Voces del mundo desmienten a Harvard, la leche sí es necesaria

Por: 
CONtexto Ganadero
25 de Enero 2014
compartir
mitos sobre consumo de leche en el mundo
Los especialistas recomiendan tomar entre uno y cuatro vasos de leche al día. Foto: CONtexto Ganadero.
La prestigiosa universidad estadounidense ha reiterado que los productos lácteos deberían salir de la dieta diaria. Nutricionistas y expertos en el mundo explican que la leche es ineludible para el cuerpo humano.
 
La Escuela de Harvard de Salud Pública ratificó que los productos lácteos serían eliminados completamente de su guía de alimentación saludable, llamada Healthy Eating Plate, sustituyéndola preferiblemente por agua.
 
Con esto, Harvard envió un mensaje fuerte al Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), y a expertos en todo el mundo con el lanzamiento de su guía, la misma que reemplazará la pirámide alimenticia. (Lea: Al país le llegó la hora de tomar decisiones para salvar al sector lácteo)
 
Los expertos en nutrición e investigadores de la Universidad, realizaron esta guía basándose en una nutrición sana, libre de cualquier presión política y grupos de la industria que podrían verse afectados. La mayor prueba de esto es la ausencia total de productos lácteos en la primámide alimenticia, debido a que un alto consumo de estos alimentos aumenta significativamente los riesgos de padecer cáncer de próstata y cáncer de ovario”, sentencia el estudio.
 
Varias voces médicas en el mundo, dedicadas a crear diferentes dietas para los distintos organismos en el globo terráqueo, salieron a corregir la sentencia dada por el claustro universitario y aseguraron que el líquido blanco es necesario para el cuerpo humano.
 
María José Galiano Segovia, pediatra del Centro de Salud María Montessori en Madrid, asegura que la leche y en sí todos productos lácteos constituyen un grupo de alimentos completo y equilibrado para el hombre, pues proporciona un elevado contenido en nutrientes en relación con el contenido calórico.  
 
Sus proteínas son de alto valor biológico, además de aportar hidratos de carbono, grasas y vitaminas liposolubles. El consumo de leche y derivados lácteos mejora la calidad global de la dieta, en especial de calcio, potasio, magnesio, cinc, vitaminas A y D, riboflavina y folato”, agrega Galiano Segovia.
 
La especialista recomienda una ingesta diaria de dos raciones en la primera infancia, 2 a 3 para los menores de edad y entre 3 y 4 para los adolescentes y adultos, sabiendo que una ración de leche equivale a 200 ml, una de yogur a 125 ml y una de queso a 40 g. (Lea: Tomar leche durante el embarazo forma hijos más altos)
 
En la misma línea, José Manuel Moreno Villares, médico en jefe de la Unidad de Nutrición Clínica del Hospital Materno Infantil 12 de Octubre de España, asegura que la leche es un alimento rico en minerales, en especial fósforo y calcio, constituyéndose de esta forma en un componente claro para el desarrollo del hueso y el mantenimiento de una buena salud ósea.
 
Los análisis sistemáticos y meta-análisis desarrollados por expertos, han concluido que el consumo de tres raciones diarias de leche y derivados no aumenta el riesgo de cáncer. El Word Cancer Research Fund y el American Institute for Cancer Research concluyeron en 2007 que existía una asociación entre la ingesta de leche y un riesgo disminuido de cáncer colorrectal, una probable asociación entre dietas ricas en calcio y mayor riesgo de cáncer de próstata y una evidencia limitada de asociación entre ingesta de lácteos y menor riesgo de cáncer de vejiga”, aseveró Moreno Villegas contradiciendo lo que cita Harvard en su estudio.
 
Dejar de consumir leche, riesgo para la salud
 
Por su parte, Isobel Skypala, jefa dietista en el Hospital Real de Brompton en Londres, afirma que es necesario beber la leche como parte de una dieta equilibrada sana y que no debe faltar dentro de los alimentos vitales.
 
Hay un cierto excedente en la confusión si la leche es mala. Alguna gente puede decidir no beberla, como por ejemplo los vegetarianos, pero no aconsejaría a alguien eliminarla de su dieta a menos que haya una razón válida, como una alergia diagnosticada”, añade Skypala.
 
Jeanne de Vries, investigadora de la División de la Dieta Humana en la Universidad Wageningen de Países Bajos, asegura que una disminución en el consumo de leche podría ser riesgosa para la salud, pues los beneficios del líquido son muchos para buscarlos en otros productos. (Lea: Tomar leche beneficia la memoria y la hidratación)
 
Los productos lácteos poseen mucho calcio, proteínas y vitaminas. El calcio es el componente esencial de los huesos, y las vitaminas B2, B6 y B12 desempeñan un papel esencial en los procesos metabólicos y del crecimiento”, asevera de Vries.
 
En la misma línea, Rodrigo Delgado Canaría, nutricionista clínico colombiano, certifica que los lácteos son un alimento cuya fuente principal está basada en proteínas, calcio, y vitamina A y D.
 
Un vaso de leche, de 200 centímetros cúbicos, aporta fácilmente el 20% de la cantidad diaria de proteína recomendada para un niño, el 75% del calcio y el 80% de vitamina D. Además, este líquido contiene los aminoácidos básicos que requiere un menor para contar con buena salud”, confirma Delgado Canaría.
 
El subgerente de Cadenas Productivas de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, Ignacio Amador Gómez, asegura que la leche es un proveedor importante de calcio y de las proteínas de valor nutricional.
 
El lácteo ha sido muy importante en el crecimiento y desarrollo de los niños, pues es el producto que ha generado calcio y proteína necesaria para esta época de la vida. La leche en sí es un alimento totalmente completo”, explica el funcionario del gremio bovino.
 
En conclusión, aunque existen muchos alimentos que podrían reemplazar el consumo de leche diaria, la ingesta de estos no brindará la calidad y cantidad nutricional que un vaso del líquido blanco le puede proporcionar al cuerpo humano.