establecimientos clandestinos dedicados al sacrificio de animales de abasto público, de acuerdo a lo señalado en el artículo 84 de la Ley 136 de 1994”, señaló la entidad.
 
Asimismo, informó que en cumplimiento del artículo 202 del Código de Procedimiento Penal, el Instituto está presto a colaborar en las visitas sanitarias al lugar objeto de la denuncia y explicó que en la actualidad está realizando inspección, vigilancia y control permanente en la planta de beneficio animal Coolesar, parte de médicos veterinarios oficiales. (Lea: Sacrificio ilegal de reses mantiene en alerta Cesar)
 
Allí “los funcionarios) verifican todos los días de proceso, el cumplimiento de los requisitos sanitarios establecidos en la reglamentación sanitaria vigente relacionados con la infraestructura, documentación y operación de las plantas de beneficio, de tal forma que los productos aprobados se pueden destinar para consumo humano”, señaló el Invima. 
 
La administración de Valledupar pidió al Invima hacer un trabajo riguroso en las plantas de beneficio animal para controlar el tema de salud pública y sellar aquellos sitios que no cumplan con las normas sanitarias.