Hacienda San José le apuesta en grande para producir carne en Colombia

Por: 
Pedro Fonseca
24 de Septiembre 2018
compartir
Hacienda San José, Agropecuaria Bambusa SAS, Gabriel Jaramillo Sanint, Hacienda San José Vichada, proyecto ganadería Vichada, proyecto ganadería ciclo corto, proyecto para aumentar producción de carne bovina, producción de carne bovina, ganadería en Vichada, CONtexto ganadero, ganadero Colombia, noticias ganaderas Colombia
Hace 4 años comenzó la hacienda San José gracias al liderazgo de Gabriel Jaramillo Sanint. Foto: Hacienda San José
Hace 4 años, el exbanquero Gabriel Jaramillo Sanint se embarcó en uno de los proyectos ganaderos más ambiciosos del país en los últimos años: establecer un sistema de producción de carne en el departamento del Vichada, que ha generado un impacto a gran escala en la región.
 
Jaramillo Sanint se ha destacado por su exitosa carrera de más de 35 años, ocupando cargos directivos en entidades del sector financiero en Colombia y a nivel internacional.
 
Tras graduarse como administrador y obtener un MBA de la Universidad de California en los años 80, llegó a Colombia a ser presidente del Citibank y luego en el Banco Comercial Antioqueño, que se transformaría en Banco Santander.
 
Ha incursionado en otros campos, como la salud, específicamente en el tema de la malaria. En 2011 hizo parte del grupo que diseñó la estrategia mundial para eliminar las muertes por esta enfermedad, y en 2012 fue nominado para dirigir el Fondo Global para la lucha contra el Sida, la tuberculosis y la malaria, que recuperó de los serios problemas financieros que padecía.
 
Cuando viajó a Brasil, conoció los avances de su ganadería en producción y exportación de carne, y a los 60 años, resolvió dedicarse al sector agropecuario a pesar de que, como él mismo confiesa, no conocía nada sobre producción de bovinos antes de emprender este proyecto.
 
“Me di cuenta que existía conocimiento y que se podía hacer, y que bueno que lo está haciendo alguien sin ninguna pasión, porque yo nunca fui ganadero”, aseguró para CONtexto ganadero. (Lea: Modelo de ciclo corto es más productivo y menos costoso)
 
En 2014, Jaramillo compró una finca en la vereda Nueva Antioquia del municipio La Primavera, a 350 km de Puerto Carreño, capital del departamento, y a más de 560 km de Bogotá, con un recorrido que puede ir desde 12 a 16 horas, si las condiciones lo permiten. Creó la empresa Agropecuaria Bambusa SAS y nombró al predio Hacienda San José.
 
No obstante, para llegar a su finca, debe tomar un avión hasta Puerto Carreño y luego una lancha rápida que demora 4 horas, o 12 por carretera desde Puerto Gaitán. Según él, estas distancias no son comparables a las de otros países como Brasil o Australia.
 
Elegí el Vichada porque la encontré la región más pobre y abandonada del país. Si podíamos hacer el proyecto allí, si podíamos demostrar que funcionaba (y lo hizo), entonces puede ser replicado por cualquier colombiano en cualquier parte del país”, explicó.
 
En esta apartada región instaló un proyecto de ganadería de ciclo corto con cebú Nelore para adaptarla al trópico colombiano. Tras instalar toda la infraestructura y desarrollar la genética, al cabo de 4 años, ya cuentan con producción de embriones y próximamente venderán toros. También ofrecen semen importado de Brasil.
 
El objetivo es mejorar la producción de carne y equipararla con la ganadería del vecino sudamericano o de otros grandes exportadores, para sacar animales precoces y reducir el tiempo del primer parto.
 
Se trata precisamente de reducir la edad de preñez de 32 a menos de 23, lo que cambia la economía del negocio totalmente y no es nada diferente a lo que hicieron con el pollo y el cerdo”, aclaró Jaramillo.
 
 
Los logros
 
David Jaramillo, gerente de Agropecuaria Bambusa SAS, contó que el proyecto va viento en popa, pues con el paso del tiempo han cumplido los objetivos trazados, por lo que hoy en día cuentan con 5.100 hectáreas sembradas y con 7.500 cabezas de ganado.
 
