Denuncian que acopiadora compra leche ilegal en frontera con Ecuador

Por: 
CONtexto Ganadero
01 de Abril 2016
compartir
Contrabando de leche desde Ecuador hacia Nariño, preocupación en el sector ganadero de Cumbal por cuenta del contrabando de leche, productores de leche de Cumbal afectados por contrabando y verano
En el sector ganadero de Cumbal hay preocupación por cuenta del contrabando de leche que esta ingresando desde Ecuador. Foto: CONtexto Ganadero.
Productores de leche de Cumbal, Nariño, reportan que la acopiadora de leche de la empresa Alival, ubicada en el municipio, está trayendo leche de contrabando desde Ecuador, en vez de comprar el líquido a los ganaderos locales que están tan afectados por el verano.
 
Ignacio Matamoros*, miembro del sector ganadero de Cumbal, manifestó la preocupación que existe en el gremio debido al contrabando de leche que se está presentando desde Ecuador, hasta plantas o acopiadoras de leche legales ubicadas en el municipio de Colombia.
 
Según el ganadero, la acopiadora de Alival, que anteriormente era conocida como Inducolsa S.A, empresa del Valle del Cauca con sede en Cumbal, trae leche ecuatoriana que pasa frente a los puestos de control del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, que están ubicados en el corregimiento de Chile, sin que la entidad sanitaria haga algún tipo de restricción. (Lea: Ingreso de leche de contrabando desde Ecuador preocupa al sector)
 
“Desde hace mucho tiempo esa empresa trae leche del país vecino y la entra a Colombia sin los controles correspondientes. Se supone que el Ecuador ya es libre de fiebre aftosa pero tenemos conocimiento que esa campaña ha tenido algunas falencias, entonces nos preocupa el tema del estatus sanitario con la entrada ilegal de ese producto”, explicó Matamoros.
 
Añadió que otra de las molestias del sector es que los productores se cuestionan por qué esta industria no le compra la leche a los pequeños ganaderos locales, si bien, estos se han visto gravemente afectados por cuenta del verano.  
 
Arcesio Valenzuela Tipaz, presidente de la Asociación de Productores de Leche Campo Verde de Cumbal, aseveró que la acopiadora de Alival no es la única empresa que trae leche de contrabando desde la frontera, al asegurar que es una práctica que también realizan otras asociaciones, plantas y procesadoras de queso de la zona.
 
El líder del gremio local coincidió con Matamoros y aseguró que la entrada de ese tipo de leche podría poner en riesgo el control sanitario porque en los residuos de ese producto a veces pueden venir enfermedades.     
 
También dijo que esa práctica los afecta en temas de competitividad porque el precio de la leche en Cumbal está entre $850 y $900 el litro y la del Ecuador viene más económica, pues a pesar de la tasa cambiaria del dólar, en algunas haciendas o fincas del país vecino hay sobreoferta del producto y por eso lo comercializan a bajos costos. (Lea: Falta de control y precio del dólar estimulan el contrabando)
 
Mientras que en Nariño hay minifundios, en Ecuador hay grandes fincas que producen alrededor de 1.000 litros cada una, mientras que una asociación local de una vereda, conformada por varios ganaderos que cuentan con un tanque puede sacar 2 mil. Lo que una sola persona produce allá, aquí son necesarias varias”, puntualizó Valenzuela.
 
Por su parte, José Antonio Chiran Valenzuela, presidente Asociación de Lácteos La Guaneña del Resguardo del Municipio de Cumbal, dijo que en caso de ser cierto que la empresa Alival está trayendo leche de forma ilegal desde la frontera sería muy perjudicial para el sector, lo que amerita atenció del Gobierno.
 
“La industria debería comprarnos la leche a nosotros los aledaños. Nos hacen un mal si por el contrario van y la traen de Ecuador por un bajo precio, porque nos hemos visto muy afectados por el verano. Necesitamos que nos paguen un valor considerable por litro porque estamos produciendo a pérdida”, señaló.
 
Chiran Valenzuela sostuvo que en estos días ha empezado a llover un poco, pero que no es como antes que para esta época no se sufría por falta de pasturas. Anotó que ahora les está yendo mal porque les toca recurrir a los concentrados para sostener las vacas.
 
Gerardo Hernández, encargado del laboratorio de la acopiadora Alival en Cumbal, aseguró que las acusaciones no son ciertas y que la empresa exige a sus proveedores los certificados de vacunación, para verificar el número de animales que tiene el ganadero y la procedencia de la leche.
 
Así mismo afirmó que la industria solo compra leche a los ganaderos locales y que a la misma le es imposible verificar si algunos productores traen el alimento más allá del corregimiento de Chile o de la frontera. (Lea: Ganaderos dan sugerencias para combatir contrabando fronterizo)
 
*Nombre cambiado a petición de la fuente.