Manejo integral de pasturas mejoradas compensa hasta 3 veces emisiones de GEI

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Noviembre 2022
compartir
estudio de pasturas mejoradas en Hacienda San José
Un estudio en la Hacienda San José (Vichada, Colombia) comprobó que la ganadería con manejo integral de pasturas puede tener una huella de carbono favorable y aportar a la mitigación del calentamiento global. Foto: Cortesía

Un estudio en la Hacienda San José (Vichada, Colombia) comprobó que la ganadería con manejo integral de pasturas puede tener una huella de carbono favorable y aportar a la mitigación del calentamiento global. Estos fueron los resultados de la investigación.

 

Científicos de la Alianza de Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), la Universidad de Stuttgart de Alemania y el Banco Mundial realizaron mediciones y modelaciones de las operaciones de la Hacienda San José (HSJ) en el departamento de Vichada. 

 

El estudio científico demostró que el manejo integral de una pastura mejorada (pasto Brachiaria o Urochloa humidicola) en sabanas tropicales puede acumular 2.5 toneladas de CO2 equivalente (eq) por hectárea al año. En conjunto con animales de alto mérito genético es posible desarrollar un sistema de producción en el que por cada tonelada de CO2 eqque emite el ganado, se capturan 3 toneladas en el suelo.

 

Bajo el título «Reservas de carbono en el suelo y emisiones de óxido nitroso de los sistemas de pastoreo en la región de la Orinoquía de Colombia: Potencial para el desarrollo de proyectos de eliminación de gases de efecto invernadero en la tierra» (traducido del inglés), registraron estos hallazgos significativos. (Lea: Hacienda San José recibe financiación del Fondo &Green por $30.000 millones)

 

Jacobo Arango, coautor del informe, biólogo ambiental y científico de la Alianza de Bioversity International y el CIAT, aseguró que «Este estudio muestra, por primera vez, cómo con forrajes mejorados y un manejo adecuado se puede lograr una huella de carbono favorable para la producción ganadera, almacenando más gases de efecto invernadero de los que emite el sistema».

 

Se evidenció que la variedad mejorada de pasto puede aumentar los niveles de carbono del suelo en las sabanas tropicales en un 15 % más en comparación con los pastos degradados. El pasto Urochloa humidicola captura carbono de la atmósfera por medio de la fotosíntesis y favorece su almacenaje en capas profundas del suelo a través de sus raíces.

 

Este estudio publicado en la prestigiosa revista científica Frontiers in Climate es de interés global dado que, si bien el secuestro de carbono y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero son fundamentales para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, hasta ahora se ha demostrado que pocas soluciones realmente funcionan y esta es una de ellas.

 

Arango, autor principal del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre mitigación, agregó: «En este punto, reducir las emisiones no es suficiente; tenemos que secuestrar o remover activamente el carbono de la atmósfera. En nuestro estudio, el pasto Urochloa humidicola no solo logró esto sino también mejorar la alimentación del ganado durante todo el año».

 

Además de reducir las emisiones y aumentar el almacenamiento de carbono en el suelo, el pasto también puede crecer en tierras con baja fertilidad, lo que significa que los agricultores pueden hacer que los suelos degradados sean más productivos sin tener que recurrir a deforestar. (Lea: Así se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado)

 

Si las 4,5 millones de hectáreas degradadas en el Vichada dedicadas a la ganadería tuvieran la misma estructura de suelos y manejo de pasturas de la Hacienda San José, podrían almacenar 11 millones de toneladas anuales de CO2. Después de compensar las emisiones propias del sistema de producción, habría alrededor de 6 millones de toneladas anuales de CO2 disponibles para compensar las emisiones de otras actividades como, por ejemplo, transporte.

 

Gabriel Jaramillo, propietario de la hacienda donde se realizó el estudio, manifestó que «este trabajo representa un gran avance de Colombia para el mundo y una forma de aportar con acciones concretas a la mitigación del calentamiento global al tiempo que se aporta a la seguridad alimentaria y al bienestar económico de miles de ganaderos».

 

Y agregó: «Desde la Hacienda San José abordamos la sostenibilidad de manera holística, teniendo en cuenta el bienestar humano como el no uso de antibióticos preventivos, el bienestar animal, la armonía con el medio ambiente como preservar los bosques nativos, preservar los humedales y acabar con las quemas anuales de sabana. Igual de importante es el trabajo con las comunidades mejorando su nivel de vida a través de programas de género y educación».

 

Con este manejo integral, los ganaderos del Vichada podrían incrementar el rebaño en 17 veces su capacidad de producción, aproximadamente 4 millones de cabezas, produciendo carne carbono-neutra y vendiendo créditos de carbono hasta por 180 millones de dólares anuales (asumiendo que el precio de la tonelada de CO2 es de 30 dólares).

 

Los hallazgos de este estudio que presenta a la ganadería como parte de la solución frente al cambio climático, manifiestan que este tipo de pasturas también reducen las emisiones de óxido nitroso (N2O, un gas de efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono) en 10 veces comparado con la sabana degradada. (Crónica: Hacienda San José le apuesta en grande para producir carne en Colombia)

 

Cabe mencionar la reducción de las emisiones de óxido nitroso en particular han sido destacadas como una prioridad para obtener las metas y evitar un incremento de 1.5 grados en la temperatura. Este será un tema importante en las conversaciones climáticas de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (conocida como COP 27) en Egipto que se realizan este mes.