Utilice el Carandá para recuperar suelos degradados

Por: 
CONtexto ganadero
15 de Diciembre 2017
compartir
Prosopis kuntzei, Itin, Palo mataco, Lanza-lanza, jacarandá, Carandá, Yacarandá, Barba de Tigre y Yacaranda itin, familia Mimosaceae, bancos de semilla, madera fuerte, postes, árbol para zonas inundables, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
Existen bancos de semillas del árbol Carandá en Argentina y en varios países de Sudamérica. Foto: Flickr.com
Este árbol utilizado en zonas inundables, permite recuperar suelos y contribuye a su mejoramiento por la pérdida de sus propiedades naturales por efecto de la contaminación.
 
El Carandá es una especie que se utiliza para dar sombra al ganado bovino, ayuda a recuperar los suelos degradados, sobrevive en zonas inundables y su madera es utilizada para construir postes en las fincas.
 
Su nombre científico es Prosopis kuntzei y se le conoce con otros nombres como: Itin, Palo mataco, Lanza-lanza, jacarandá, Carandá, Yacarandá, Barba de Tigre y Yacaranda itin. En América Latina se conoce como algarrobo. (Lea: El Género Prosopis)
 
Pertenece a la familia: Mimosaceae (Leguminosae, Mimosoideae) y de acuerdo con la FAO es un árbol de 4 a 10 metros de alto, el tronco es de 40 a 60 centímetros de diámetro, muy ramificado, redondo, espinoso, rígido, recto y cilíndrico.
 
Mejora el suelo degradado, es decir, en el que las propiedades naturales o su productividad han resultado negativamente alteradas por la contaminación u otros procesos físicos.
 
Es un árbol de hojas pequeñas y la flor es blanca o amarilla. Florece entre septiembre y noviembre, fructifica en diciembre -enero y algo de resaltar es que mantiene sus frutos hasta agosto. (Legname 1982).
 
La madera tiene un lustre ligero, recto al grano ondulado y con la textura tosca. Es dura y fuerte. Tiene un olor fragante cuando se corta.  (Lea: Disposición de los árboles de sombra para la ganadería)
 
Es una especie del Gran Chaco de los bosques del norte del Paraguay y Bolivia oriental hasta el centro de Argentina (Córdoba norte, Santa Fe y Corrientes). (Burkart 1976). En Argentina y en varios países de Sudamérica existen bancos de semillas del árbol Carandá.
 
Se usa para construir cercos, corrales para el ganado y postes debido a su resistencia. También se utiliza en la elaboración de arcos para deporte. La albura es ligeramente amarilla, mientras el duramen es castaño con parches de violeta oscuro.  (Lea: Corrales “Vivos” para el manejo del ganado)
 
El duramen se oscurece con la exposición al aire. Esta especie probablemente presenta la madera más densa del Género.
 
Según el Instituto de Silvicultura y Manejo de Bosque (INSIMA), Facultad de Ciencias Forestales, Universidad Nacional de Santiago del Estero, la edad de Prosopis kuntzei es de 35 años y es durable en el contacto con el agua.