Tecnología para prevenir la transmisión de enfermedades de la vaca a la ternera

Por: 
CONtexto ganadero
27 de Mayo 2019
compartir
Ganadero, ganadería, vaca, ternera, leche, vaca de leche, ternera de leche, cuidados, recomendaciones, potrero, cuidado, trabajo, parto, parir, riesgo, pérdida, muerte, muere, riesgo, inversión, calostro, calidad, contenido, enfermedades, infecciones, leucosis, tuberculosis, paratuberculosis, brucelosis, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Es necesario prestar atención a las enfermedades que pueden trasmitir la vaca a las crías para evitar el riesgo de tener pérdidas. Foto: campogalego.com

Existe tecnología para prevenir la transmisión de enfermedades de la vaca a la ternera, así lo hizo saber Jorge Botero, vicepresidente de marketing para América Latina de Dairy Tech Incorporated.

 

Según Botero, “en Colombia la ganadería es muy diferente al medio en el que me desenvuelvo que es Estados Unidos. Lo que sucede en nuestro país es que tendemos a hacer las cosas a la manera que nos parece, no hay manejo con base en ciencia o estudios realizados”.

 

Indicó que esto no pasa en todos los hatos, pues muchos se encargan de que este manejo sea adecuado. (Lea: Cómo lograr mayor producción de crías y de leche)

 

Un ejemplo brindado por Botero es “un parto nocturno, cuando las vacas están en un potrero lejos de la casa de alguien que tiene que ponerle atención, empieza mal porque es difícil hacerle el seguimiento, cosas que no son científicas, sino elementales de la práctica”.

 

De acuerdo al vicepresidente esto se deja de hacer porque las personas subestiman la importancia de facilitar la labor del empleado. Si la vaca va a parir en la noche, deberían ponerla en un potrero cerca a la casa de manera que la persona encargada pueda está pendiente y percibe complicaciones pueda atender oportunamente para salvar el ternero.

 

La pérdida de terneros, “en su mayoría se da porque en la noche no existe cuidado y porque se le delega a una persona un trabajo que a veces es aburrido porque la vaca que va a parir está lejos de la casa donde está, por tanto el riesgo de pérdida de un animal es porque no se le hace fácil la vida al empleado”, enfatizó.

 

Botero dijo que es necesario empezar por lo práctico y no necesariamente eso implicado una inversión costosa.

 

El cuidado de un ternero recién nacido debe tener un fundamento científico. Al no tenerlo empiezan a desarrollarse muchas de las enfermedades que pueden afectar el animal antes del destete, como lo son varias clases de diarrea y la neumonía por diferentes patógenos, aseveró Botero.

 

Además pueden adquirir infecciones mediante el calostro, como la leucosis bovina, de la cual las vacas muchas veces son portadoras y esta se transmite a la ternera, así como también puede portar tuberculosis, brucelosis y paratuberculosis, añadió.

 

Botero reveló que “si la vaca no infectó el ternero dentro del útero como la paratuberculosis que se infecta desde ahí, en el 80 % de los casos si la vaca es positiva, el ternero nace negativo pero es infectado con el calostro que recibe”.

 

Las terneras muchas veces son dejadas por varias horas con la vaca, desconociendo los riesgos de dejarlas.

 

La piel de la vaca puede estar untada con estiércol al echarse al piso, las bacterias de la paratuberculosis puede estar ahí y mientras la ternera busca el pezón para mamar el calostro, se está infectando, explicó Botero.

 

Esto no es ganado de carne, es de leche

 

“La crianza moderna de terneras implica medir resultados de varias formas. Hay que tener un protocolo de manejo del calostro del recién nacido y del cuidado del recién nacido, asegurarse de que el ternero reciba un calostro de buena calidad y para eso hay que medir, hacer un ordeño higiénico –que no es común hacerlo cuando es calostro porque se piensa que por ser este, no es importante–”, anunció Botero. (Lea: ¿Cómo se logra la calidad en un buen calostro?)

 

El ternero recién nacido, viene con un sistema inmune inmaduro, lento, ingenuo porque nunca ha enfrentado una enfermedad y que no está listo para enfrentarse al mundo de los patógenos como es el mundo extrauterino, para ellos es muy importante el calostro, señaló.

 

Botero expuso que se sigue pensando que el animal, por ser animal se puede poner en el mugre y no pasa nada y eso no es cierto. Tampoco se puede seguir resolviendo problemas con antibióticos, cuando es más fácil, económico y beneficioso, prevenir tomando medidas simples como:

 

“Pasteurizar el calostro, medir su calidad, medir el volumen que deben tomar los terneros al nacer, repetir una dosis más tarde, pero no dejar al azar que los terneros busquen consumir el calostro de la vaca desconociendo cuánto va a tomar porque eso tiene que ser medido y que lo reciba a tiempo”.

 

El no revisar todo esto, puede llevar al riesgo de que los terneros se enfermen o mueran más tarde, no solo en edad temprana, sino en edad adulta, destacó Botero.

 

Botero insistió en que es necesario que la vaca sea ordeñada, no que la cría mame directamente porque es necesario ver la calidad del calostro que tiene la vaca para saber si es apto para la ternera, preferiblemente pasterizar el calostro para eliminar los patógenos que puedan infectar, además de brinda el volumen de calostro adecuado que de acuerdo a la ciencia, debe ser por lo menos del 10 % de su peso en la primera toma.

 

Con esto se puede asegurar lo que se llama una buena transferencia pasiva, que significa que recibe y logra niveles de inmunoglobulinas circulantes suficientes para estar protegidas contra la mayoría de las enfermedades que se puedan presentar, agregó. (Lea: ¿Cuál es la mejor forma de suministrar calostro?)

 

Resaltó que las enfermedades que hay en Colombia son las mismas que hay en todas partes del mundo y que es necesario exponer estas cosas con explicaciones técnicas, estudios científicos, que aunque se sabe son en Estados Unidos, siguen siendo en masas y este país tiene muchas investigaciones útiles en gran porcentaje de los casos, remató Botero.