Lecheros de Ubaté piden para el sector más atención del Gobierno

Por: 
CONtexto Ganadero
19 de Julio 2013
compartir
Producción de leche en Ubaté
La falta de tecnología, el abigeato y los bajos precios a los que se paga la leche tienen en crisis a los lecheros de Ubaté. Foto: CONtexto Ganadero.
Inseguridad, especulación de precios en los lácteos y escasos controles sanitarios son algunos de los problemas que enfrentan a diario los productores de esta importante cuenca lechera nacional.
 
El valle de Ubaté, una región ubicada a tan solo 95 kms de Bogotá, ha sido por tradición un fortín de la actividad agrícola y pecuaria. Su municipio, que lleva el mismo nombre, registra una producción cercana a los 80 mil litros de leche diarios; razón por la cual se le conoce como la ‘capital lechera de Colombia’.
 
Pero en los últimos años, en especial desde 2010, cuando vino la primera ola invernal causada por el Fenómeno de la Niña, la región no ha logrado recuperar la prosperidad agropecuaria que la caracterizaba. En ese entonces, los ganaderos tuvieron que vender algunas vacas que costaban $2 millones por tan solo $400 o $500 mil.
 
Según datos de la Asociación de Ganaderos del Valle de Ubaté , entre el 10% y el 16% de los ganaderos desertaron entre 2010 y 2011 y el volumen del ganado cayó a la mitad. Pero quienes se encuentran allí deben padecer distintas problemáticas, razón por la que muchos de ellos aún no han decidido si acudir a las vías de hecho el próximo 19 de agosto, fecha en la que está convocado un paro nacional.
 
“Nosotros hemos empezado a unirnos, a pensar y a trabajar como gremio, a asociarnos para salir adelante”, señala Horacio Barbosa, un productor que lleva 35 años dedicado a la lechería en Ubaté. (Lea: Alarma entre productores de Ubaté por efecto de la sequía)
 
Según este ganadero, además del abigeato, la caída en el precio de la leche y el escaso control sanitario; se suma la llegada de los TLC que hacen imposible competir frente a los enormes volúmenes de leche que entran al país a un costo irrisorio. “Estamos alarmados  y queremos que el Gobierno se dé cuenta que la inseguridad, los costos de producción, la falta de controles sanitarios y la escasa inversión tecnológica pueden acabar con esta actividad en cualquier momento”, explica Barbosa.
 
Si bien, el desplome en el precio el precio de la leche es un problema nacional y en Ubaté se paga casi a un 30% menos que hace 4 años, también la especulación con el valor de los insumos de producción y la carencia de distritos de riego modernos han ahondado la crisis en el municipio.
 
Por otra parte, las inundaciones de 2010, 2011 y en menor impacto la de 2012, han hecho que los hatos queden anegados de agua y los productores se vean obligados a sacrificar las reses. Pero los ganaderos para no seguir perdiendo, muchas veces no lo hacen y prefieren esconderlos y exponerlos a enfermedades como brucela y tuberculosis.
 
El Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, que hasta el momento solo se ha pronunciado en el lanzamiento del nuevo programa de identificación de ganado, Identifica, ha explicado a través de sus voceros, que la prioridad para hacer controles y censo al ganado está en las zonas de frontera y los demás territorios deberán esperar una fecha para ser identificados.
 
A su vez, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural presentó esta semana en la Casa del Ayuntamiento de Ubaté, un proyecto piloto que busca impulsar la productividad y competitividad del sector lácteo en esta, una de las principales cuencas lecheras del país. La iniciativa tiene además el respaldo de la Gobernación de Cundinamarca, la Alcaldía de Ubaté y la industria láctea representada en Asoleche.
 
Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de Asoleche manifestó en un comunicado que “este proyecto corresponde a una política estructural para enfrentar los problemas de competitividad del sector lácteo: la baja empresarización ganadera, los altos costos de producción, la alta informalidad y la calidad de la materia prima no estandarizada”. (Lea: Productores de Ubaté recibirán recursos para enfrentar la sequía)
 
Mientras tanto, los ganaderos de Ubaté y de todo el país siguen buscando alternativas para ser autosostenibles. Asociarse, invertir en genética y producir concentrados son apenas algunas opciones que, como lo menciona Horacio Barbosa, permiten fortalecer la actividad y hacerle el quite a la quiebra económica que todo caso acecha constantemente.
 
“Esperamos recibir todo el apoyo del Gobierno y de entidades como la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, para tecnificar los procesos, invertir para entregar un producto de calidad y trabajar por la recuperación de la región”, puntualiza Barbosa.