Mulato II, un forraje mejorado que aumenta producción de carne y leche

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Octubre 2016
compartir
pasto Mulato II, Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, forrajes híbridos, forrajes que contribuyen a mitigar el cambio climático, contenido de proteína cruda, propiedades pasto Mulato II, forraje Mulato II, gramínea Mulato II, propiedades nutricionales Mulato II, formas de suministrar el pasto Mulato II al ganado, ventajas del Mulato II, problemas del Mulato II, parámetros productivos del Mulato II, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
El Mulato II es un pasto mejorado que se ha empleado en Colombia para mejorar ganancias de peso y producción de leche. Foto: perulactea.com
Este forraje es un híbrido de 3 especies, desarrollado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical, CIAT, como parte del programa de mejoramiento genético. Es altamente recomendado en Colombia, debido a su resistencia a los suelos ácidos de baja fertilidad.
 
El Mulato II surgió de un cruce original entre la Brachiaria ruziziensis x B. decumbens, seguido de 2 generaciones de híbridos de la B. brizantha en condiciones de campo. En 2004, el grupo Papalotla sacó al mercado esta variedad.
 
El primer Mulato fue un híbrido de B. ruziziensis y brizantha, de un trabajo realizado en 1988. En 1994 fue incluido en ensayos agronómicos en Colombia y México, y a partir de 2000 comenzó a comercializarse. (Lea: Recomendaciones a la hora de sembrar pasto de corte)
 
No obstante, luego de nuevos estudios realizados con el Mulato II, se comprobó que tenía una mejor producción de forraje durante la temporada seca y contribuyó más a la obtención de leche que el primer Mulato y otras brachiarias.
 
Mauricio Sotelo, investigador en el programa de forrajes tropicales del CIAT, explicó que el pasto mulato II se desarrolló con el fin de que su sistema radicular alcanzara más profundidad para absorber agua.
 
“Esto le permite soportar períodos más largos y mantener una buena producción de biomasa o de oferta de alimento para los animales”, señaló. (Lea: Con pasto gramafante, se puede obtener mayor producción de alimento)
 
Se da sobre todo en trópico bajo hasta los 1.200 msnm con precipitaciones de hasta 4.000 mm al año, en suelos ligeramente alcalinos con pH 7.8 y acidez de 4.5. Soporta períodos de sequía entre 5 y 7 meses y su color verde persiste durante el verano.
 
La calidad de su semilla es admirada por ser genéticamente estable y puede durar por muchos años. En cuanto al rendimiento, produce entre 25 a 30 toneladas de materia seca por hectárea/año.
 
El Mulato II mostró un contenido de proteína cruda que va entre el 9 – 11 % dependiendo de la zona y el manejo que se haga. Aunque un estudio reveló que en suelos fértiles como los de Florida, Estados Unidos, estos niveles varían entre 12–17 %.
 
La digestibilidad es superior al 70 % y tiene una alta palatabilidad, lo que lo hace apetecible para los animales. (Lea: Angleton, una gramínea ideal para el trópico bajo)
 
Diversos registros señalan que ayuda a producir 2 o 3 litros más de leche por vaca al día que otros cultivos comerciales. De otro lado, un estudio de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, demostró que novillos de levante alimentados con este pasto registraron una ganancia diaria de peso de 600 gramos.
 
“El Mulato II tiene un sistema radical profundo y rebrote más vigoroso. Se puede usar de manera natural, permitiendo a los animales ingresar al potrero, o como pasto de corte”, sostuvo Sotelo.
 
De acuerdo con el experto, estos pastos no son tan costosos, pues un kilogramo de semillas de los híbridos está entre $35 mil a $45 mil, dependiendo de la casa comercial. (Lea: 5 curiosidades del pasto que consume el ganado)
 
El experto del CIAT discutió la falta de iniciativas para impulsar este tipo de forrajes híbridos
 
No obstante, afirmó que muy pocos ganaderos implementan el Mulato II y otro tipo de pasturas híbridas en sus terrenos por la escasez de iniciativas para dar a conocer estos productos.
 
Hacen falta proyectos o gestión para que más productores conozcan los beneficios que tienen los forrajeros mejorados. Esta labor se debe trabajar desde las universidades, las corporaciones y las asociaciones, para que el ganadero tenga conocimiento de qué se está desarrollando y qué puede ayudarlo a enfrentar o mitigar el cambio climático”, finalizó el experto.