¿Sabe cómo se aplica la genómica en la ganadería?

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Enero 2020
compartir
Genómica ganadería, genoma del ganado, identificación genoma, genes de los bovinos, genes vacas, genómica vacas, genómica ganadería Colombia, Genética Cebú, mejoramiento genético en bovinos, potencial genético de bovinos, plataforma de Asocebú, plan de apareamiento bovino, progreso genético bovino, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia, ganadería, ganadería Colombia
La genómica permitirá identificar genes asociados a productividad, salud o bienestar, beneficiando la producción pecuaria. Foto: ganadosycarnes.com - bmeditores.mx

Desde hace más de una década, científicos trabajan en la secuenciación de los genomas del ganado con el fin de transformar la industria agropecuaria en búsqueda de mejores rendimientos, identificando los genes asociados a salud, bienestar, productividad y calidad.

 

La genómica es un campo interdisciplinario dentro del campo más amplio de la biología molecular, integrando ciencias y técnicas como bioquímica, genética, estadística, con el fin de hacer un estudio integral del funcionamiento, evolución y origen de los genomas. 

 

El genoma es el conjunto de genes contenidos en los cromosomas, esto es, la totalidad del material genético formado por el ADN (ácido desoxirribonucleico), así como su disposición. (Lea: Así avanza la plataforma Genómica de Asocebú, Corpoica y Genes Diffusion)

 

El ADN y el orden de los ácidos nucleicos determinan si una vaca producirá mayor cantidad de leche durante su vida o si un ternero pesará más kilos, o también si es más vulnerable a sufrir de alguna enfermedad. El genoma de una vaca alberga más de 22 mil genes.

 

Estos genes se encargan de la expresión, regulación e interacción de las proteínas, algunas de las cuales juegan un papel vital dentro de la fisiología del animal. De los 22 mil, 14 mil son comunes en todas las especies mamíferas, y el 80 % de los genes son compartidos con los del ser humano.

 

En 2009, un equipo de 300 científicos de 25 países logró secuenciar el genoma de una vaca Hereford, no solo para mejorar la producción de carne y leche sino también reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. (Lea: Raza Simmental tendrá su propia plataforma genómica)

 

Seis años más tarde el proyecto Quantomics de la Unión Europea secuenció los genomas de 18 toros de raza Ayrshire finlandeses y 20 de Pardo Suizo italianos, con el fin de elaborar un catálogo de millones de variantes genéticas de reses y crear un canal para evaluar sus posibles efectos sobre el rendimiento de los animales.

 

Como lo señalan los expertos mexicanos Jessica Herrera y José Herrera, los ganaderos podrían beneficiarse de la genómica a través de 4 aplicaciones:

 

  1. La identificación de progenitores, que incluye la asignación de identidad y verificación de los padres. Esto se basa en la genotipificación que determina cuál genotipo corresponde a cada individuo incluido en el estudio.
  2. La detección de individuos portadores de defectos genéticos, como es el caso de algunas enfermedades. Esta detección se puede hacer antes de que el defecto se manifieste, convirtiéndose en una herramienta importante para la ganadería.
  3. La detección de genes que favorecen la producción de carne. Uno de los resultados más importantes de esta aplicación fue el descubrimiento de la miostatina, la calpaína y la calpastatina, genes involucrados en el crecimiento muscular y marmoleo de la carne.
  4. La selección de individuos sobresalientes, para elegir con ayuda de marcadores moleculares a los animales que tienen superioridad genética en producción de carne o leche. (Lea: Con modificaciones genéticas buscan obtener vacas sin cuernos)

 

Los marcadores moleculares son regiones específicas que sirven de referencia para detectar variaciones que pueden asociarse positiva o negativamente con un rasgo productivo en cualquier especie animal.

 

Sin duda, como apuntaron los autores, la aplicación de la genómica ayudará a disminuir los costos y tiempos para identificar animales que posean las características genéticas que se quieran heredar a la siguiente generación, aportando tanto al propietario como a la industria ganadera.