Uruguay avanza en hemovacunas para atacar las garrapatas en el ganado

Por: 
CONtexto ganadero
07 de Octubre 2021
compartir
Hemovacuna, garrapatas, ganado bovino, Uruguay, mortandades, enfermedades, tristeza parasitaria, productores, veterinarios, Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, babesiosis, Anaplasmosis, endémicas, pérdidas económicas, descorne, castraciones, agujas, desinfección, periodo de incubación, Terneros, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El uso de hemovacunas para combatir las garrapatas en el ganado bovino es una práctica que se viene trabajando en Uruguay aunque la implementación avanza a paso lento. Foto: perulactea.com

La hemovacuna viene dando resultados favorables para controlar problemas de garrapatas del ganado bovino en Uruguay aunque su uso todavía no está generalizado.

 

La garrapata del bovino y el avance de esta parasitosis en algunas zonas de dicho país, así como las mortandades provocadas por enfermedades asociadas, conocidas como causantes de la tristeza parasitaria, continúan preocupando a los productores, veterinarios y autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de Uruguay.

 

La tristeza parasitaria en el hato y sus posibles mortandades de animales, son causadas por un anaplasma (bacteria) y dos babesias (infecciones causadas por protozoarios). La babesiosis y la anaplasmosis, son endémicas en Uruguay y producen pérdidas económicas de aproximadamente US$14 millones anuales, según un artículo publicado por El País de Uruguay. Para prevenir estas enfermedades existen vacunas disponibles comercialmente en forma refrigerada o congelada, pero a pesar de la disponibilidad de vacunas, la cobertura de vacunación es muy baja. (Lea: ¿Conoce los tres tipos de transmisión de la anaplasmosis bovina?)

 

Más de la mitad de los diagnósticos de la enfermedad realizados por la Dilave (laboratorio de biología animal) “Miguel C. Rubino” se deben a anaplasma y no sólo pueden estar siendo causada por la garrapata, también puede transmitirlas el hombre a través de agujas mal desinfectadas, trabajos de descorne, castraciones y otras prácticas, donde los útiles no son bien desinfectados.

 

“En cada predio la situación es diferente, por eso, cuando aparece un caso de tristeza parasitaria hay que contar con un diagnóstico. Se logra enviando una muestra de sangre a laboratorio y se tiene con exactitud cuál es la causa”, explicó el veterinario del Instituto Plan Agropecuario Rafael Carriquiry, que desarrolla su actividad en el norte del país.

 

Muchas veces, el animal afectado se salva luego del tratamiento, pero como no se sabe el origen de la enfermedad, puede seguir contagiando a los otros.

 

Carriquiry advirtió que la tristeza parasitaria “es una enfermedad aguda y el período de incubación para anaplasma es muy largo. Eso hace difícil que se asocie con la causa de la enfermedad”.

 

La herramienta más importante para prevenir la tristeza parasitaria y las mortandades de ganado por su culpa, es la hemovacuna, de la cual hay dos en el mercado de ese país. (Lea: Hemoparásitos: conozca su impacto económico, control y tratamiento)

 

“Después de diagnosticada en el predio la tristeza parasitaria, hay que vacunar a los terneros. Un animal que estuvo enfermo y se curó, contagia aunque esté sano. Es por eso que hay que comenzar a incluir dentro de los planes sanitarios esta vacuna”, sostuvo el veterinario del Instituto Plan Agropecuario.

 

Estas vacunas son una herramienta “formidable” y se están utilizando más. “Son eficaces, muy seguras y se aplican una sola vez, pero el animal queda cubierto para toda la vida”, detalló el técnico.

 

Según la visión de Carriquiry, “las muertes de ganado por tristeza parasitaria son inaceptables teniendo al alcance de la mano una herramienta como la hemovacuna”.

 

Para este extensionista del IPA, antes “el productor iba a la veterinaria compraba un garrapaticida, lo aplicaba y solucionaba el problema. Hoy eso no funciona, se precisan planes de control y realizarlo con un veterinario”, aclaró.