Alertan sobre brotes de gusano trozador y Mión en Bolívar y Cesar

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Mayo 2016
compartir
Cesar, Bolívar, Pelaya, Chimichagua, gusano trozador, Mión de los pastos, chinche, zonas cálidas de Colombia, parásito que afecta los bovinos, afectaciones del gusano trozador, formas de tratamiento gusano trozador, afectaciones del insecto Mión, formas de tratamiento del insecto Mión, manejo de plagas, plagas, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, ganadería colombia
Ganaderos del sur de Bolívar y Cesar reportaron la amenaza de plagas del Mión y el gusano trozador. Foto: www.comoeliminarchinches.es - www.lineadirectaportal.com - www.agropecuariasvarias.blogspot.com
En el sur de ambos departamentos, las lluvias trajeron consigo a estas 2 plagas que afectan el crecimiento de los pastos. Mientras que el gusano se puede controlar de forma más fácil, la amenaza que presenta el insecto puede ser catastrófica.
 
Alexander Quintero, ganadero de Pelaya, Cesar, reportó que en su predio de la vereda Santa Ana se empezaron a notar los brotes de gusano trozador (Spodoptera) y Mión de los pastos (Collaria spp).
 
El año pasado se afectaron 20 hectáreas, y ahora ya llevamos 9 con el problema del Mión. El gusano es más pasajero pero el otro acaba el pasto, lo seca y deja pura maleza”, dijo. (Lea: Brote de gusano trozador afecta zonas de influencia del Socorro)
 
Según Quintero, la detección del Mión es fácil, pues mientras la gran mayoría de pastos se ven verdes por las lluvias, los parches de forrajes que se ven secos o quemados son causados por el insecto.
 
La otra plaga que ha provocado daños en su predio, aunque en menor medida, ha sido el gusano trozador. Alfonso Daza Daza, profesional en Pailitas, Cesar, de Gestión Productiva y Salud Animal del FNG, advirtió de un brote a principios de mayo en los municipios de Chimichagua y Pelaya.
 
“Estos ataques se dan iniciando las lluvias, pero cuando hay aguaceros fuertes, el agua se lleva al gusano. Además, cuando siguen su ciclo natural, se convierten en larva, luego en mariposa, y dejan de molestar”, indicó.
 
En cambio, el chinche o Mión como se le conoce en la zona, tiene un efecto devastador en los pastos. (Lea: Fedegán-FNG ayudó a identificar y controlar el Mión de los pastos)
 
José Fernando Higuera, profesional del FNG en el sur de Bolívar, contó que el brote de gusano trozador comenzó hace 15 días en esta zona.
 
“El otro que también se presenta mucho es el Mión. El año pasado que estuvo tan seco tuvimos afectaciones por este insecto, pero gracias a las lluvias de este año, ayudan a aplacar a las 2 plagas más importantes en la zona”, aclaró.
 
A pesar de que la plaga afecta los potreros y genera bajas en la producción de forrajes, el profesional del sur de Bolívar afirmó que los ganaderos ya tienen un poco de conocimiento a la hora de combatir la plaga. (Lea: Gusano barrenador, un riesgo para bovinos y humanos)
 
La gente ya conoce la plaga y sabe que el gusano se ve mucho al principio de las lluvias y luego se va. Además, acá como hay unas lluvias fuertes, ayuda a controlarlo un poco”,  precisó.
 
Los 2 profesionales recordaron algunas medidas que pueden tomar los ganaderos para combatir las plagas. En cuanto al gusano, se pueden usar insecticidas suaves, o incluso esperar un tiempo mientras es arrastrado por el agua o se transforma en mariposa y se va del potrero. A veces, el mismo ganado consume a aquellos que se quedan pegados a las hojas del pasto.
 
El profesional de Pailitas, Cesar, explica la dificultad de erradicar el Mión de los pastos
 
Por el contrario, una vez se empieza a ver el brote del Mión, se debe actuar de manera inmediata y fumigar la zona. El ganadero de Pelaya utiliza el insecticida clorpirifós en su finca para frenar la presencia de este insecto.
 
De otro lado, Daza señaló que algunos ganaderos prenden con fuego las zonas que se ven afectadas por la plaga. (Lea: Descubren nueva especie de virus en larvas del gusano cogollero)
 
“Ese manejo del chinche o mión, como decimos nosotros, es muy difícil, porque ese seca el pasto completamente. Hay un tratamiento que es quemar con llama en esos sitios en los que se vea un parche seco de forraje, por ahí es donde se debe empezar”, sostuvo.
 
El profesional de Pailitas aseguró que el procedimiento no es peligroso si se hace con cuidado y sobre todo si se hace en pastos húmedos como los que se ven ahora en la temporada invernal. En cambio, cuando hace calor, es mejor apelar a las fumigaciones.