Así se mueve el comercio de silos y henos en lecherías

Por: 
CONtexto Ganadero
07 de Abril 2016
compartir
venta de suplementos ganaderos Colombia
Todo un comercio de suplementos se mueve en la Sabana de Bogota, por cuenta de la sequía. Foto: caminoalcampo.net / ganaderiasos.com.
En esta época de escasez de forrajes los predios lecheros de Cundinamarca acuden a la adquisición de más suplementos para mantener sus vacas. Las transacciones de venta y compra de silos, henos y concentrados no se hace esperar.
 
Comercializadores, transportadores y ganaderos crean una cadena comercial alrededor de los alimentos bovinos, lo que mueve la economía en verano, temporada en la que se acentúa la competencia entre vendedores por la alta demanda de la comida y la escasez de la misma. (Lea: Industria solo acopia 50 % de la producción láctea de Colombia)
 
Los ganaderos, por su parte, buscan conseguir suplementos de alta calidad, a bajo costo, por lo que acuden a tiendas comerciales de confianza o a quienes se dedican a la compra de altas cantidades de comida para luego distribuirla entre los productores, que requieren raciones cada 15 o 30 días.
 
María Teresa Ortiz, ganadera en Guasca, Cundinamarca, ha buscando henos en la región para dar como complemento a sus novillas. La primera tarea que hace la productora es cotizar precios entre los oferentes. Luego verifica la calidad del producto y posteriormente solicita que se lo envíen hasta el predio.
 
Ortiz conoce a varios comercializadores de suplementos en la región, donde prefiere comprar el producto para disminuir gastos por su movilización.“Estoy comprando para darles a las novillas. Busco el mejor precio, por eso uno pregunto entre ganaderos quién lo vende más barato”, señaló.
 
 Rubén Zapata es un comercializante de suplementos bovinos, que dispone de una tienda de concentrados y otros alimentos con alta fibra que se cotizan bien en esta época. 
 
Según señaló, así como aumenta el comercio, lo hacen los precios de los suplementos por el alza del dólar, lo que inice en los alimentos importados, y sin duda en los fabricados en el país, por su alta demanda. (Lea: 5 razones que motiva a la lechería especializada a usar biotecnologías)
 
Zapata dijo que los suplementos como silos y henos se fabrican en tierras calientes, casi siempre. La torta de palmiste es uno de los alimentos más vendidos por su buen precio y alto contenido de fibra. Aunque en general las ventas se hacen difíciles porque escasean los productos.
 
“El palmiste lo hacen en Villavicencio y lo traen hasta acá, pero hay escasez de comida para el ganado y eso hace que aumente su precio”, afirmó el comerciante de suplementos.
 
Luis Gómez es otro comercializador de suplementos en la Sabana de Bogotá. Su trabajo requiere de más dedicación por el tiempo que destina a comprar silos y henos en La Dorada, Caldas, y el Guamo, Tolima, donde, según señaló, se producen alimentos bovinos de buena calidad, y a los que llega con su hijo en un camión.
 
Gómez viaja por lo menos una vez a la semana a alguno de los 2 sitios a comprar silos y henos, de acuerdo a los pedidos hechos por los ganaderos de Bogotá. En algunos casos los ofrece en otras regiones a las que se dirige con tal de recibir ingresos.
 
“Yo le encargo comida (a Luis Gómez) porque confío en su buena calidad. Con el transportador se cuadra que lleve el alimento a la finca. Se tiene confianza. A veces cuando se compra silo, uno dice que venga con maíz y cuando llega no se ve. Pero hay gente que siempre nos trae alimento bueno. Uno tiene sus proveedores”, expuso María Teresa Ortiz, que busca comprar en el transcurso de la semana por lo menos 150 pacas de heno. (Lea: Lechería tropical se debe especializar si quiere ser competitiva)
                                                                                            
Según Luis Gómez, se vende más alimento en la actualidad, pero el negocio no está resultando rentable porque los fabricantes lo ofrecen a precios altos por su alta demanda y a que cada vez hay menos. 
 
“Yo llamo a la gente en La Dorada y Guamo para que me guarden el silo y heno. Pero a veces no hay. Yo hago los pedidos y siempre llevo lo que me piden hasta las fincas. Si me piden en Santander, hasta allá voy”, indicó el comercializador quien aseguró que otro factor que recrudece el negocio es la alta compentencia. 
 
De otro lado, las personas que comercializan henos y silos además de la movilización que realizan hasta las fincas que las fabrican deben verificar que el camión esté con la carpa de protección, sin huecos y las pacas selladas para evitar que las bolsas se abran e ingrese oxígeno, porque este deteriora el alimento. 
 
Habla María Teresa Ortiz