Bacrim cobran extorsión a todos los actores de la cadena láctea

Por: 
CONtexto Ganadero
13 de Noviembre 2014
compartir
bacrim antioquia ganaderos vacuna
La zozobra se apoderó de una gran parte de los productores lácteos del departamento de Antioquia. Foto: CONtexto ganadero.
La estructura del negocio que tienen las Bacrím no deja cabo sueltos. Extorsionan al productor, al que transporta la leche y al que se encargada de su comercialización. El miedo está sembrado en todo Antioquia.
 
La zozobra se apoderó de una gran parte de los productores lácteos del departamento de Antioquia. La causa: la alianza entre 2 organizaciones delincuenciales, ‘los Chatas’ y ‘los Urabeños’, quienes, extendiendo su cooperación ilegal en varias zonas de la región, afectan la tranquilidad, productividad y rentabilidad del gremio ganadero.
 
Este pacto delictivo que, según fuentes de inteligencia de la Policía Nacional de Colombia, se consolidó con reuniones en el municipio de San Pedro de los Milagros, tiene su accionar en Medellín, Girardota, Barbosa, Copacabana, Entrerríos, Belmira, San José de la Montaña, Santa Rosa de Osos, Yarumal, Donmatías, Sopetrán, Santa Fe de Antioquia y Buriticá.
 
Según Alfonso Pinzón*, productor representativo de esta zona, esta alianza aumenta el miedo entre los productores de esta importante cuenca láctea del país. (Lea: Desarrollo ganadero del Atlántico afectado por extorsiones)
 
En la zona lechera de Antioquia somos varios los ganaderos que pagamos vacuna. Las organizaciones criminales nos cobran entre $10 y $30 por litro de leche producido. Inclusive, llegan a nuestras fincas con la colilla de la procesadora láctea a cobrar la extorsión”, aseguró Pinzón.
 
De igual forma, otro ganadero dedicado a la producción láctea en la región aseveró que el tema es tan complejo que la rentabilidad de los predios se ha visto afectada por lo frecuentes de las extorsiones realizadas por los grupos ilegales.
 
En el mejor de los casos, en las fincas lácteas la ganancia es del 8 %, pero de ese porcentaje las Bacrim piden la mitad. Con esta ‘vacuna’ ninguna lechería es rentable, por lo que los productores tendremos que replantear el negocio y en algunos casos comenzar a dejarlo”, añadió el ganadero.
 
(Haga clic en la imagen para verla completa)
 
Daniel Cadavid Londoño, presidente del Comité Departamental de Ganaderos de Antioquia, aseguró que es tan crítica la situación, que los productores lecheros en la región tienen que pagar, en algunos casos, 2 ‘vacunas’ por extorsión. (Lea: Las modalidades de extorsión más frecuentes en el sector rural)
 
En nuestra zona hay presencia de guerrilla, grupos paramilitares y Bacrim. En muchos casos hay doble cobro. Lo que hace la gente es negociar una cuota bajita para poder pagar la vacuna y seguir trabajando”, ultimó el dirigente gremial.
 
Otro productor lácteo de la zona, quien también pidió reserva de su nombre, resaltó que las extorsiones no solo son para los ganaderos sino para todo el sector que vive en torno a esta actividad productiva.
 
A las personas que recogen la leche en sus carros, las Bacrim les dijeron que si no pagaban la suma de $200 mil mensuales, no podían volver a recoger el líquido. Asimismo, a las motomesas que se mueven y que sirven para transportar insumos ganaderos, les están cobrando $50 mil semanales y si no los dan no podrán moverse de nuevo. Además, les están cobrando a los establecimientos públicos $2.000 diarios”, aseveró el productor.
 
Frente a esta problemática, la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, con su sede en Antioquía, informó que, de acuerdo al más reciente estudio realizado en la zona, el 90 % de los tenderos en la región sufre de extorsiones. (Lea: Informe Especial: Panorama de la extorsión en Colombia)
 
Estos comerciantes pagan extorsiones de entre $50 mil y $250 mil semanales. Esto, sumado a lo que pagan muchos distribuidores de productos de aseo, lácteos, bebidas, licores, frutas y verduras, representa una renta de unos $50 mil millones anuales para los criminales”, agregó Sergio Ignacio Soto, director de Fenalco Antioquia.
 
Por ahora, los productores piden al Gobierno Nacional y a las autoridades de control resultados para frenar este delito, pues mientras no lo logren, la cadena láctea deberá seguir pagando los dineros exigidos por los grupos ilegales para poder continuar con su actividad.