Con modificaciones genéticas buscan obtener vacas sin cuernos

Por: 
CONtexto Ganadero
10 de Abril 2017
compartir
Genética, alteraciones genéticas, modificaciones genéticas en bovinos, bovinos sin cuernos, Scott Fahrenkrug, Scott Fahrenkrug vacas sin cuernos, CONtexto ganadero, ganadería colombia
Las modificaciones genéticas le apuntan a un animal sin cachos o incluso más productivo. Foto: coctel-de-ciencias.blogs.quo.es.
Un genetista de la Universidad de Minnesota en EE.UU., viene buscando la forma de alterar el ADN de los ejemplares para que estos nazcan sin cachos. El experto incluso cree que puede hallar animales más resistentes apelando a la alteración de los genes.
 
Para los ganaderos y expertos en el tema no existe ninguna duda: el descorne es una práctica que puede resultar muy traumática para las reses por el dolor que causa, a tal punto de llegar a afectar la productividad de un hato. (Lea: Ganaderos colombianos tienen el reto de mejorar genes de sus reses)
 
Pero los avances de la medicina veterinaria y el desarrollo de equipos, acompañados de buenas prácticas, hacen que los ganaderos no tengan excusas llevar a cabo este procedimiento en el momento preciso y sin generar complicaciones.   
 
Sin embargo, Scott Fahrenkrug, genetista molecular en la Universidad de Minnesota en EE.UU., viene trabajando en crear vacas sin cuernos a través de la edición genómica, es decir, producir una alteración rápida y precisa del ADN.
 
Incluso el experto considera que puede crear vacas lecheras premium con rasgos que no suelen encontrarse en este tipo de ejemplares pero sí en otros bovinos, como la falta de cuernos o la resistencia a determinadas enfermedades. (Lea: Genes de bovinos pueden determinar resistencia a la tuberculosis)
 
“Este tipo de cría molecular conseguiría los mismos efectos que la naturaleza, pero mucho más rápido”, explica una revista especializada.
 
La publicación indica que Fahrenkrug para obtener una vaca sin cuernos, estudió la secuencia genética de la raza Angus, que por ser una variedad dedicada a la carne, hace que no tenga cachos. El experto usó un método de edición genómica llamado TALENs en su laboratorio para introducirlo en células de piel de una hembra Holstein con cuernos.
 
Mientras esos estudios avanzan, en Colombia la técnica más recomendada y utilizada para que los bovinos no tengan cuernos es la cauterización física. Este es un proceso que se efectúa por medio de topización con calor, a través de un fierro caliente o también con un descornador eléctrico que minimiza el dolor del animal y es recomendado hacerlo a temprana edad (no más de 6 semanas). (Lea: ¿Toro o reproductor?, duda que define la evolución en genética)
 
La topización por medio de calor consiste en rasurar alrededor del cuerno, para posteriormente lavar la zona y realizar la asepsia. Allí se corta con una navaja desinfectada o con un bisturí el corión del botón de crecimiento del cuerno y  se aplica calor con un cautín o un descornador eléctrico directamente sobre la gema de crecimiento para destruirla, cauterizarla y así evitar su crecimiento.
 
Mientras que la topización química requiere de pastas descornadoras a base de cáusticos como el hidróxido de sodio y de calcio, que se deben aplicar tópicamente sobre el cuerno.
 
“A pesar de que cualquiera de estos mecanismos es altamente efectivo y preserva el bienestar del animal, es recomendable aplicar uno o 2 puntos de anestesia local para garantizar que el estrés del bovino sea nulo”, aseguró Germán Alonso Prada Sanmiguel, médico veterinario y docente de medicina clínica en grandes animales. (Lea: Genómica, la mejor manera de escoger la pareja ideal para sus vacas)
 
La edición genómica también se puede usar para crear animales transgénicos. Pero las vacas que se editarán para que nazcan sin cuernos no tendrían ADN de otro tipo de animal, sino uno de una raza distinta.