Contratos de proveeduría, debate positivo

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Abril 2017
compartir
Contratos de proveeduría, Contratos de proveeduría leche Colombia, leche, venta de leche, leche colombia, contexto ganadero, ganadería colombia
El contrato de proveduría es un indicativo de avanzar en una mejor comercialización. Foto: edicionrural.com / uniderecho.com / lapatria.com.
Vuelve a ponerse sobre el tapete esta propuesta de Fedegán para llegar a un mejor entendimiento entre productores y procesadores de leche bajo un buen ambiente para su debate en el CNL.
 
A través de este mecanismo los productores tendrán la seguridad que su producto será adquirido por los procesadores a unos precios determinados y estos tendrán, a su vez, estabilidad en el suministro de la materia prima.
 
Tradicionalmente la determinación del precio del litro de leche que deben pagar los procesadores a los ganaderos ha sido la piedra de la discordia entre estos dos segmentos de la cadena.
 
Para los ganaderos no es suficiente el precio en razón fundamentalmente a los altos costos de producción. Pero también padecen los efectos de las distorsiones del mercado que se reflejan en la reducción de sus ingresos por culpa de prácticas que imponen algunos procesadores que terminan erosionando la rentabilidad del negocio, limitando así sus posibilidades de mejora. (Lea: Industria no reconoce bonificaciones a ganaderos del Valle)
 
Entre estas prácticas se encuentra el no pago de bonificación por calidad de la leche; dejar de recogerla un día o más a la semana; y el alto costo del transporte el cual corre por cuenta del ganadero. 
 
La medición de la calidad de la leche ha sido otro elemento en el que no se ha avanzado. Se ha señalado como solución el establecimiento de una red de laboratorios de referencia que fueran independientes para determinar la calidad y los sólidos de la leche, que son los factores que sirven de base para el cálculo de las bonificaciones, y evitar distorsiones en razón a que la industria es juez y parte en el pago de la leche. 
 
Pese a que se ha avanzado en este aspecto, hoy no se tienen los suficientes laboratorios de referencia que sean enteramente independientes, de tal manera que le dé a las transacciones transparencia. 
 
Los procesadores argumentan, por su parte, que la baja eficiencia del eslabón primario en la producción de leche impide a los ganaderos elevar sus ingresos y reducir el precio del litro de leche, de tal manera que la industria procesadora sea más competitiva.
 
Si bien el contrato de proveeduría introduce un elemento de estabilidad para ambas partes, no soluciona los anteriores aspectos, pero si es un indicativo de avanzar en una mejor comercialización. Lo importante es que hoy existe un ambiente positivo para debatir el tema, además que el contrato de proveeduría será voluntario. (Lea: Estatus de los laboratorios acreditados para medir la calidad de la leche)
 
Los retos para los 2 segmentos de la cadena son grandes más ahora que vendrán mayores importaciones habilitadas por la gradual y mayor apertura del mercado por los TLC, lo cual aumenta la presión para la industria transformadora nacional que verá una fuerte competencia en productos de alto valor como los quesos, que es un segmento en donde han encontrado un mejor mercado.
 
También introduce elementos de transparencia al mercado, evitando los abusos que se presentan por parte de compradores, pero ello implica avanzar en reducir la informalidad de la comercialización, que hasta ahora se ha convertido en un “depósito” a donde se recurre para impactar el precio.
 
Eso lleva a plantear el tema de la leche excedente del mercado que no utiliza la industria y que es objeto de discusión en el Consejo Nacional Lácteo, CNL, que es el órgano consultivo del Gobierno en donde se reúnen productores e industriales de la leche.
 
Por lo pronto, hay que acelerar el paso , pues el tiempo es corto y la desgravación total está a la vuelta de un quinquenio.