15 mil hectáreas de pastos para bovinos se secaron en Santander

Por: 
CONtexto Ganadero
23 de Octubre 2015
compartir
bajo caudal, ríos, ganaderos, afectaciones, Santander
Los caudales de los ríos Frío, de Oro, Lato, Suratá y Tona han disminuido y por ende afectado a ganaderos de Santander. Foto: @lumaca27
El bajo caudal de algunos ríos de Santander ha causado alerta entre los ganaderos, agricultores y comunidad en general. La escasez de agua comprometió por lo menos 15 mil hectáreas de forrajes. 
 
Los ríos Frío, de Oro, Lato, Suratá y Tona son los afectados, según reporte de la Red Hidroclimatológica de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, CDMB. Actualmente, se está avanzando en la implementación de programas de concientización para que se ahorre el recurso vital.  (Lea: Verano pone en 'jaque' a ganaderías de Santander)
 
Al respecto, Gilberto Díaz, ingeniero de la CDMB, aseguró que se cuenta con estaciones de monitoreo que se revisan permanentemente, así como con un grupo de personas encargado del registro de los caudales y corrientes de las principales fuentes hídricas de la jurisdicción.
 
Gracias a la red de monitoreo nos dimos cuenta de la alarmante disminución de los caudales de importantes ríos que benefician a un sin número de comunidades, veredas y municipios del departamento; por tal motivo se hizo el llamado de alerta”, explicó Díaz.
 
De acuerdo con Marjorie Geraldine Rojas Hernández, profesional de Gestión de Innovación del Fondo Nacional del Ganado, FNG, el bajo caudal de los ríos ha afectado la producción agrícola y pecuaria, una de las principales y más importantes actividades para la subsistencia de los habitantes de las regiones cercanas a los afluentes.
 
“Si no hay agua para los cultivos de granos, cereales y vegetales las cosechas no prosperarán. La falta del recurso hídrico también afecta indudablemente la ganancia de peso de los bovinos y la producción de láctea por la falta de forrajes y eso suscita una disminución en las ganancias e ingresos de los ganaderos”, aseveró la profesional. (Lea: Retos de los ganaderos en los 3 últimos meses de 2015)
 
Según Ludwing Guerrero, ganadero del municipio Suratá, los predios se han visto afectados por la disminución de caudal del río que lleva el mismo nombre de la región, ya que actualmente es imposible hacer regios a las praderas.
 
“Pese a los bajos caudales, aún tenemos agua para el consumo humano y para los animales, pero las reservas del líquido que tenemos no las podemos usar para hacer distritos de riego, por lo cual el 70 % de los predios del municipio cuenta con pasturas muy regulares o en mal estado”, precisó el ganadero.
 
Guerrero explicó que la disminución de los niveles de los ríos se debe a los efectos del fenómeno de El Niño y solo en el municipio de Suratá se han visto afectadas 15 mil hectáreas de pasto. (Lea: Bajo caudal de ríos Magdalena y Cauca afecta ganadería)
 
Desde la central de riesgos del CDMB se está sensibilizando a la comunidad acerca de las implicaciones del fenómeno de El Niño y del uso eficiente y el ahorro del agua. “Estamos haciendo unas capacitaciones y talleres en diferentes regiones con el fin de que las personas tengan claro qué se debe hacer para minimizar el impacto de los cambios climatológicos”.
 
Algunas de las recomendaciones para evitar el desperdicio del recurso hídrico son:
 
Evitar consumos excesivos de agua.
No contaminar las fuentes hídricas.
Conservar los caños de agua dulce y yacimientos de agua.
No talar árboles.
No quemar los predios para preparación de cultivos.
Evitar los incendios forestales.
Reutilizar el agua, por ejemplo, el de la lavadora.
No regar los jardines, ni lavar los vehículos con manguera.
Usar un vaso al momento de cepillarse los dientes.
Promover el ahorro en sus comunidades vecinas para contrarrestar la sequía.