Chequeé estos 10 factores para tecnificar su hato y lograr una ganadería sostenible

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Febrero 2019
compartir
10 factores para tecnificar su hato, ganadería rentable y sostenible, información en tiempo real, alimentación a base de pasturas mejoradas, kilos de peso vivo, frecuencia de palpaciones, controles de peso, suplementación estratégica, CONtexto ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“La frecuencia de palpaciones permite que la selección sea mejor y más estricta cada día”, dijo Jorge Sánchez. Foto: Coregán
Un productor de Puerto Berrío, Antioquia dio a conocer los parámetros productivos que aplica en su unidad productiva especializada en ceba y que le han permitido consolidar un esquema totalmente natural, amigable ambientalmente y producir animales con carne de óptima calidad. Su recomendación es basarse en la información en tiempo real.
 
La tecnificación de las actividades productivas es primordial para obtener resultados óptimos en su ganadería y lograr la mayor eficiencia posible y este aspecto debe basarse en la información de cada uno de los eventos del hato para que el negocio sea rentable y sostenible en el tiempo.
 
Así lo manifestó Jorge Sánchez, médico de personas quien por las circunstancias de la vida resultó vinculado a la ganadería de ceba, en la que ha logrado, mediante la tecnificación basada en 10 factores fundamentales, obtener rentabilidad en su hato.
 
El requisito fundamental para alcanzar estos propósitos es tener la información sobre el estado productivo en tiempo real.
 
“Esa es la única manera de mejorar los parámetros productivos y reproductivos de las actividades pecuarias y hasta de blindarse de las inclemencias de los fenómenos climáticos tanto de La Niña como de El Niño”, agregó. (Lea: Manejo animal se debe modernizar ante cambio ambiental)
 
Los factores
 
1-Alimentación a base de pasturas mejoradas. Cualquier explotación que tenga este recurso en la cantidad y calidad ideal y suministrarlo en el momento óptimo de cosecha, le permitirá al animal obtener los niveles de proteína, minerales, carbohidratos y fibra requeridos para su crecimiento y desarrollo.
 
2-Suplementación estratégica. La suplementación responde a los requerimientos nutritivos exigidos por los bovinos en pastoreo que el suelo no es capaz de aportar. Se debe suplementar de acuerdo a las necesidades y el tipo de animal sea de cría, levante o ceba. (Lea: Conocer el suelo es clave para la productividad de los cultivos, asegura estudio)
 
3- Administración de pasturas. Es importante saber el tipo de pastura que se va a establecer y para ello se debe tener en cuenta la calidad del suelo y las condiciones edáficas de la zona. Una vez establecida es necesario tener claro el momento óptimo de la cosecha para asegurarle al animal las mejores condiciones nutritivas.
 
4- Tiempo a los potreros. Los potreros deben tener tanto el tiempo de pastoreo como el descanso necesario, para que en estos perdure la continuidad nutritiva de los mismos en los siguientes pastoreos.
 
5-El Agua. Este líquido es fundamental en la dieta animal. De ahí que la calidad y cantidad es importante y debe estar disponible cerca de los bovinos.
 
6-Confort. Se debe proporcionar confort al animal y eso se logra con la siembra de árboles de rápido crecimiento que le proporcione sombrío en los periodos de rumia y de descanso, y asimismo, durante el ramoneo de las leguminosas y semillas que producen. (Lea: Cuando el confort y la productividad pueden ir de la mano)
 
Los árboles generan beneficios igualmente para las pasturas a través de la retención de humedad lo que permite soportar las oleadas de calor de las diferentes épocas del año.
 
7-kilos de peso vivo. Los diferentes sistemas de pastoreo que implementos en el sistema de producción son fundamentales para lograr que las cargas animales representadas en kilos de peso vivo alojados por hectárea nos ayuden a tener una producción sostenible.
 
8-Tipo de animales. Es fundamental saber escoger el tipo y raza adecuada del bovino. Yo trabajo con Angus que tiene características como: precocidad, fertilidad, habilidad materna, eficiencia reproductiva, ganancia de peso y calidad cárnica.
 
9-Frecuencia de palpaciones. En la cría este recurso permite que la selección sea mejor y más estricta cada día. Al descartar los vientres ineficientes se mejoran los parámetros, se disminuye el promedio de los días abiertos DA, y se mejora el flujo de caja, del cual se queja tanto los criadores.
 
10-Controles de peso. Hacer controles de peso mínimo cada 3 meses, se identifican los animales que están por debajo del promedio de GDP, o que no se adaptaron al medio para seleccionarlos y retirarlos del hato ya sea para reemplazarlos o para venderlos y recuperar el capital invertido en ellos.
 
“En últimas es mejor tener un hato pequeño con estos factores articulados y producción sobresaliente, que uno con bastantes vacas y parámetros productivos deficientes”, puntualizó el ganadero de Puerto Berrío.