En Colombia hay más de 50 invasiones y sin muchas opciones de recuperación

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Septiembre 2022
compartir
Invasión de predios
Pese a la advertencia del gobierno, los invasores de predios han dicho que no se salen y que les deben titular esas tierras. Foto: m.vanguardia.com

Aunque el gobierno dio un plazo perentorio de 48 horas para que los invasores de tierras desalojaran los predios tomados por la fuerza, en la práctica es poco probable que ello suceda.

 

En estos momentos en Colombia hay más de 50 invasiones en diferentes departamentos como Cauca, Valle, Huila, Cesar y Córdoba, entre otros, y sus ocupantes con distintos argumentos se niegan a desalojar, aunque dicen que aceptan dialogar.

 

La mayoría de las invasiones registradas en los últimos meses en el país han desatado fuertes enfrentamientos entre las comunidades, especialmente en el Cauca donde hay una fuerte disputa entre etnias indígenas por el mismo territorio.

 

Es el caso de los indígenas del Cauca, cuyo consejo indígena asegura que durante más de 51 años han defendido luchas, que tildan como legítimas, por el acceso a la tierra y el gobierno no puede darle un ultimátum para abandonarlo repentinamente. (Lea: Gremios alertan sobre invasiones de tierras por indígenas)

 

“No podemos hablar de que vamos a desocupar esos predios porque el ejercicio de reivindicación de derechos nos ha llevado a retomar espacios de vida y lo que entendemos es que el gobierno debe empezar a hablar sobre cómo vamos a generar en esos espacios unas nuevas economías alrededor del sentir y el pensar de las comunidades indígenas”, afirmó Carmen Gembuel, consejera mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

 

Para llegar a una solución definitiva, los indígenas insistieron en que la reforma agraria debe concretarse pronto. Argumentan que es necesario redistribuir los predios en el país porque es un problema que afecta a todos, no solo a las comunidades indígenas. También resaltan que este es un punto del Acuerdo Final de Paz que no se concretó en el anterior gobierno y ahora Gustavo Petro deberá tramitarlo.

 

Así mismo, otro de los invasores en declaraciones a la agencia AFP manifestó que "como campesinos sin tierra vamos a seguir (en las haciendas). Si toca pelear contra el mismo gobierno que nosotros subimos, nos toca".

 

Según el secretario de gobierno del Cauca, Luis Cornelio Angulo, en declaraciones a Caracol Noticias, son varios municipios como Miranda, Caloto, Corinto, Padilla, Santander de Quilichao, Cajibio, Silvia y Patía, que tienen predios invadidos y donde los usurpadores se niegan a irse.

 

Así mismo, en Neiva 700 familias decidieron ocupar un terreno de 50 hectáreas y ya tienen levantados cambuches hasta con cocina incluida. No están dispuestos a desalojar y reclaman vivienda digna. (Lea: Indígenas ya empezaron a invadir tierras, azucareros las primeras víctimas)

 

Algo similar sucede en Lorica, Córdoba, donde 1.300 personas invadieron los terrenos de un colegio agrícola donde los estudiantes realizaban prácticas y hasta se ha talado parte del bosque que protegían.

 

Son 16 las hectáreas que fueron invadidas. Allí los invasores alegan que los predios que ocuparon son improductivos y exigen que les titulen las tierras.

 

En Valledupar, en el corregimiento de Patillal familias enteras invadieron más de doce hectáreas que eran espacios comunes y que ahora tienen enfrentados a los invasores y quienes vivían en esos terrenos.

 

Decidieron ocupar el terreno por ser tierras comunales para construir allí su vivienda sin permiso de nadie.

 

También hay que recordar el caso que se registró en Curumaní donde un grupo se tomó una finca ganadera, aunque allí la solidaridad de los ganaderos y la intervención de las autoridades fueron claves para que se hiciera el desalojo. (Lea: Pérdidas por invasiones de indígenas en predios del Cauca superan los $100.000 millones)

 

Ante todos estos casos fue que finalmente el gobierno se pronunció diciendo que debían desalojar y dialogar para poder llevar a cabo la reforma rural integral que se acordó con las Farc y darle tierra a los que no tienen o es insuficiente.