¿Quiere tener éxito en alimentación de bovinos? Aprenda de establecimiento de pasturas

Por: 
CONtexto ganadero
06 de Diciembre 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, ganadería ambiente, establecimiento de praderas, Manejo de praderas, Siembra, establecimiento de pasturas, cuidados en las pasturas, pastoreo, pastoreo rotacional
En el manejo de praderas es fundamental pensar en el pastoreo rotacional en el cual hay periodos de ocupación y de descansos. Foto: Captura de pantalla del video youtube.com/watch?v=vd-CHJod2Ek&t=190s del canal de youtube Fedegán

Los procesos de preparación de terrenos y de siembra, son apenas parte del éxito del manejo de las praderas en las explotaciones, que buscan responder a las necesidades nutricionales de los ganados bovinos.

 

En el Manual Práctico Ganadero, Ricardo Arenas asegura que “es importante saber manejar la producción de estas pasturas, bien sea que se las entreguemos a nuestros animales en forma de pastoreo, bien sea que las cortemos para entregárselas en comederos o bien sea que las cortemos para conservación”. (Lea: Nutrición y buen uso de pastos mejora los indicadores en las fincas)

 

Hay que tener presente que con la siembra del material no se termina el proceso de establecimiento de una pastura pues el manejo es la fase posterior a la siembra, siendo este muy importante para optimizar la calidad y duración de la pastura.

 

Un primer pastoreo muy temprano puede afectar drásticamente la pastura por daño de las plantas jóvenes debido al pisoteo de los animales, así como al arrancamiento de las mismas desde la raíz. Cuando el pasto no está lo suficientemente enraizado, el animal no consume solamente los tallos, sino que se encarga de arrancar toda la planta, lo que trae consigo graves fallas en el establecimiento de estas.

 

Para el caso del pastoreo tardío, este baja la calidad del alimento suministrado, aumentando también el pisoteo con lo cual se reduce la rentabilidad de la inversión realizada por el productor al momento de la siembra. Por regla general, la primera cosecha o pastoreo se realiza entre los 90 y 120 días de la siembra. Se recomienda hacer este primer pastoreo con animales jóvenes que no sean muy pesados. Este debe hacerse de manera rápida, pero intensa.

 

Lo anterior, para que favorezca el macollamiento y se evite el sobre pastoreo. Esto trae como consecuencia que se reduzca el daño a la pradera que se encuentra recién establecida. Hay que resaltar que durante toda la vida de la pastura es necesario garantizar las condiciones de humedad, acudiendo de ser posible al riego cuando las precipitaciones disminuyan.

 

Además es necesario garantizar la fertilidad, para lo cual es conveniente realizar un programa de fertilización con la cantidad y el orden de aplicación en los diferentes potreros. (Lea: Conozca cómo se siembra y fertilizan 5 especies de pasto de corte en Colombia)

 

Pastoreo rotacional

 

Esta es una excelente alternativa de manejo de las pasturas, toda vez que el orden de los procesos de pastoreo, riego o fertilización, no solo permite una mejor conservación de sus pasturas, sino una sensible reducción de costos.

 

El pastoreo rotacional consiste en dividir la pastura en potreros numerados y rotar el ganado ordenadamente, lo cual permite racionalizar los tiempos de ocupación y los periodos de descanso, organizando la división de potreros de manera que cuando los animales lleguen al ultimo, el primero ya esté totalmente recuperado y listo para iniciar una nueva rotación.

 

El tamaño de los potreros depende de la extensión total y del número de animales, pero se recomienda que sean relativamente pequeños con una permanencia de uno o dos días máximo para lograr un mejor aprovechamiento de los pastos.

 

El tiempo de descanso o desocupación del potrero depende también de la especie de pasto y la época del año. Si la pastura no es un híbrido, el tiempo debe de descanso debe terminar justo antes que el pasto florezca para ser consumido aun sin florecer.

 

Los periodos de pastoreo y de descanso, y el número y tamaño de los potreros tiene relación directa con la capacidad de carga animal de la finca. Además, el buen manejo de una pradera a partir de una adecuada división de potreros y de una rotación permite:

 

- Mejor enraizamiento de las pasturas.

- Mayor producción de forraje.

- Mejor calidad nutricional.

- Mejor recuperación del cultivo.

- Mayor control de parásitos y enfermedades.

- Mejor conservación de la fertilidad del suelo.

- Mejor control de malezas.