Recomendaciones a la hora de sembrar pasto de corte

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Agosto 2016
compartir
Sembrar pasto de corte, recomendaciones sembrar pasto de corte, cómo sembrar pasto de corte, tipos de pasto de corte, pasto gramafante, pasto maralfalfa, pasto cuba, propiedades de los pastos de corte, morfología plantas pasto de corte, siembra pasto de corte en Colombia, formas de siembra pasto de corte, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Para implementar variedades como el maralfalfa o cuba, hay que cumplir con ciertos requisitos. Foto: pastomaralfalfa.wordpress.com
A la hora de cultivar estos forrajes, el procedimiento para la siembra varía de acuerdo a la topografía del terreno y a las condiciones meteorológicas de cada predio.
 
Jorge Mario Noreña, ingeniero agrónomo y docente de pastos y forrajes de la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, explicó que la plantación de pasto de corte en terreno plano es diferente a un terreno inclinado.
 
No es lo mismo cultivar un pasto en un suelo de ladera que uno plano, donde uno puede mecanizar la tierra y hacer una siembra mucho más homogénea, como hacen los cañicultores en el Valle del Cauca”, señaló. (Lea: Cuba, el pasto ideal para ganado de leche y doble propósito)
 
En la región Andina, los ganaderos interesados en el pasto de corte tienen la dificultad de que los terrenos son más escarpados. Por eso se deben implementar estrategias para adaptar la siembra a esta topografía.
 
En este caso, el profesor recomendó hacer una preparación con surcos cada 70 a 80 cm, teniendo en cuenta que entre mayor sea la pendiente, más abierta debe ser la estructura. Sin embargo, Noreña estimó que la distancia no debe ser inferior a 50 cm ni superior a 1 m.
 
Esto es porque aunque los pastos como el maralfalfa o el cuba 22 tienen más biomasa, no pueden desarrollarse por completo si tienen competencia al lado”, aclaró. (Blog: La ganadería y el cultivo de pasto de corte)
 
Al momento de colocar la semilla en la tierra, el experto aconsejó que no se haga una excavación tan profunda. Muchos trabajos de investigación sugieren que las profundidades para pastos de corte deben estar en un rango entre 5 a 10 cm, aunque se debe tener en cuenta las diferencias de cada semilla.
 
“La semilla del kikuyo es más pequeña. O por ejemplo, las semillas del angleton y del climacuna son diferentes porque tienen aristas o vellosidades que son propias de la especie. Se sugiere que al sembrarlas, la profundidad no sea 5 veces superior al tamaño de la semilla”, señaló.
 
Así mismo, los productores pueden establecer los tallos por surcos, haciendo cortes que tengan entre 3 y 4 nudos para garantizar una mejor respuesta al rebrote. Al hablar de nudo, se hace referencia a la característica morfológica de las gramíneas que se dividen en tramos separados por nudos. (Blog: Pastos de corte, ideales para el trópico)
 
De cada uno de ellos puede nacer una hoja, una raíz o un rebrote de la planta. Naturalmente, esto depende de los cuidados que los ganaderos tengan del pasto a la hora de hacer el corte o de cultivar la semilla.
 
También recomendó que las semillas vegetativas estén en plena madurez. El ingeniero agrónomo indicó que esto se hace para que en los lotes destinados a la siembra haya mejor floración, con cual cada uno de los nudos podrá madurar hasta la parte más alta de la planta.
 
“Trabajar con plantas en formación, que no estén hechas, va a dificultar la buena respuesta a la siembra en el lote”, sostuvo. (Lea: Con pasto gramafante, se puede obtener mayor producción de alimento)
 
Noreña afirmó que la mayoría de los pastos de corte tienen una morfología similar porque vienen del género Pennisetum, por lo cual estas recomendaciones pueden aplicarse a cualquiera de las plantas escogidas por el productor.