Los 5 factores que llevan al fracaso de los silvopastoriles en ganadería

Por: 
CONtexto Ganadero
01 de Junio 2014
compartir
Sistemas silvopastoriles
Los sistemas silvopastoriles ayudan al ganadero, pero si no se implementan adecuadamente, pueden fracasar. Foto: CONtexto Ganadero.
Un diario regional señaló que en la costa Atlántica un proyecto silvopatoril se vino a pique, al señalar que las pasturas están secas e improductivas, perjudicando a las reses que están en la región. Ante esta situación, CONtexto Ganadero le explica los 5 factores que pueden hacer fracasar los sistemas arbóreos. 
 
Uno de los proyectos más ambiciosos ejecutados por el gobernador del Atlántico, José Antonio Segebre, respecto de los sistemas silvopastoriles en el sur del departamento, el cual estaría ligado al repoblamiento bovino, fue criticado por ganaderos de la región. (Lea: Gracias a sistemas silvopastoriles recuperan suelos en Antioquia)
 
El supuesto fracaso del proyecto fue publicado en un diario regional que señala que dichas pasturas no dieron los resultados esperados y que en este momento se encuentran secos los árboles que serían fuente de alimento de los bovinos; razón por la cual las reses también están improductivas sin dar la cantidad de leche necesaria, lo cual ha afectado a los productores de esta zona del país, que atraviesa por un periodo de sequía. 
 
Ante esta situación, CONtexto Ganadero consultó a 3 expertos en sistemas silvopastoriles, quienes hablaron sobre las razones por las cuales esta clase de árboles no dan los rendimientos ideales y fallan, como ocurrió en el departamento del Atlántico. (Lea: Sistemas silvopastoriles, la solución contra el gas metano)
 
Para Luis Alfonso Giraldo, profesor e investigador de la Universidad Nacional, sede Medellín, PhD en Ciencia Animal y Magister en Ciencias de Producción Agroforestales en Ganadería Tropical, esta situación se pudo presentar por el uso de especies que no están adaptadas a la zona, mal manejo de la carga animal y un ataque de plagas.
 
A este análisis se unió Michael Rua Franco, presidente de la Asociación Colombiana de Ganaderos Ecológicos, Bioganaderos, quien añadió que otro factor pudo haber sido la falta de capacitación entre los productores y administradores de los predios que están al frente del sistema.
 
Mientras que Andrés Zuluaga, coordinador del proyecto Ganadería Colombiana Sostenible de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, aseguró que otro inconveniente pudo ser la implementación de las especies en momentos del año cuando el clima es poco favorable.
 
Las pasturas no se adaptaron
 
Según expresó el docente universitario, una mala elección de las especies foráneas, termina en una "mala adaptación" de ellas, y al pasar cierto tiempo, los forrajes no siguen germinando y se secan. (Lea: Sistemas silvopastoriles mandan la parada en la ganadería)
 
Por su parte, el Presidente de Bioganaderos manifestó que es clave apostarle a las especies nativas y cerciorarse de que las pasturas y árboles que se van a sembrar se establezcan con facilidad en la región, y aun más en suelos con climas extremos como los de la costa norte colombiana.
 
Mal manejo de la carga animal
 
“Probablemente el sistema silvopastoril se pudo adaptar, las especies se logran asentar en la zona y venían trabajando bien, pero el error pasó más por manos del ganadero, quien sobrepastoreó en demasía los potreros, lo que llevó a que las reses allí establecidas arrasaran con el trabajo que se había adelantado”, argumentó el investigador de la Universidad Nacional. (Lea: Fedegán sigue implementando mejoras para la ganadería con los sistemas silvopastoriles)
 
Por su parte, Rua Franco sostuvo que se debe hacer un adecuado pastoreo, mientras que paulatinamente se van cultivando los árboles. Una vez estos se siembren en los potreros, es necesario que el ganado respete el tiempo que necesita las plantas para establecerse, sino van a sufrir y morir.
 
Estos tiempos se deben definir de acuerdo a la zona, tipo de árbol a sembrar y número de reses con que cuenta el ganadero. Lo más recomendable es buscar ayuda de un experto que visite el predio.
 
Plagas, un enemigo al acecho
 
Para el docente de la Universidad Nacional, estos sistemas son sensibles a los ataques de diferentes plagas, por lo que es necesario escoger pastos propios de la zona que son resistentes a estos males, con el propósito de que brinden la cantidad de forrajes necesarios para las reses que estén allí. (Lea: Sistemas silvopastoriles, aliados para mejorar la calidad de la carne)
 
Mejores capacitaciones
 
“Cuando falla un proyecto en ganadería, por lo general es porque hubo desinformación, ya que el personal que está al frente de las pasturas, los árboles y el crecimiento de las especies no recibió la debida asesoría, factor que influye seriamente, ya que si quienes están pendientes de la evolución de los sistemas, no saben el comportamiento o cómo avanza, seguramente llegará el fracaso”, sostuvo el Presidente de Bioganaderos.
 
Climas extremos
 
Para Andrés Zuluaga es vital apostarle a la implementanción de estas pasturas cuando haya una temperatura ideal, es decir se presenten lluvias suficientes para que crezcan de forma óptima, ya que de lo contrario, un sol extremo las secará y por consiguiente el ganado no tendrá alimento para desarrollarse adecuadamente, lo que incidirá en la producción de leche y carne.