Recomiendan combinar forrajes para reducir uso de fertilizantes

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Febrero 2015
compartir
Fertilizantes
Los expertos recomiendan usar abonos orgánicos para mejorar la condición del suelo. Foto: FAO.
De acuerdo con la FAO, para 2018 el uso de nitrógeno, potasio y fosfato será de más de 200 millones de toneladas. Expertos aseguraron que los productores tienen otras soluciones para fortalecer el suelo que ayudan a reducir el impacto que genera la contaminación química en la tierra.
 
El informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, ‘Tendencias y perspectivas mundiales de los fertilizantes para 2018’, prevé un crecimiento del 1,8 % anual en el uso de fertilizantes.
 
La Organización señaló en el documento que el uso de químicos como el nitrógeno crecerá cada año 1,4 % hasta 2018, mientras que el fosfato 2,2 puntos porcentuales y el potasio 2,6 %. (Lea: Es el mejor momento para sembrar pastos, según expertos)
 
Al respecto, Carlos Marrugo, ingeniero agrónomo y líder de pastos de Colinagro, aseguró que en la ganadería los químicos que más se usan son la urea (fuente del nitrógeno) y el KCL (proveniente del potasio).
 
Añadió que para el caso del primer fertilizante, solo el 50 % llega a los pastos y al ganado. Mientras que el porcentaje restante queda en el ambiente ocasionando problemas de contaminación ambiental como la eutrofización.
 
Debido a eso se proponen nuevas fuentes de fertilización en la ganadería. Lo más recomendado siempre es usar nutrientes balanceados porque los pastos no solamente se alimentan de nitrógeno. En general ellos necesitan alrededor de 14 minerales esenciales, como los otros 2 que menciona la FAO, pero también se encuentran calcio, magnesio, azufre y todo el balance de nitronutrientes. Por eso se recomiendan fertilizantes más completos que la urea”, explicó Marrugo.
 
Según el experto de Colinagro, los ganaderos también pueden usar fertilizantes orgánicos porque tienen un efecto benéfico en la vida del suelo, por ello se deberían usar las excretas de los animales de una manera más eficiente. (Lea: Mejorar la calidad del suelo: el secreto para ser agricultor y ganadero a la vez)
 
Para que el ganadero mantenga la calidad del suelo y evite perjudicar la calidad nutricional de los animales, el líder de pastos aseguró que se deberían combinar las especies vegetales.
 
Será muy difícil que el ganadero rote un cultivo con otro si no tiene suficiente espacio, por eso sería bueno asociar gramíneas con leguminosas, con cercas vivas arbóreas y arbustivas, que puedan aportarle nutrientes a la pradera y así haya un equilibrio de la relación suelo-planta-animal”, aconsejó. 
 
Ruth Rebeca Bonilla Buitrago, investigadora PhD y directora del Laboratorio de Microbiología de Suelos de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, Corpoica, explicó que los ganaderos y los productores del campo, en general, también tienen otra opción para nutrir el suelo, como los es usar biofertilizantes, los cuales son de origen biológico cuyo principio activo son microorganismos nativos del suelo y que actúan supliendo parcialmente las necesidades nutricionales de las plantas, lo cual disminuye el rubro por fertilización química y la contaminación ambiental.
 
La estrategia potencialmente puede funcionar para todos los ecosistemas y regiones del país, pero los desarrollos científicos han sido más dinámicos en unas zonas comparadas con otras, debido a la facilidad de trabajo en laboratorio y campo en áreas de investigación, como la fijación biológica de nitrógeno y la incursión en la solubilización de fosfatos”, aseguró la experta. (Lea: Usar nitrógeno en los forrajes garantiza proteína para las reses)
 
Por ello, en la actualidad se lleva a cabo un proyecto de investigación en diferentes zonas del país, el cual es apoyado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, Fondo Nacional del Ganado, FNG, APC de Colombia, ABC de Brasil con el grupo de investigación de Agrobiología en Embrapa y Corpoica.
 
“Los resultados obtenidos se han presentado en ponencias internacionales, congresos de microbiología y la red de plantas no leguminosas en Munich", puntualizó Bonilla.