“Hoy tenemos la genética de Nelore ciclo corto, que catapulta las posibilidades de productividad en el sector cárnico no solo para la Orinoquía sino para todo Colombia. Este Nelore de ciclo corto nos permite preñeces tempranas, a los 12, 14, 16 y 18 meses, que nos ha llevado a un crecimiento del hato mucho más eficiente que el promedio en Colombia, donde las preñeces varían de 24 a 32 e incluso 36 meses”, indicó.
 
Los animales están totalmente genotipados y fenotipados, en un registro realizado por la firma Cia de Melhoramiento, una compañía de productores brasileños, paraguayos y colombianos, que tiene “la fórmula de predicción sobre el genoma del Nelore más precisa en el mundo tropical”.
 
Si bien las preñeces se destinan para el crecimiento del hato, en Pereira hay una central con 88 donadoras que hacen parte del 20% superior de un rebaño de 85 mil vientres activos de la asociación de la Cia de Melhoramiento.
 
Jaramillo Mejía no oculta las dificultades logísticas a las que se han enfrentado en la región, como la falta de infraestructura y el estado de la malla vial, la red eléctrica, entre otras. Aunque nadie creía que fuera posible, hoy están sacando del Vichada machos de 510 kg y hembras de 460 kg en promedio, que destinan a grandes superficies como Éxito y Alkosto.
 
“En poco tiempo, con perseverancia, buena planeación y una gestión impecable, hemos logrado un desafío que hasta hace poco era impensable que se pudiera hacer”, manifestó. (Lea: Cruces con cebú que predominan en ganaderías de leche del trópico bajo)
 
Para hacer frente a los problemas, implementaron energía solar al 100% en el predio y utilizan el río para movilizar los ganados por planchón. Además, cuentan con certificación en BPG, con una producción pensada para el bienestar animal y amigable con el medio ambiente.
 
 
Democratización de la genética
 
De acuerdo con el gerente de Agropecuaria Bambusa, no solo pretenden distribuir esta genética a nivel nacional, sino “todo un paquete tecnológico rentable y replicable para grandes, medianos y pequeños productores en Colombia”.
 
Somos una plataforma abierta para quienes quieran visitar el proyecto, donde compartimos nuestros aciertos y nuestros errores. (…) Hacemos un trabajo en conjunto con Agrosavia para el perfeccionamiento de la tecnología de transferencia de embriones Direct Transfer buscando la democratización de nuestra genética, para tener una ganadería más eficiente en Colombia”, reveló.  
 
Sin duda alguna, el proyecto de la hacienda San José no solo se reserva a incrementar la producción y el consumo de carne al interior del país, sino también con miras a conquistar mercados en el exterior y poder competir con países como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.
 
 
Trabajo social
 
El gerente de la empresa comentó que otro de los componentes del proyecto es la contribución a la comunidad de la vereda, donde fundaron la Asociación prodesarollo de Nueva Antioquia, Aprodena, junto con otras 4 empresas.
 
También han respaldado la aplicación del modelo Escuela Nueva Activa en instituciones educativas de la zona, también en 2 comunidades indígenas donde enseñan con la lengua nativa. (Reportaje: Rancho Acajure, una finca dedicada a la producción de Nelore)
 
En este proceso llevamos 3 años con gran éxito, y este año tendremos los primeros graduados. Abrimos un nuevo camino y unas nuevas posibilidades para la gente de la región”, puntualizó Jaramillo Mejía.
 
Para el propietario de la hacienda San José, uno de los aspectos más importantes para sacar adelante la ganadería tiene que ver con la educación de niños y jóvenes, por lo cual su proyecto también cuenta con un componente educativo.
 
El principal desafío de la producción de carne dentro de 20 años será conseguir el recurso humano, no tenga la menor duda. Si el liderazgo de estas asociaciones no cree en la educación, o cree que la educación es una responsabilidad únicamente del Estado, estamos perdidos”, afirmó.