Destete temporal en terneros, pilar para mejorar la preñez

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Marzo 2015
compartir
destete temporal terneros
El destete temporal se extiende por máximo 15 días. Foto: Plan Agropecuario .
El destete temporal en terneros es una herramienta que ayuda a mejorar el periodo reproductivo en las vacas luego de parir. Aprenda sobre esta práctica, si como ganadero desea mejorar la productividad en su predio.
 
Jaime Cardozo, médico veterinario, zootecnista e investigador Phd en el Centro Tibaitatá de la Corporación Colombiana Agropecuaria de Investigación, Corpoica, señaló que el destete temporal es una alternativa usada en las ganaderías para incrementar la preñez y se practica al interrumpir por un periodo de tiempo el amamantamiento de terneros para permitir que la vaca entre en calor con más facilidad.
 
Se usa en ganaderías doble propósito y también se puede en las de carne”, señaló el investigador. (Lea: La recría, estrategia para tener ganado para sacrificio en menor tiempo)
 
Alberto Baez Kohn, especialista en producción animal, reseñó en un documento publicado en www.abc.com.py, que es muy conveniente realizar el destete temporario de 13 a 15 días, durante la época de servicio de vacas con cría al pie.
 
En el amamantamiento, la sangre de la vaca tiene elevadas proporciones de la hormona prolactina, responsable de la producción de leche. Sin embargo, ella inhibe que los ovarios produzcan estrógenos y progesterona que se encargan de la continuación del celo y ovulación. Por ello, se bloquea por menos de un mes la lactancia en las crías.
 
Uno de los pilares de la ganadería de leche es preñar vacas en el menor tiempo posible después del parto y el destete temporal se muestra como la opción en la cual el ternero permanece junto a la madre pero recibe alimento de forma alterna mientras ella logra entrar en calor.
 
“Generalmente, los celos aparecen durante el tiempo del destete temporario, pero otras veces pueden ocurrir tras 8 a 10 días de haber finalizado el mismo”, afirmó en el artículo Baez Kohn. (Lea: Bancos de calostro, alternativa para tener crías bien alimentadas)
 
Práctica de cuidado
 
Esto no quiere decir que el ganadero de forma empírica deba alejar la cría de la madre hasta tanto haya entrado el calor. La técnica es de sumo cuidado ante las exigencias nutricionales, sanitarias, del medio ambiente y pesos de la vaca y el ternero. Es importante que las reses, tras el destete temporal, tengan un promedio de condición corporal de 3,5 a 4, medición usada en las ganaderías bovinas.
 
“Para realizar el destete temporario, la vaca debe poseer una regular a buena condición corporal, ganando peso y tener un posparto de, por lo menos, 55 días. El ternero a destetar temporalmente debe tener 70 kilos o más”, aconsejó Baez Kohn.
 
Las vacas con crías al pie son las más difíciles de preñar, según apreciación del experto en producción animal de Paraguay. Ante eso se les pone a los terneros en la nariz una chapa o tablilla que evitará que sean amantados.
 
La tablilla permanece en el hocico de la cría de 13 a 15 días, tiempo de duración del destete temporario. Sin embargo, Alejandro Saravia, especialista en el tema y Valetín Taranto, ingeniero agrónomo, detallan en un informe audiovisual que puede ser entre 11 y 13 días.
 
Es así como se recomienda al productor vigilar el hato de forma más recurrente a fin de confirmar que la chapeta no se caiga y cuando se decida mover a los terneros, se aconseja hacerlo en lotes pequeños para evitar que durante el desplazamiento se dañe alguna tablilla.
 
El beneficio del destete temporal es alto, según Saravia y Taranto, al aumentar la posibilidad preñez entre un 20 y 25 %. Además aseguraron que las tablillas tienen un valor mínimo y por eso vale la pena invertir en ellas por el costo utilidad en reproducción animal. (Lea: Destete tradicional, precoz e hiper precoz, un asunto de cuidado)
 
El investigador PhD de Corpoica aseguró que en Colombia algunos ganaderos no aplican el destete temporal al creer que asumen gastos adicionales con la inclusión de un empleado más para estar pendiente de las crías.
 
A su parecer, es más conveniente pagar a un trabajador por el cuidado de los terneros destetados que enfrentarse a vacas incapaces de preñarse.
 
De esta manera, la práctica se considera sencilla, de bajo costo y con resultados positivos en cuanto al aumento de la preñez en vacas, nacimiento de terneros más homogéneos y más pesados al destete.