La morera como alimento para ganado en sistemas silvopastoriles

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Diciembre 2019
compartir
Ganadería, ganadería colombia, Ganadería colombiana, CONtexto ganadero, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, sistema silvopastorill, morera, arbol morera, morera alimentacion ganado, ganado, banco forrajero, ganaderos, ganaderos colombia
La morera representa un papel importante en la producción y mejoramiento de la calidad del tipo de comida de animales como bovinos y cerdos. Foto: perulactea.com

Al igual que el matarratón, especies como el botón de oro y la morera son de gran valor para la alimentación del ganado, especialmente como fuente de proteína. En CONtexto ganadero explicamos las propiedades de la Morera como fuente de comida para los bovinos en sistemas silvopastoriles.

 

Este tipo de vegetaciones se pueden establecer como banco forrajero y son de gran valor como complemento de los pastos. El forraje del árbol Morera tiene un alto grado de efectividad como materia prima nutritivo en bovinos, pues presenta baja digestibilidad, por lo tanto produce menos gas. (Lea: Forraje de Morera es buena fuente de alimento para bovinos)

 

Según lo explicado en la Guía de Sistemas silvopastoriles. Aspectos teóricos y prácticos del CIPAV, se indica que la “morera es la misma planta que se utiliza desde hace siglos para la alimentación del gusano de seda”. Este es un árbol que a libre crecimiento, puede llegar a sobrepasar los 15 metros de altura.

 

Su utilización como banco forrajero para la alimentación del ganado tiene como fundamento el valor nutritivo y la alta palatabilidad de su forraje.

 

Esta especie se adapta desde el nivel del mar hasta los 2500 metros de altitud. Sin embargo, su principal limitante es que a diferencia de especies como el matarratón o el botón de oro, demanda buenos suelos y fertilización con cierta regularidad para su adecuada adaptabilidad.

 

Por esta razón, para su establecimiento se debe tener especial cuidado en seleccionar un terreno fértil, bien drenado y cercano al establo para facilitar la utilización de abundante materia orgánica como abono. (Lea: Dietas con bajo contenido de nitrógeno)

 

Para disminuir, al menos en parte, los requerimientos de fertilización, la morera se puede establecer asociada a surcos alternos con una especie leguminosa, de acuerdo al clima, como matarratón, maní forrajero para que con sus procesos de fijación de nitrógeno y reciclaje de nutrientes, abonen el terreno para la morera.

 

También llamada Morus Alba, la morera representa un papel importante en la producción y mejoramiento de la calidad del tipo de comida de animales como bovinos y cerdos, pues sirven para disminuir la utilización de alimentos concentrados los cuales representan un alto porcentaje de los costos totales de producción de los pequeños y grandes productores de Colombia.

 

Como forraje, cuenta con una buena cantidad de fibra, la cual la convierte en un alimento menos digestible que el maíz y la torta de soya.

 

En los predios que utilizan los modelos silvopastoriles, la morera se establece por medio de estacas de 15 a 30 centímetros de longitud con diámetro de alrededor de 1,5 a 2 cm. En este proceso se utilizan distancias de siembra comunes 1 metro por 1 metro o 1 m por 0,5 m para densidades de 10.000 a 20.000 plantas por hectárea.

 

Finalmente, este tipo de vegetación cuando se encuentra lista para la cosecha, está basada en un corte que se realiza con alrededor de 40 centímetros de altura. (Lea: Así ha sido la mejora en las tradiciones moreras de Ginebra)

 

Fuente: Guía de Sistemas silvopastoriles. Aspectos teóricos y prácticos del CIPAV