Con pasto gramafante, se puede obtener mayor producción de alimento

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Abril 2016
compartir
Pasto gramafante, Universidad del Quindío, la Facultad de Ciencias Agroindustriales de la Universidad del Quindío, pasto Elefante, grama, Maralfalfa, Sistema Químico Biológico, SBQ, Guinea, King grass, Imperial, propiedades nutricionales pasto Gramafante, formas de suministrar el pasto gramafante al ganado, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Esta variedad de pastura tuvo el mejor desempeño en cuanto a niveles de producción. Foto: www.abc.com.py
Docentes de la Universidad del Quindío realizaron un trabajo donde compararon el desempeño de 5 gramíneas, y concluyeron que este forraje tuvo el mejor desempeño en cuanto a niveles de producción.
 
Jaime Hurtado Villegas, zootecnista y docente de la Facultad de Ciencias Agroindustriales de la Universidad del Quindío, señaló que el gramafante se desempeña al igual que otros pastos como el maralfalfa o elefante.
 
“Lo importante en este tipo de gramíneas es el manejo que se les dé y el momento de cosecha. En mi experiencia he reconocido que el momento clave para ofrecerla al ganado es en el momento justo de prefloración”, afirmó. (Lea: Pasto Maralfalfa cae bien a la ganadería de ceba)
 
El origen de este tipo de pasto es colombiano. El 4 de octubre de 1965, el padre José Bernal Restrepo, sacerdote jesuita y biólogo genetista, cruzó el pasto Elefante (Napier, Pennicetum purpureum) y la grama (Paspalum macrophylum) utilizando un sistema ideado por él mismo, llamado Sistema Químico Biológico, SBQ.
 
Hurtado, acompañado de su colega Rigoberto Villa, realizaron un trabajo en la granja experimental Bengala de la Universidad del Quindío, en la región de Filandia, comparando el gramafante con otras 4 gramíneas: Guinea, King grass, Maralfalfa e Imperial.
 
El estudio que realizaron los docentes se hizo en una altura de 2.050 msnm con precipitaciones de 2.800 mm, lo que dio como resultado producciones de 12 a 16 kg/m2. (Blog: Pangola, una de las gramíneas más agradecidas en tierras secas)
 
Sin embargo, en zonas más bajas del departamento, entre los 1.200 a 1.400 msnm con menores precipitaciones, su desempeño es superior, alcanzando aforos de 28 kg/m2 en cortes cada 80 días.
 
El experto supone que en otras regiones del país con condiciones similares el pasto se comportará de igual forma. De igual manera, recomendó sembrarlo en áreas de ladera con pendientes superiores a 30º. Así se mitiga ostensiblemente el impacto sobre el suelo que tiene la pisada de la vaca.
 
Con este estudio, lograron concluir que el gramafante se adapta y se sostiene bien en el tiempo. “En las condiciones del estudio, podemos encontrar estos forrajes con niveles de proteína cruda (PC) en niveles de 8 a 12, incluso 14 %”, añadió el docente de la Universidad del Quindío.
 
Según el experto, los beneficios que brinda este forraje se observan en épocas de alta variabilidad climática, donde por excesos o déficit de lluvias las praderas se ven afectadas disminuyendo su oferta forrajera. (Blog: 16 gramíneas para ganado que habita en clima cálido)
 
“Con esta gramínea, se producen volúmenes importantes de biomasa que garantizan las cantidades de consumo animal/día en los hatos. Así soportamos la saciedad de consumo y, en caso de que falte, podemos trabajar con suplementos para complementar los requerimientos nutricionales diarios de los animales”, sostuvo Hurtado.
 
El pasto puede ser consumido por los bovinos de forma fresca, si es para ganado de leche, o seco si se suministra a ganado de ceba y equinos. También puede ser ensilado. (Lea: Avanza proyecto de reconversión ganadera en Quindío)
 
Debido a los resultados del estudio de Hurtado y Villa, se escogió al pasto gramafante como uno de los forrajes que se emplearán en el proyecto de reconversión gandero del Distrito de conservación de suelos Barbas-Bremen, que beneficiará a más de 100 productores de Filandia y Carcarsia, en Quindío.