Los caminos al interior de la finca mejoran la salud de las vacas

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Septiembre 2021
compartir
caminos, finca, vacas, salud, podal, pezuñas, cojeras, Producción lechera, Inversión, Bienestar Animal, medidas preventivas, invierno, terrenos resquebrajados, desplazamiento, concreto, cemento, pastoreo, carne, rotación de potreros, forraje, uso racional, alimentación, ordeño, cercas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Crear caminos para que las vacas se desplacen dentro de la finca es un beneficio que se retribuye con mayor rentabilidad al evitar problemas como las cojeras. Foto: autopistaexito.wixsite.com

La construcción de caminos en la finca para movilizar el ganado es una inversión que se justifica porque evita cojeras y reducción en la producción lechera.

 

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los ganaderos es la incidencia de las cojeras en las vacas siendo más propensas a padecerlas aquellas que presentan mayores índices productivos lo que se traduce en pérdidas económicas que se pueden evitar adoptando medidas preventivas como el diseño y construcción de caminos exclusivos para los bovinos

 

El ganadero Juan Manuel Guevara, en Tocancipa (Cundinamarca) es uno de esos casos en donde implementaron este sistema buscando disminuir la aparición de cojeras en el hato.

 

Anteriormente tenían un promedio de seis a ocho vacas mensuales cojas y por eso se tomó la decisión de hacer los caminos y la incidencia bajó sustancialmente. Hoy día se tiene uno o dos casos y en época de invierno se sube un poco pero es por otros factores. (Lea: Caminos techados contribuyen al confort y a la sanidad)

 

Las vacas sienten incomodidad al pisar terrenos resquebrajados en donde se pueden lastimar con piedras, vidrios o puntillas y por eso buscan siempre un lugar por donde puedan caminar cómodamente.

 

Dependiendo de cómo tenga organizada la finca se debe implementar este sistema con el que se busca permitir el desplazamiento tranquilo y sin estrés desde los potreros hasta las salas de ordeño o el establo.

 

En algunos casos los caminos tiene entre 90 centímetro y un metro de ancho, hechos en concreto, de muy fácil fabricación y no implican mucho trabajo. La mejor solución es el concreto para mejorar el tránsito de los animales, de acuerdo con lo dicho por el productor.

 

Una vaca de 30 a 35 litros de leche diarias, si está coja tiene una pérdida de producción del 80 % que sumada en tres meses que dura el animal cojo mientras se recupera sale más costoso que la construcción del camino.

 

Además, la adecuación de estos caminos viene a hacer parte del protocolo de los cinco principios básicos de las buenas prácticas de bienestar animal en donde se pretende que estos estén libres de dolor, heridas o enfermedades. (Lea: Aproveche el verano para mantener los caminos internos de la finca)

 

Por su parte, Antonio del Dago, de la Hacienda La Verónica, en Chinchiná (Caldas), indicó que para un negocio ganadero que se enfoque en carne o leche y tenga su ganado en pastoreo, en algún momento debe llevar los animales al establo y hacerlo por caminos que garanticen que su desplazamiento sea cómodo y seguro permitirá que haya menos riesgo de problemas podales.

 

Es por eso que en algunas fincas se encuentran caminos que van de una punta a otra para poder movilizar los animales de forma cómoda y eficiente sin que presenten incidentes ni cojeras.

 

Para los animales que deban moverse a diario en una distancia relativamente larga entre el potrero y el establo van a hacerlo con mayor seguridad si es por caminos que sean cómodos y evitando que algún animal pueda sufrir una cojera.

 

Los animales son de costumbres y por eso se adaptan fácilmente a este sistema de caminos los cuales no deben ser estrechos para evitar que el ganado tenga dificultades en su desplazamiento y se puedan lesionar.

 

Cuando un animal es manejado a través de rotación, el tener caminos permite mover el ganado de un potrero a otro sin tener que pisarlos para conservar el forraje de forma idónea, así se logra un uso más racional y adecuado del pasto disponible para su alimentación. (Lea: Aspectos a tener en cuenta en los caminos de las fincas lecheras)

 

Al comienzo los caminos pueden verse como una inversión alta pero con el adecuado manejo de los animales se va a amortizar rápidamente. Para tener los caminos en excelentes condiciones se les debe hacer mantenimiento todos los años.

 

Este sistema se aplica principalmente en lecherías especializadas donde las vacas deben acudir al menos dos veces al día al lugar del ordeño.

 

Igualmente, en una finca que maneje ganado semi estabulado los caminos son imprescindibles para permitir la fácil movilización del ganado una o dos veces al día.

 

Adicionalmente los caminos permiten separar las parcelas de los potreros y así facilitar el tema de la rotación y así tener un mejor aprovechamiento.

 

Los caminos deben ser separados por cercas, bien sea con alambres o cercas vivas para evitar que los animales a la hora de movilizarse se puedan separar del grupo y se podrán manejar más fácilmente.