Recomendaciones para adicionar grasas en la dieta de los bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Junio 2017
compartir
Grasas en dietas de rumiantes, adición grasas dieta rumiantes, uso grasas alimentación bovinos Colombia, adición grasas dieta bovinos detalles, recomendaciones adición grasas dietas bovinos, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
La adición de grasas se hace generalmente en vacas de alta producción. Foto: actualidadganadera.com
En las vacas de alta producción, se requieren suplementos de la dieta que contribuyan a sostener los niveles productivos así como el estado físico de los animales. El uso de grasas digestibles puede lograr este efecto, si se siguen algunas recomendaciones.
 
Luis Antonio Cuadros Moreno, zootecnista y especialista en nutrición bovina, explicó que se trata de nutrientes que un contenido de energía 2.5 veces superior al de almidones, azúcares y glicerina.
 
Es una opción muy buena, porque en pequeñas cantidades, complementa los requerimientos de energía en las vacas”, precisó. (Lea: ¿Cómo la deficiencia de nutrientes afecta la reproductividad bovina?)
 
Además de garantizar la producción, estas grasas se utilizan para mejorar la respuesta reproductiva de la vaca. Según Cuadros, después de un parto el animal tiene un balance energético negativo y no consumen la energía suficiente para atender la demanda de la producción de leche.
 
Antes que nada, el experto aclaró que las grasas activas sin ningún tratamiento no se deben usar, pues son tóxicas para las bacterias del rumen y sus partículas envuelven a las de la fibra de otros alimentos, afectando la calidad composicional de la leche.
 
Hay varios tipos de grasas como son las inertes, las grasas activas en rumen, las grasas protegidas, sebos hidrogenizados, los ácidos grasos, grasas encapsuladas, los jabones cálcicos o jabones de magnesio. (Blog: Las vitaminas B y sus ventajas en el desempeño del ganado de engorda)
 
“Al escoger este producto, uno debe hacerse 2 preguntas. La primera: ¿cuánta grasa tiene? Porque en el mercado se consiguen grasas protegidas que tienen 65 %, hasta ácidos grasos encapsulados que están por encima del 98 %. Y la segunda, ¿cuál es el perfil de ácidos grasos? Lo mejor son oleicos y linoleicos”, indicó.
 
De otro lado, el zootecnista Jorge Ramos aseguró que las lecherías especializadas con producciones superiores a 30 litros diarios por vaca utilizan este suplemento para compensar la energía que pierde la vaca durante la lactancia.
 
La secreción de grasa es demasiado alta para el metabolismo del animal y por eso se deben adicionar productos de alta energía”, puntualizó. (Lea: Criterios importantes a la hora de elegir subproductos para el ganado)
 
Generalmente, en Colombia se consiguen ácidos grasos de aceite de palma, que es muy rico en ácido palmítico. De acuerdo con Ramos, el costo del producto es un obstáculo a la hora de adquirir estos suplementos.
 
“Desafortunadamente el precio ha sido una de las limitantes para el uso de las grasas. Aunque el costo de fabricación no es tan alto, la producción está en manos de personas que le dan un valor agregado y eso la hace menos asequible a los ganaderos”, manifestó.
 
Aun así, Ramos añadió que se pueden elaborar de forma casera, usando ácidos grasos, carbonato de calcio y agua. (Lea: El aceite de palma como fuente energética para rumiantes)
 
Por su parte, Cuadros recalcó que las grasas solo se deben emplear hasta en un 5 % del total de la dieta de los rumiantes. Aun cuando algunos autores recomiendan niveles entre 6 y 8 %, el zootecnista sugirió el 5 % para evitar los problemas de toxicidad que mencionó más arriba.
 
En todo caso, cualquier duda o información debe ser manejada con un médico veterinario de confianza, quien le indicará qué tipo de grasa comprar y cuánto porcentaje debe suministrar.