Grasas vegetales suben producción de leche en vacas paridas

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Septiembre 2013
compartir
grasas vegetales aumentan producción de leche en vacas paridas
Colombia es el cuarto país de Latinoamérica que más produce leche. Foto: CONtexto Ganadero.
La grasa vegetal incrementa la producción de leche en vacas que han atravesado por el periodo de transición, que inicia 3 semanas antes del parto y se extiende 8 después de tener la cría.
 
La Universidad Nacional en Palmira, Valle del Cauca, reveló que las vacas aumentan la producción de leche cuando reciben alimentos ricos en grasas vegetales en el pre y posparto, tiempo durante el cual los animales pierden energía.
 
Katherine García Alegrías, estudiante de Zootecnia de la UN en Palmira, y el docente Rómulo Campos, estuvieron a cargo de la investigación sobre los efectos que generan las grasas vegetales o sobrepasantes en la producción de leche, condición corporal, respuesta inmunológica y reactivación de ovarios. (Lea: El destete en ganado de leche y carne, dos prácticas opuestas)
 
Para tal fin, se utilizaron 17 ejemplares de genética multirracial con cruzamientos orientados hacia la producción de leche como cruces 1/2, 3/8, 5/8, Bos indicus x Bos taurus y creciente evolución hacia Bos indicus.
 
La investigación arrojó como resultado que hubo mayor producción de leche en el tercer grupo, el cual tuvo un nivel de suplementación de 300 gramos al día de grasa sobrepasante, lo que también se ha demostrado en otros estudios con vacas mestizas en el trópico.
 
Además, se encontró más rendimiento en vacas de alta producción de leche que recibieron niveles de grasa vegetal de 400 gramos.
 
De esta forma, se constató que proporcionar a las vacas una alimentación enriquecida con grasas vegetales contribuye con el aumento de la producción de leche en el periodo de embarazo y posparto, los cuales provocan la disminución de peso y la facilidad de adquirir enfermedades.
 
El profesor de la Universidad Nacional en Palmira señaló: “la suplementación con grasa sobrepasante incrementó la producción de leche en el posparto temprano sin que los animales se hubieran visto obligados a movilizar drásticamente sus reservas corporales, mejorando a su vez, la eficiencia reproductiva del hato con una reactivación ovárica temprana y mayor tasa de preñez”.
 
También se comprobó la disminución de la aparición de enfermedades infecciosas por el aumento de los neutrófilos que ayudan a mejorar la respuesta inmune. (Lea: Estos son los tipos de leche que consumen los colombianos)
 
Mariano Restrepo, presidente de la Cámara Gremial de la Leche, señaló que durante el periodo de transición se proporcionan grasas vegetales para disminuir el balance negativo de la vaca hasta un nivel de estabilidad que le permita producir suficiente leche.
 
La vaca viene de una gestación en la que el ternero crece 70% y eso hace que se desplace su rumen que se resiente cuando come. En ese momento empieza el balance genético negativo. Por eso hay que dar buena alimentación semanas antes y después del parto”, explicó Restrepo.
 
Para alcanzar el pico de la estabilidad metabólica y de producción, las vacas reciben productos energéticos o sobrepasantes con los que se busca que el animal vuelva a entrar en periodo de fertilidad.
 
Las glicerinas y los acidosis son alimentos que se utilizan en la ganadería especializada para contrarrestar los efectos negativos del periodo de gestación de las vacas.
 
“Creo que es de gran ayuda que las vacas, como dice el estudio, se alimenten con grasas vegetales que tienen energía de origen natural y no son dependientes de los almidones”, recalcó el presidente de la Cámara Gremial de la Leche. (Lea: Cámara Gremial de la Leche, alarmada por las consecuencias de los TLC)
 
Es así como suministrar alimento especializado a las vacas incide en la cantidad de leche que se produce para abastecer el mercado nacional y del exterior.  
 
Colombia pasó de producir 2.000 millones de litros de leche en 1979 a 6.500 millones en 2010. El país ocupa el puesto 15 en producción de leche en el mundo y el cuarto en Latinoamérica, donde Brasil, Argentina y México se enfilan en los primeros lugares.